Con los nai­pes no se jue­ga

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Gran Barcelona - MAU­RI­CIO Ber­nal

Las ba­ra­jas de nai­pes no son, a pri­me­ra vis­ta, la cla­se de pa­tri­mo­nio que tie­ne en mente la gen­te cuan­do pien­sa en los bie­nes que ate­so­ra el Ar­xiu His­tò­ric de la ciudad; alum­bra­rán an­tes per­ga­mi­nos, an­ti­guas ac­tas mu­ni­ci­pa­les, pe­ro a los nai­pes es se­gu­ro que lle­ga­rán so­lo los más sa­ga­ces. ¿Nai­pes? No so­lo eso. El Ar­xiu tie­ne una co­lec­ción de en­ver­ga­du­ra su­fi­cien­te co­mo pa­ra que dos es­tu­dio­sas del te­ma, Paloma Sán­chez y Est­her Sa­rrà, ha­yan pa­sa­do una dé­ca­da po­nien­do en pie el ca­tá­lo­go co­rres­pon­dien­te, fi­nal­men­te ter­mi­na­do ha­ce co­sa de un año. Se­me­jan­te empresa de­be­ría con­ver­tir­las en al­go del or­den de rei­nas de la ba­ra­ja, pe­ro, apar­te de que el tí­tu­lo con to­da se­gu­ri­dad tie­ne pro­pie­ta­ria –pro­pie­ta­rias–, re­mi­te a lo que jus­ta­men­te Sán­chez y Sa­rrà no ha­cen, que es es­tu­diar el nai­pe co­mo jue­go. Les in­tere­sa el objeto. Su evo­lu­ción y su his­to­ria. «El jue­go es pre­ci­sa­men­te lo que ha ido en con­tra de su va­lo­ra­ción co­mo objeto», ex­pli­can.

De mo­do que no es el nai­pe co­mo per­di­ción de los hom­bres, sino el nai­pe vis­to co­mo ese tro­zo de pa­pel alegre in­ven­ta­do en al­gún mo­men­to del si­glo XIV, el cen­tro de una pos­te­rior y prós­pe­ra in­dus­tria a la que Bar­ce­lo

na no fue aje­na. Aje­na ha sido, en cam­bio, al es­tu­dio aca­dé­mi­co del te­ma, más co­rrien­te en otras geo­gra­fías, de ahí el va­lor del tra­ba­jo que lle­van a ca­bo Sán­chez y

Sa­rrà: am­plio, ha­bi­ta­do por estudios, li­bros y ar­tícu­los, la cla­se de ex­pe­rien­cia sus­cep­ti­ble de apun­ta­lar el desafío de po­ner or­den en un ma­te­rial de ar­chi­vo. Ca­ta­lo­ga­do to­do, la cen­te­na­ria ins­ti­tu­ción lo ce­le­bra con una ex­po­si­ción di­dác­ti­ca y re­pre­sen­ta­ti­va de la co­lec­ción, Una mà de

car­tes (has­ta el 31 de di­ciem­bre), re­co­rri­do por la his­to­ria ge­ne­ral del nai­pe y par­ti­cu­lar de la in­dus­tria del ídem bar­ce­lo­ne­sa. La han co­mi­sa­ria­do, na­tu­ral­men­te, las dos his­to­ria­do­ras del ar­te.

Las gue­rras de las car­tas

Eran un objeto de va­lor. Eran co­sa de ri­cos, los nai­pes, pin­ta­dos a mano al prin­ci­pio, una pie­za des­pués de otra. Entre la teo­ría que di­ce que los in­ven­ta­ron en Chi­na y la que sos­tie­ne que bro­ta­ron de Eu­ro­pa –no son las dos úni­cas, pe­ro sí las más ci­ta­das–,

Sán­chez y Sa­rrà se apun­tan a la se­gun­da, siem­pre sub­ra­yan­do que no se ha di­cho la úl­ti­ma pa­la­bra al res­pec­to. Co­mo sea, los nai­pes apa­re­cen en los círcu­los cor­te­sa­nos eu­ro­peos a me­dia­dos del si­glo XIV, pe­ro –sín­to­ma de su lú­di­ca de­ri­va so­cial–, tan so­lo dos o tres dé­ca­das des­pués em­pie­zan a ser prohi­bi­dos. Re­sul­ta que la gen­te ju­ga­ba con ellos. Fu­ror: se pue­de de­cir que cau­sa­ban fu­ror. «La teo­ría que te­ne­mos es que las nu­me­ro­sas gue­rras eu­ro­peas sir­vie­ron pa­ra po­pu­la­ri­zar el nai­pe», di­cen las co­mi­sa­rias. De­trás de to­do es­ta­ba la xi­lo­gra­fía, que ha­bía permitido im­pri­mir las pri­me­ras ba­ra­jas es­tán­dar y vol­ver­las ac­ce­si­bles al vul­go. De he­cho, fue la téc­ni­ca em­plea­da has­ta el si­glo XIX, cuan­do la re­vo­lu­ción in­dus­trial mo­di­fi­có la for­ma de ha­cer las co­sas.

De mo­do que, ca­ray, eran un ne­go­cio, las car­tas, un ne­go­cio ren­ta­ble, y Ca­ta­lun­ya y los ne­go­cios ren­ta­bles siem­pre han sido ami­gos, lue­go no suena ex­tra­ño que Bar­ce­lo­na fue­ra «una gran po­ten­cia entre los si­glos XVII y XX», con una co­ta de es­plen­dor má­xi­mo en el XIX, ex­pli­can Sa­rrà y Sán­chez. De­to­nan­te cla­rí­si­mo del au­ge de la in­dus­tria lo­cal fue la lle­ga­da a la ciudad de dos fa­mi­lias fran­ce­sas fa­bri­can­tes de car­tas, los Gros­set por un la­do y los que la pos­te­ri­dad ha co­no­ci­do co­mo los Rot­xot­xo, am­bas de­ten­to­ras de combustibl­e e ins­pi­ra­ción. Con los Ma­cià, han pa­sa­do a la his­to­ria co­mo los gran­des fa­bri­can­tes de car­tas de Bar­ce­lo­na.

Del dis­cre­to se­gun­do plano en el que por lo ge­ne­ral se man­tu­vie­ron hay que res­ca­tar a los gran­des di­bu­jan­tes, Ale­xan­dre de Ri­quer, Apel·les Mes­tres, Va­len­tí Cas­tanys, Julio Díez y Ramon Puig­ga­rí, por ejem­plo. Y hay que de­cir que ni el fon­do ni la mues­tra del Ar­xiu ado­le­cen de la exu­be­ran­cia que pro­por­cio­nan a cual­quier co­lec­ción las ba­ra­jas de fan­ta­sía, esas que no se ha­cían pa­ra ju­gar, sino pa­ra re­fle­jar las co­rrien­tes ar­tís­ti­cas en bo­ga. Cual­quier te­ma era sus­cep­ti­ble de con­ver­tir­se en ba­ra­ja. Los cua­tro gran­des con­ti­nen­tes fue uno, y re­cu­rren­te.

RI­CARD CU­GAT

Un as­pec­to de la ex­po­si­ción ‘Una mà de car­tes’, en la se­de del Ar­xiu His­tò­ric de Bar­ce­lo­na, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.