9 mu­je­res acu­san a Plá­ci­do Do­min­go de aco­so

►Las ar­tis­tas re­la­tan que el tenor las pre­sio­na­ba con su je­rar­quía pro­fe­sio­nal pa­ra ob­te­ner se­xo

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Portada - RI­CAR­DO MIR DE FRAN­CIA

Plá­ci­do Do­min­go lle­va más de me­dio si­glo emo­cio­nan­do a le­gio­nes de aman­tes de la ópe­ra con una voz irre­pe­ti­ble y un ca­ris­ma pro­yec­ta­do a bor­bo­to­nes. En los gran­des tea­tros del mun­do es al­go pa­re­ci­do a un se­mi­diós, el más pro­lí­fi­co de los in­tér­pre­tes del gé­ne­ro, con 150 pa­pe­les re­pre­sen­ta­dos en más de 4.000 ac­tua­cio­nes a lo lar­go de una ca­rre­ra que le han va­li­do ape­la­ti­vos co­mo el Rey de la Ópe­ra. Pe­ro aho­ra, a sus 78 años, su repu­tación ha que­da­do se­ria­men­te cues­tio­na­da con la irrup­ción del Me­Too en el mun­do del can­te lí­ri­co. En un ar­tícu­lo de As­so­cia­ted Press, ocho can­tan­tes y una bai­la­ri­na acu­san al ma­dri­le­ño de abu­sar de su po­der pa­ra aco­sar­las se­xual­men­te en tea­tros y en­tor­nos pro­fe­sio­na­les en los que os­ten­ta­ba po­si­cio­nes de man­do. Unas ale­ga­cio­nes que Do­min­go ha des­cri­to co­mo «inexac­tas».

La in­ves­ti­ga­ción de la agen­cia es­ta­dou­ni­den­se se ba­sa en más de una trein­te­na de en­tre­vis­tas a can­tan­tes, bai­la­ri­nas, mú­si­cos de or­ques­ta, pro­fe­so­res de can­to y tra­ba­ja­do­res del uni­ver­so ope­rís­ti­co. Se­gún esas fuen­tes, que ha­blan ca­si ex­clu­si­va­men­te de for­ma anó­ni­ma, el pre­sun­to com­por­ta­mien­to inade­cua­do del ar­tis­ta es­pa­ñol era un se­cre­to a vo­ces en la pro­fe­sión. Las nue­ve mu­je­res que le acu­san sos­tie­nen que las per­sis­ten­tes in­si­nua­cio­nes del tenor las in­co­mo­da­ron y les hi­cie­ron sen­tir­se atra­pa­das por las re­per­cu­sio­nes que una ne­ga­ti­va po­dría te­ner pa­ra sus ca­rre­ras. «Me sen­tía

muy in­ti­mi­da­da y pen­sa­ba que de­cir­le que no se­ría co­mo de­cir­le que no a Dios. ¿Có­mo le di­ces no a Dios?», con­tó una can­tan­te.

Una de ellas ase­gu­ra que le me­tió la mano de­ba­jo de la fal­da y otras tres que les dio be­sos hú­me­dos en la bo­ca en con­tra su vo­lun­tad. En un ves­tua­rio, en una ha­bi­ta­ción de ho­tel, en un res­tau­ran­te. Los en­cuen­tros de­nun­cia­dos co­mien­zan a fi­na­les de los años 80 y se ex­tien­den en el tiem­po, se­gún la agen­cia. Va­rias de las pre­sun­tas víc­ti­mas afir­man ade­más que sus ca­rre­ras se re­sin­tie­ron tras dar­le lar­gas al can­tan­te, ac­tual di­rec­tor de la Ópe­ra de Los Án­ge­les, que ya ha anun­cia­do la pues­ta en mar­cha de una in­ves­ti­ga­ción. «REGLAS DIS­TIN­TAS» «Las ale­ga­cio­nes anó­ni­mas de es­tas in­di­vi­duas, que se re­mon­tan has­ta 30 años atrás, son muy preo­cu­pan­tes y, tal co­mo se pre­sen­tan, inexac­tas», ha res­pon­di­do Do­min­go en un co­mu­ni­ca­do. El can­tan­te sos­tie­ne que le re­sul­ta «do­lo­ro­so» oír que ha po­di­do «dis­gus­tar o in­co­mo­dar» a otras per­so­nas. «Yo creía que to­das mis in­ter­ac­cio­nes y re­la­cio­nes fue­ron siem­pre bien­ve­ni­das y con­sen­sua­das. La gen­te que me co­no­ce sa­be que no soy de las per­so­nas que da­ñan, ofen­den o aver­güen­zan in­ten­cio­na­da­men­te a otras». Pe­ro tam­bién re­co­no­ce que «las reglas y es­tán­da­res que im­pe­ran y de­be­rían im­pe­rar hoy son muy dis­tin­tas a las del pa­sa­do».

No es la pri­me­ra vez que el sanc­ta sanc­to­rum de la mú­si­ca clá­si­ca se ve sal­pi­ca­do por las acu­sa­cio­nes de aco­so y abu­so se­xual con­tra mu­je­res. Tam­bién en sus do­mi­nios se es­tá res­que­bra­jan­do la omer­tà que ha si­len­cia­do tra­di­cio­nal­men­te los com­por­ta­mien­tos más re­pro­ba­bles, gra­cias a la ener­gía del mo­vi­mien­to Me­Too, que ha ser­vi­do des­de el 2017 pa­ra que mi­les de mu­je­res (y al­gu­nos hom­bres) de­nun­cien abusos en nu­me­ro­sos ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les. El pia­nis­ta y di­rec­tor es­ta­dou­ni­den­se Ja­mes Le­vi­ne fue ce­sa­do co­mo di­rec­tor de or­ques­ta del Met, lo mis­mo que le su­ce­dió al sui­zo Char­les Du­toit en la Ro­yal Phil­har­mo­nic tras ser acusado el año pa­sa­do de agre­sión se­xual por va­rias mu­je­res. Tam­bién ha aflo­ra­do el ins­tin­to de­pre­da­dor del di­fun­to Her­bert Von Ka­ra­jan.

