EN­TRE­VIS­TA A LA CA­BE­ZA VI­SI­BLE DE LOS ‘CO­MUNS’ Co­lau se plan­teó de­jar­lo por la ten­sión de la in­ves­ti­du­ra

Co­lau llo­ra, al fi­nal de su dis­cur­so de in­ves­ti­du­ra, cuan­do alu­dió a su fa­mi­lia, el pa­sa­do sá­ba­do en el Sa­ló de Cent. La al­cal­de­sa se emo­cio­na y des­ta­ca los ata­ques su­fri­dos por­que Valls la vo­tó «Hi­ce lo que te­nía que ha­cer, y mi par­ti­do, tam­bién», ma­ni

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Gran Barcelona -

en es­ta ciudad. «Me pa­re­ce una fal­ta de res­pe­to que apa­rez­can pro­yec­tos así, sin ha­ber ha­bla­do con los vecinos, con la Ge­ne­ra­li­tat ni con los ayun­ta­mien­tos. En el si­glo XXI, las co­sas no se ha­cen así. El es­pa­cio pú­bli­co no pue­de que­dar en ma­nos de la bra­vu­co­na­da de un cons­truc­tor», se­ña­ló Ca­pe­lla. «Afor­tu­na­da­men­te se aca­bó la épo­ca de los ar­qui­tec­tos estrella y los pro­yec­tos fa­raó­ni­cos, de la ar­qui­tec­tu­ra ex­hi­bi­cio­nis­ta he­cha a es­pal­das de las ne­ce­si­da­des de los ciu­da­da­nos», pro­si­guió.

Ca­pe­lla re­cor­dó có­mo Ca­ta­lun­ya ha di­la­pi­da­do durante los úl­ti­mos 40 años su fran­ja cos­te­ra. «Es­te es un es­pa­cio ab­so­lu­ta­men­te úni­co. In­só­li­to. Vir­gen. No hay otro te­rreno igual, tan gran­de y es­tra­té­gi­co. Su trans­for­ma­ción se de­be ha­cer con mu­cho cui­da­do», ana­li­zó el ur­ba­nis­ta, quien apos­ta­ría «ca­si por una desur­ba­ni­za­ción».

«Nos ju­ga­mos la opor­tu­ni­dad de plan­tear un pro­yec­to mo­dé­li­co don­de se re­ba­je la den­si­dad. Los vecinos de esa zona ya han su­fri­do mu­cho. Me­re­cen un es­pa­cio de dis­fru­te pa­ra ellos», con­clu­yó el ur­ba­nis­ta. da Co­lau de­mos­tró el pa­sa­do sá­ba­do durante su in­ves­ti­du­ra que es­tá vi­vien­do es­tos úl­ti­mos días con una in­co­mo­di­dad in­ne­ga­ble, esen­cial­men­te vin­cu­la­da al he­cho de que entre los vo­tos que hi­cie­ron po­si­ble su re­elec­ción tu­vo que con­tar con los tres que le brin­da­ron Ma­nuel Valls, Eva Pa­re­ra y Ce­les­tino Cor­ba­cho (si es­te úl­ti­mo hu­bie­ra aban­do­na­do a Valls el vier­nes y no aho­ra, qui­zá el al­cal­de se­ría Er­nest Ma­ra­gall, por cier­to).

Un apo­yo amar­go, se­gún pro­cla­mó Co­lau el mis­mo sá­ba­do y

de una zona úni­ca y pro­po­ne «ca­si una desur­ba­ni­za­ción»

se­gún ad­mi­tió ayer en una en­tre­vis­ta con­ce­di­da a RAC-1 en la que di­jo ha­ber al­ber­ga­do «sen­ti­mien­tos con­tra­dic­to­rios» en su in­ves­ti­du­ra: «No fue un día exac­ta­men­te fe­liz».

Durante la en­tre­vis­ta pro­rrum­pió en llan­to cuan­do fue in­te­rro­ga­da so­bre si en el con­tex­to de la ten­sión de los úl­ti­mos días ha­bía pen­sa­do en de­jar la po­lí­ti­ca e ir­se a su ca­sa. «Cla­ro, ten­go dos hi­jos», res­pon­dió, an­tes de que­brar­se, lo que dio pa­so a una pau­sa en el pro­gra­ma. Tam­bién ase­gu­ró que es­te po­dría ser su úl­ti­mo man­da­to, que de he­cho es lo que pre­vió cuan­do ga­nó las mu­ni­ci­pa­les en el 2015 y la du­ra­ción má­xi­ma que con­tem­pla Bar­ce­lo­na en Co­mú, aun­que po­dría as­pi­rar a un ter­cer man­da­to si la mi­li­tan­cia es con­sul­ta­da y lo aprue­ba.

El pa­so to­ma­do por el par­ti­do pa­ra con­ser­var la al­cal­día se ha con­ver­ti­do en una apa­ren­te cau­sa de in­fe­li­ci­dad pa­ra Co­lau, que con­tras­ta con la tran­qui­li­dad y la con­vic­ción con las que al­gu­nos de sus lu­gar­te­nien­tes, y un gran nú­me­ro de per­so­na­jes pú­bli­cos pró­xi­mos a los ‘co­muns’,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.