FÚT­BOL COPA AMÉ­RI­CA Argentina se com­pa­de­ce de un Mes­si más so­lo que nun­ca

La al­bi­ce­les­te se la jue­ga an­te Pa­ra­guay con es­ca­sa fe de sus hin­chas

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Deportes - ABEL GIL­BERT

Argentina se jue­ga hoy su per­ma­nen­cia en la Copa Amé­ri­ca an­te la dé­bil Pa­ra­guay. La ci­ta en Be­lo Ho­ri­ton­te es es­pe­ra­da con un es­cep­ti­cis­mo que pue­de trans­for­mar­se en eu­fo­ria si el equi­po ga­na y con­ven­ce. Nun­ca an­tes ha que­da­do tan en evi­den­cia la so­le­dad de Leo Mes­si. La Pul­ga, po­bre, no tie­ne so­cios fia­bles y de­be car­gar con la cruz de una se­lec­ción pe­que­ña. La or­fan­dad de Leo pro­vo­ca aho­ra una co­rrien­te de pie­dad co­lec­ti­va.

Mes­si y Agüe­ro lle­ga­ron a Bra­sil con 51 y 32 go­les ano­ta­dos en sus equi­pos. Pe­ro esos antecedent­es no se ma­te­ria­li­zan en el equi­po que con­du­ce Lio­nel Sca­lo­ni. La ra­zón es sim­ple: la ce­les­te y blan­ca no jue­ga a na­da. «¿Por qué se su­fre pa­ra ano­tar si cuen­ta con el me­jor fut­bo­lis­ta del mun­do y otro que vie­ne de ex­pe­ri­men­tar la me­jor tem­po­ra­da de su ca­rre­ra? La pregunta no so­lo gi­ra en las con­ver­sa­cio­nes entre hin­chas: tam­bién re­co­rre los pi­sos más altos del ho­tel don­de se alo­ja el plan­tel», se­ña­ló el dia­rio La Na­ción. Los nú­me­ros son elo­cuen­tes: en 10 par­ti­dos se can­ta­ron 17 dia­nas, 11 de las cuales fue­ron con­tra Guatemala, Irak y Ni­ca­ra­gua.

An­te Co­lom­bia, el com­bi­na­do vol­vió a ex­hi­bir su cos­ta­do más pro­ble­má­ti­co: no tie­ne re­cur­sos téc­ni­cos en la ma­yo­ría de sus ju­ga­do­res ni emo­cio­na­les pa­ra re­mon­tar una pe­que­ña ad­ver­si­dad. Argentina no apun­tó con­tra la por­te­ría de­fen­di­da por Ospina durante los pri­me­ros 45 mi­nu­tos. La len­ti­tud de pa­ses y mo­vi­mien­tos de­ja a Mes­si co­mo un es­pec­ta­dor per­ple­jo.

TÉC­NI­CO NO­VA­TO Y, ade­más, es­tá el pro­ble­ma Sca­lo­ni. Se tra­ta de un téc­ni­co pri­me­ri­zo que es­tá en fun­cio­nes por cir­cuns­tan­cias aza­ro­sas (la par­ti­da ver­gon­zan­te de Jor­ge Sam­pao­li y la fal­ta de un en­tre­na­dor com­pe­ten­te). «Inex­per­to», di­cen al­gu­nos co­men­ta­ris­tas de­por­ti­vos. «Pa­san­te», ca­li­fi­can otros. Ese mís­ter pro­vi­sio­nal no sabe có­mo ges­tio­nar la presencia de Mes­si.

De pa­so por Bue­nos Ai­res, don­de se ca­só se­cre­ta­men­te con su pa­re­ja Car­la Pe­rey­ra, Die­go Si­meo­ne, el en­tre­na­dor del Atlé­ti­co, fue ta­jan­te: «Leo ne­ce­si­ta un

equi­po», pe­ro cons­truir­lo «es un te­ma de to­dos». El Cho­lo re­cor­dó lo que le su­ce­día con Die­go Ma­ra­do­na en la se­lec­ción. «Cuan­do él pen­sa­ba que yo ha­bía ele­gi­do mal la ju­ga­da por­que no se la da­ba, me de­cía bar­ba­ri­da­des». Los ju­ga­do­res ar­gen­ti­nos de­be­rían apren­der a re­la­cio­nar­se vir­tuo­sa­men­te con Mes­si. «To­dos tie­nen la sen­sa­ción de que él va a re­sol­ver en cual­quier mo­men­to. Pe­ro a él lo que le im­por­ta es ga­nar. Si lo po­ten­cias, va a ju­gar», agre­ga.

A Leo­pol­do Ja­cin­to Lu­que, una de las es­tre­llas de la Argentina cam­peo­na del mun­do en 1978, tam­bién le cues­ta en­ten­der lo que ocu­rre al­re­de­dor de Leo. «Lo veo en el Ba­rça y es una co­sa de lo­cos. Me acuer­do de un par­ti­do de Mes­si en el que se to­ca­ba la ca­be­za co­mo di­cien­do ‘¿qué ha­go aquí?’ Es­ta­rá can­sa­do de que na­die lo ayu­de», ase­gu­ra.

Mes­si.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.