Patricia Wulf CAN­TAN­TE

«Me acer­ca­ba la ca­ra, ba­ja­ba la voz y de­cía: ‘Patricia, ¿tie­nes que ir­te a ca­sa es­ta no­che?’»

De­nun­cian­te dos CAN­TAN­TE

«Pen­sa­ba que de­cir­le que no se­ría co­mo de­cir­le que no a Dios. ¿Có­mo le di­ces ‘no’ a Dios?»

UN TES­TI­GO DE LO OCU­RRI­DO Las acu­sa­cio­nes con­tra Do­min­go no lle­gan a tan­to. Ha­blan, eso sí, de un aco­so per­sis­ten­te a mu­je­res a las que ha­bría ofre­ci­do pa­pe­les o apo­yo a sus ca­rre­ras co­mo anzuelo pa­ra acer­car­se a ellas. La úni­ca que ha­bla con nom­bre y ape­lli­dos es la mez­zo­so­prano Pa

tri­cia Wulf, que tra­ba­jó va­rias ve­ces jun­to al tenor y úl­ti­ma­men­te ba­rí­tono. «Ca­da vez que sa­lía del es­ce­na­rio, me es­pe­ra­ba en los pa­si­llos (…) Me acer­ca­ba la ca­ra, ba­ja­ba la voz y de­cía: ‘Patricia, ¿tie­nes que ir­te a ca­sa es­ta no­che?’» Wulf ha con­ta­do que a ve­ces se es­con­día pa­ra que no la vie­ra, pe­ro a me­nu­do Do­min­go iba a bus­car­la a su ca­me­rino. Du­ran­te un es­treno de La Flau­ta Má­gi­ca y de­lan­te de su ma­ri­do, le co­gió la mano, la be­só en las me­ji­llas y le su­su­rró al oí­do: «Me gustaría co­no­cer a mi ri­val», se­gún su re­la­to. Wulf di­ce que tie­ne un tes­ti­go de lo ocu­rri­do.

LLA­MA­DAS IN­SIS­TEN­TES Otra mez­zo­so­prano co­no­ció al ar­tis­ta en 1988, cuan­do can­ta­ba en el co­ro de la Ópe­ra de Los Án­ge­les. Te­nía 23 años. Du­ran­te la in­ter­pre­ta­ción de una or­gía en los Cuen­tos de Hoff­man, Do­min­go le dio su­pues­ta­men­te un be­so hú­me­do y le su­su­rró: «Oja­lá no es­tu­vié­ra­mos en el es­ce­na­rio». Lue­go em­pe­zó a lla­mar­la in­sis­ten­te­men­te a su ca­sa, a mos­trar­se muy afec­tuo­so y a ha­cer­le in­si­nua­cio­nes con la pro­me­sa de im­pul­sar su ca­rre­ra. Una no­che acep­tó que­dar con él so­bre las 23.00 ho­ras. «Tu­ve un ata­que de pá­ni­co, me en­tró mie­do y no con­tes­té al te­lé­fono. Me lle­nó el con­tes­ta­dor de men­sa­jes y no de­jó de lla­mar has­ta las 3.30 ho­ras». Con el tiem­po aca­bó acos­tán­do­se con él en dos oca­sio­nes. «Me que­dé sin ex­cu­sas». En una de esas oca­sio­nes, la es­tre­lla de Los Tres Te­no­res le ha­bría di­cho que por su­pers­ti­ción te­nía que acos­tar­se con una mu­jer an­tes de los con­cier­tos pa­ra re­la­jar­se. Y le de­jó 10 dó­la­res en el ves­ti­dor del ho­tel pa­ra que pa­ga­ra el pár­king.

Las re­per­cu­sio­nes no han tar­da­do en lle­gar. Ade­más de la in­ves­ti­ga­ción de la Ópe­ra de Los Án­ge­les, la Or­ques­ta de Filadelfia ha can­ce­la­do la ac­tua­ción del es­pa­ñol pre­vis­ta pa­ra el 18 de sep­tiem­bre, tras afir­mar que quie­ren ofre­cer un «am­bien­te se­gu­ro y res­pe­tuo­so» pa­ra la or­ques­ta.

De­nun­cian­te tres CAN­TAN­TE

«Me en­tró mie­do y no con­tes­té el te­lé­fono. Me lle­nó el con­tes­ta­dor de men­sa­jes y lla­mó has­ta las 3.30»

Plá­ci­do Do­min­go TENOR

«Las ale­ga­cio­nes anó­ni­mas de es­tas in­di­vi­duas son muy preo­cu­pan­tes y, tal co­mo se pre­sen­tan, inexac­tas»

AP

Patricia Wulf, una de las nue­ve de­nun­cian­tes, con su hi­ja y Plá­ci­do Do­min­go, al tér­mino de una re­pre­sen­ta­ción, en 1998.

AFP / AN­GE­LA WEISS

Do­min­go, en la Ópe­ra de Nue­va York en el 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.