Es­cla­vo entre ma­rihua­na

Una víctima de una red que le for­zó a vi­gi­lar y vi­vir en plan­ta­cio­nes re­la­ta su ex­pe­rien­cia

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Sociedad - LUIS RENDUELES VA­NE­SA LOZANO MA­DRID

Via­jó de Viet­nam a Ru­sia, cru­zó a pie has­ta Ale­ma­nia y aca­bó en una na­ve de dro­ga en Va­len­cia

Hay una fie­bre por la ma­rihua­na en Es­pa­ña. Han au­men­ta­do los cul­ti­vos y las in­cau­ta­cio­nes po­li­cia­les has­ta un 60%. Grupos chi­nos al­qui­lan aquí na­ves in­dus­tria­les con do­cu­men­ta­ción fal­sa y co­lo­can den­tro a un vigilante, un es­cla­vo que no pue­de sa­lir de allí. Se­ten­ta de ellos han sido li­be­ra­dos por la Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía Nacional.

Uno de esos es­cla­vos fue X, un ciudadano viet­na­mi­ta de 37 años, pa­dre de un be­bé de 1 año y una ni­ña de 4, a quien la Guar­dia Ci­vil res­ca­tó a fi­na­les de fe­bre­ro de una na­ve re­ple­ta de ma­rihua­na a las afue­ras de Va­len­cia. Su de­cla­ra­ción an­te la Guar­dia Ci­vil, a la que ha te­ni­do ac­ce­so EL PE­RIÓ­DI­CO, re­ve­la có­mo fun­cio­nan esas re­des de ex­plo­ta­ción de per­so­nas.

Pri­me­ro, Ru­sia

Ese pa­dre de fa­mi­lia te­nía «ne­ce­si­dad eco­nó­mi­ca fa­mi­liar», y de­ci­dió emi­grar a Ru­sia en bus­ca de tra­ba­jo: «En enero del 2018 que­dé con una per­so­na en el ae­ro­puer­to, que me en­tre­gó el vi­sa­do y el bi­lle­te pa­ra el avión. Me di­jo que tra­ba­ja­ría en el sec­tor tex­til, co­bran­do unos 500 dó­la­res», de­cla­ró an­te la Guar­dia Ci­vil de la lo­ca­li­dad de Mon­ca­da. El hom­bre sa­lió de su país con la es­pe­ran­za de «con­se­guir di­ne­ro pa­ra ayu­dar» a su fa­mi­lia, pe­ro «to­do fue un en­ga­ño». «En Ru­sia es­tu­ve tra­ba­jan­do has­ta

16 ho­ras al día, co­bran­do 200 o 300 dó­la­res al mes. La diferencia has­ta los 500 dó­la­res se la que­da­ban ellos, me di­je­ron que pa­ra sal­dar una deu­da de unos 2.000 dó­la­res que te­nía con ellos por la tra­mi­ta­ción del vi­sa­do y del via­je», de­nun­ció.

De allí pu­do es­ca­par, se­gún su de­nun­cia, gra­cias a una re­co­men­da­ción de dos de los 15 tra­ba­ja­do­res ex­plo­ta­dos con los que dor­mía en una ha­bi­ta­ción

de 16 me­tros cua­dra­dos. «Me di­je­ron que otro viet­na­mi­ta or­ga­ni­za­ba via­jes a Ale­ma­nia y bus­ca­ba tra­ba­jos con me­jo­res con­di­cio­nes, así que con­tac­té con él».

Resultó ser otra tram­pa: «Co­men­cé un via­je a pie, jun­to a otros ocho o nue­ve viet­na­mi­tas, con des­tino a Ale­ma­nia. Durante una se­ma­na dor­mi­mos a la in­tem­pe­rie y co­mi­mos lo que po­día­mos co­ger en la ru­ta».

Le­jos de en­con­trar una sa­li­da, en Ale­ma­nia su­frió su pri­mer en­cie­rro durante tres días: «Nos lle­va­ron a un lo­cal y nos die­ron a en­ten­der que nos que­da­ría­mos allí ba­jo lla­ve has­ta que nues­tras fa­mi­lias hi­cie­ran una trans­fe­ren­cia de 7.000 eu­ros», re­cuer­da el hom­bre. Su fa­mi­lia hi­zo el pa­go. Po­co des­pués, los tras­la­da­ron en au­to­bús has­ta el mer­ca­do de Ber­lín, don­de co­no­ció a quien lo lle­va­ría, a prin­ci­pios del 2019, has­ta Es­pa­ña: «Un chino me lle­vó en co­che a Va­len­cia. Me pi­dió que le en­tre­ga­ra mi pa­sa­por­te y me con­tó que yo co­bra­ría unos 500 eu­ros».

Al lle­gar a un lu­gar apar­ta­do, «el con­duc­tor chino se ba­jó

del co­che, abrió la na­ve» y le di­jo: «Es­ta es tu ca­sa», ase­gu­ra el viet­na­mi­ta. Den­tro lo re­ci­bió un com­pa­trio­ta su­yo que le ex­pli­có su nue­vo tra­ba­jo: ten­dría que cul­ti­var plan­tas de ma­rihua­na. Lue­go le ad­vir­tió de que del re­cin­to por­que am­bos estaban en­ce­rra­dos «con lla­ve».

Amon­to­na­ban la ba­su­ra

Ade­más de va­rias ha­bi­ta­cio­nes pre­fa­bri­ca­das con las plan­ta­cio­nes, ha­bía un ha­bi­tácu­lo con «col­cho­nes ti­ra­dos en el suelo so­bre pa­lés de ma­de­ra a mo­do de ca­mas». Tam­bién «una zona pa­ra co­ci­nar que es­ta­ba den­tro de los ser­vi­cios, al fi­nal de la na­ve». En el mis­mo lu­gar amon­to­na­ban la ba­su­ra. Cuan­do los agen­tes lo res­ca­ta­ron de allí, el viet­na­mi­ta les ex­pli­có: «An­te la im­pe­rio­sa ne­ce­si­dad de con­se­guir di­ne­ro pa­ra mi fa­mi­lia, fui acep­tan­do to­do lo que me ofre­cían». Re­nun­ció a to­do bus­can­do un em­pleo digno: «To­do lo que he ido su­frien­do durante mi via­je has­ta Va­len­cia lo he con­si­de­ra­do ne­ce­sa­rio pa­ra lle­gar a al­gún lu­gar don­de pu­die­ra tra­ba­jar li­bre­men­te». No lo con­si­guió. Hoy, la Guar­dia Ci­vil no sabe dón­de es­tá.

Ex­plo­ta­do 8★l hom­bre de ori­gen viet­na­mi­ta que fue res­ca­ta­do por la Guar­dia Ci­vil.

EL PE­RIÓ­DI­CO

Mon­ca­da 8Plan­ta­ción de ma­rihua­na en la lo­ca­li­dad va­len­cia­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.