Ren­zi y el M5S fre­nan la ma­nio­bra elec­to­ral de Sal­vi­ni

►El PD y los po­pu­lis­tas tan­tean un fren­te pa­ra tum­bar al lí­der ul­tra

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Portada - ROSSEND DO­MÈ­NECH

El Se­na­do de Ita­lia, con­vo­ca­do de for­ma ex­tra­or­di­na­ria du­ran­te las va­ca­cio­nes, re­cha­zó ayer el vo­to in­me­dia­to de una mo­ción de cen­su­ra con­tra el pri­mer mi­nis­tro, Giu­sep­pe Con­te, pre­sen­ta­da pa­ra­dó­ji­ca­men­te por el vi­ce­pri­mer mi­nis­tro y mi­nis­tro del In­te­rior del mis­mo Eje­cu­ti­vo, Mat­teo Sal­vi­ni. El rechazo se pro­du­jo por­que en el mo­men­to del vo­to se ex­pre­só una nue­va ma­yo­ría en la Cá­ma­ra in­te­gra­da prin­ci­pal­men­te por el Par­ti­do De­mó­cra­ta (PD) y los an­ti­sis­te­ma del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5S), es­te úl­ti­mo miem­bro del Go­bierno.

La nue­va ma­yo­ría ha­bía si­do re­cla­ma­da una ho­ra an­tes de la vo­ta­ción, en «una lla­ma­da a to­dos los par­ti­dos», por Mat­teo Ren­zi, ex­pri­mer mi­nis­tro y ac­tual se­na­dor por el PD, que es­tá im­pul­san­do una alian­za con el M5S pa­ra des­alo­jar del po­der al lí­der de la ul­tra­der­chis­ta Li­ga. «Sal­vi­ni, di­mi­ta y vuel­va a to­mar mo­ji­tos», di­jo Ren­zi en re­fe­ren­cia a las re­cien­tes va­ca­cio­nes del mi­nis­tro del In­te­rior. En una sa­la re­ple­ta de pe­rio­dis­tas pi­dió un «Go­bierno ins­ti­tu­cio­nal o co­mo que­ra­mos lla­mar­lo», di­jo, pa­ra «es­cri­bir una nue­va pá­gi­na de la his­to­ria ita­lia­na».

AGEN­DA ELEC­TO­RAL No to­dos los pro­gre­sis­tas del PD si­guen a Ren­zi en es­ta lí­nea, aun­que to­dos los que es­ta­ban pre­sen­tes –al­gu­nos aca­ba­ban de ini­ciar sus va­ca­cio­nes en otra par­te del mun­do– vo­ta­ron con­tra la Li­ga. Se tra­ta del pri­mer pa­so de una agen­da elec­to­ral que na­die sa­be si lle­va­rá a elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das o a un eje­cu­ti­vo de tran­si­ción, o a otro que ter­mi­ne la le­gis­la­tu­ra.

Por de pron­to, una vez re­cha­za­da la «pri­sa» de Sal­vi­ni pa­ra ir a las ur­nas –en­ca­be­za las en­cues­tas con cer­ca del 40% de los vo­tos–, Con­te se pre­sen­ta­rá an­te el Se­na­do el pró­xi­mo día 20. Tras de­fen­der la ac­tua­ción de su Ga­bi­ne­te, de­be­ría pro­du­cir­se el vo­to so­bre la mo­ción de cen­su­ra, aun­que las com­ple­jas al­qui­mias

La pri­sa de Sal­vi­ni por ir a las ur­nas se de­be en gran par­te a los bue­nos

re­sul­ta­dos que le au­gu­ran los son­deos

ita­lia­nas po­drían ir por otros de­rro­te­ros. Con­te po­dría di­mi­tir sin es­pe­rar el vo­to de la mo­ción, o en­ca­jar­la y que­dar­se co­mo pri­mer mi­nis­tro en fun­cio­nes, mien­tras que el pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, Ser­gio Mat­ta­re­lla, po­dría ex­plo­rar si en el Par­la­men­to exis­te otra ma­yo­ría po­lí­ti­ca, al­ter­na­ti­va a la de Li­ga y el M5S. Ma­yo­ría que, ayer, se for­mó.

SA­LI­DAS DE TONO El pla­to fuer­te de la se­sión par­la­men­ta­ria de­bían ser los 10 mi­nu­tos con­ce­di­dos a Sal­vi­ni. Sie­te mi­nis­tros de la Li­ga no es­ta­ban en el ban­co del Go­bierno y el mis­mo Sal­vi­ni ha­bló des­de un es­ca­ño de se­na­dor. Des­de el prin­ci­pio se ad­vir­tió que no te­nía ar­gu­men­tos pa­ra sa­car ade­lan­te su mo­ción y pa­ra unas elec­cio­nes in­me­dia­tas, ya que em­pe­zó a pro­vo­car al he­mi­ci­clo con el bron­cea­do de los pro­gre­sis­tas y otras sa­li­das de tono.

«No exis­te na­da más be­llo que dar la pa­la­bra al pue­blo», di­jo, sub­ra­yan­do «el te­rror que sien­te Ren­zi por el vo­to». Tras de­di­car va­rios mi­nu­tos des­pec­ti­vos a Ren­zi, Sal­vi­ni des­ta­có la can­ti­dad de em­pre­sa­rios que le es­tán pi­dien­do «el vo­to in­me­dia­to» y des­pués pu­so la ba­za gor­da so­bre la me­sa. «¿Los del M5S pi­den que an­tes del vo­to se re­cor­ten los par­la­men­ta­rios? Pues, bien, acep­to el desafío», di­jo, mi­ran­do al he­mi­ci­clo co­mo si hu­bie­se pro­nun­cia­do la pa­la­bra má­gi­ca. «¡Pe­ro des­pués, elec­cio­nes in­me­dia­tas!», aña­dió, pa­san­do la pe­lo­ta al cam­po de sus so­cios de Go­bierno.

El re­cor­te de 345 par­la­men­ta­rios ya for­ma par­te del pro­gra­ma de go­bierno y su apro­ba­ción ha pa­sa­do po­si­ti­va­men­te tres de las cua­tro lec­tu­ras par­la­men­ta­rias pre­vis­tas pa­ra los cam­bios en la Cons­ti­tu­ción. De no pro­du­cir­se la cuar­ta, se con­vo­ca­ría un re­fe­rén­dum.

El re­pre­sen­tan­te de los pro­gre­sis­tas, que ha­bló in­me­dia­ta­men­te des­pués del mi­nis­tro ul­tra­de­re­chis­ta, tam­bién hi­zo re­fe­ren­cias iró­ni­cas al bron­cea­do de Sal­vi­ni «gra­cias a sus lar­gas se­ma­nas de va­ca­cio­nes» y a sus «his­tó­ri­cas ba­jas en In­te­rior, en el Par­la­men­to, en la Eu­ro­cá­ma­ra cuan­do es­ta­ba en ella... ocu­pa­do en una cam­pa­ña elec­to­ral pe­ren­ne», iro­ni­zó Ren­zi.

RE­MO CASILLI

El mi­nis­tro del In­te­rior ita­liano, Mat­teo Sal­vi­ni, du­ran­te su in­ter­ven­ción de ayer en el Se­na­do en Ro­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.