An­dreu Cla­ret

El còn­sol de Bar­ce­lo­na’ su­ce­de en los inicios de la gue­rra ci­vil

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - EL PE­RIÓ­DI­CO

Es­cri­tor

El ar­ti­cu­lis­ta de EL PE­RIÓ­DI­CO ga­nó el premio Nés­tor Lu­ján de no­ve­la his­tó­ri­ca con El còn­sol de Bar­ce­lo­na. El re­la­to re­crea la pe­ri­pe­cia vi­tal del cón­sul so­vié­ti­co en Bar­ce­lo­na en los pri­me­ros me­ses de la gue­rra ci­vil.

El pe­rio­dis­ta y es­cri­tor An­dreu Cla­ret ga­nó ayer el Premio Nés­tor Lu­ján de No­ve­la His­tó­ri­ca con El còn­sol de Bar­ce­lo­na (Co­lum­na), un re­la­to en el que re­crea la pe­ri­pe­cia vi­tal del cón­sul so­vié­ti­co en Bar­ce­lo­na, Vla­dí­mir An­tó­nov-Ov­séien­ko, en los pri­me­ros me­ses de la gue­rra ci­vil.

El ju­ra­do destacó que el es­cri­tor ha­ya «res­ca­ta­do del ol­vi­do a un per­so­na­je po­co co­no­ci­do, que se pue­de con­si­de­rar un hé­roe aun­que víctima de su pro­pia tra­yec­to­ria», se­gún uno de sus miem­bros, la tam­bién es­cri­to­ra Ma­ria Car­me Roca. Es­te hom­bre, an­ti­gua glo­ria de la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre, tie­ne el en­car­go de ayu­dar a la re­ta­guar­dia re­pu­bli­ca­na,

pe­ro tam­bién de apla­car a los anar­quis­tas de la CNT y per­se­guir a los trots­kis­tas del POUM.

La tra­ma transcurre en Bar­ce­lo­na entre 1936 y 1937, don­de el cón­sul so­vié­ti­co se enamo­ró de Ca­ta­lun­ya. An­tó­nov-Ov­séien­ko fue lue­go fu­si­la­do por Sta­lin en Mos­cú. «Qui­se aden­trar­me en las con­tra­dic­cio­nes y mi­se­rias de la Re­pú­bli­ca» y en «el drama» de to­dos los pri­me­ros bol­che­vi­ques, per­so­ni­fi­ca­dos en el pro­ta­go­nis­ta y en su es­po­sa, «que fue­ron muy po­pu­la­res» en la ciudad por ayu­dar a la Re­pú­bli­ca, co­men­tó ayer Cla­ret. La no­ve­la, aña­dió, sur­gió de un im­pul­so per­so­nal, pues él es hi­jo del exi­lio. Cla­ret re­cor­dó una fra­se de su pa­dre que lo mar­có mu­cho: que la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la no la ga­nó Fran­co, sino que la per­die­ron los re­pu­bli­ca­nos.

An­tó­nov-Ov­séien­ko, mi­li­tar co­mu­nis­ta de ori­gen ucra­niano, fue, en pa­la­bras de Cla­ret, un «bol­che­vi­que de pu­ra ce­pa» y «un hom­bre fun­da­men­tal en la toma del po­der de 1917 en Pe­tro­gra­do». Cau­ti­va­do por Ca­ta­lun­ya, se in­tere­sa en la no­ve­la por los anar­quis­tas y es­ta­ble­ce com­pli­ci­da­des con Lluís Com­panys. En pa­ra­le­lo, la es­po­sa del cón­sul, Sò­fia Levin, des­cu­bre los ho­rro­res del es­ta­li­nis­mo y los com­par­te con su ma­ri­do, que vi­ve es­cin­di­do entre la leal­tad y la ver­dad.

TES­TA­MEN­TO PO­LÍ­TI­CO Pe­ro Ale­xei Strak­hov, agente de los ser­vi­cios se­cre­tos so­vié­ti­cos y per­so­na­je os­cu­ro, mo­ve­rá las te­clas pa­ra di­fa­mar al cón­sul y que­dar­se con su puesto, unas ma­qui­na­cio­nes que Sò­fia des­cu­bri­rá. El cón­sul es­cri­bi­rá un tes­ta­men­to po­lí­ti­co que le­ga a su fiel chó­fer, Josep Ta­rri­da, mi­li­tan­tes del PSUC, pa­ra hacerlo pú­bli­co cuan­do Hitler sea de­rro­ta­do. 80 años des­pués, una jo­ven his­to­ria­do­ra ru­sa lo des­cu­bri­rá en ca­sa de una an­cia­na mis­te­rio­sa que vi­ve ro­dea­da de li­bros y re­cuer­dos.

En la no­ve­la apa­re­cen tam­bién otros per­so­na­jes históricos co­mo An­dreu Nin, Josep Ta­rra­de­llas, Met Mi­ra­vitlles, Bue­na­ven­tu­ra Du­rru­ti, Ramon Mer­ca­der, Geor­ge Or­well, Pau Ca­sals y Do­lo­res Ibá­rru­ri Pa­sio­na­ria.

An­dreu Cla­ret, ayer en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.