Una pe­lea na­va­je­ra des­ve­la ba­rra­cas en el Pa­ral·lel

►BCN ya cuen­ta es­te año más ho­mi­ci­dios que en to­do el 2018

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Portada - GUI­LLEM SÀN­CHEZ BAR­CE­LO­NA

Una pe­lea en­tre dos hom­bres se sal­dó la ma­dru­ga­da del sá­ba­do con un do­ble apu­ña­la­mien­to en un so­lar em­pla­za­do en la es­qui­na de la ave­ni­da del Pa­ral·lel con la ca­lle del Com­te Bo­rrell. So­bre las dos de la ma­dru­ga­da, al­gu­nos ve­ci­nos es­cu­cha­ron gri­tos pro­ce­den­tes de la parcela y lla­ma­ron al 112. Agen­tes de la Guar­dia Ur­ba­na arres­ta­ron a uno de los dos hom­bres y una am­bu­lan­cia del Sis­te­ma d’Emer­gèn­cies Mè­di­ques (SEM) tras­la­dó al he­ri­do más gra­ve al Hos­pi­tal Clí­nic.

El pri­me­ro ha in­gre­sa­do pro­vi­sio­nal­men­te en pri­sión y el se­gun­do, que se re­cu­pe­ra de los cor­tes, es­pe­ra­rá en li­ber­tad la ce­le­bra­ción del jui­cio. El in­ci­den­te ele­va a cua­tro los he­ri­dos a na­va­ja­zos en tres días en la ciu­dad –el do­min­go y el lu­nes hu­bo otros dos en Pla de Pa­lau y en el ba­rrio de la Ri­be­ra– y ha sa­ca­do a la luz que en ese so­lar, ubi­ca­do en el co­ra­zón de Bar­ce­lo­na, ha nacido un asen­ta­mien­to de cha­bo­las.

BA­RRA­CAS RECINTES / Com­ple­ta­men­te ro­dea­do por una ta­pia de dos me­tros de al­tu­ra, so­bre la que se le­van­tan pa­ne­les de pu­bli­ci­dad de gran­des di­men­sio­nes y pro­te­gi­do por ár­bo­les del cam­po de vi­sión de la ma­yo­ría de los bal­co­nes, du­ran­te los úl­ti­mos me­ses el re­cin­to se ha con­ver­ti­do en la re­si­den­cia de una

de ciu­da­da­nos pro­ce­den­tes de Ru­ma­nía que se ga­nan la vi­da re­co­gien­do cha­ta­rra, se­gún ex­pli­ca­ron ayer dos de los mo­ra­do­res a es­te dia­rio. Dos de ellos pro­ta­go­ni­za­ron la pe­lea el pa­sa­do fin de se­ma­na. Las cha­bo­las –hay me­dia do­ce­na– se han le­van­ta­do con­tra la pared del úni­co blo­que con el que lin­da es­te re­cin­to trian­gu­lar de 758 me­tros cua­dra­dos.

Mien­tras du­ra­ron las obras que el ayun­ta­mien­to efec­tuó en la ave­ni­da del Pa­ral·lel, ha­rá unos dos años, es­te sue­lo del nú­me­ro 100-102 fue uti­li­za­do pa­ra apar­car la ma­qui­na­ria e ins­ta­lar mó­du­los pre­fa­bri­ca­dos de los ope­ra­rios. Cuan­do es­tas fi­na­li­za­ron, el so­lar que­dó va­cío nue­va­men­te. Fue más tar­de cuan­do lle­ga­ron los ac­tua­les due­ños de un re­cin­to que lle­va más de 30 años aban­do­na­do.

Pe­rió­di­ca­men­te, se­gún re­cuer­dan tra­ba­ja­do­res mu­ni­ci­pa­les, ha si­do un lu­gar en el que han ha­bi­ta­do de for­ma es­po­rá­di­ca al­gu­nos in­di­gen­tes. Est­her Are­nós, que re­si­de en el edi­fi­cio pe­ga­do al re­cin­to des­de ha­ce 31 años, de­ta­lla que el asen­ta­mien­to ha co­gi­do for­ma en las úl­ti­mos me­ses. Y que, tras la pe­lea a na­va­ja­zos de la ma­dru­ga­da del pa­sa­do sá­ba­do, di­ver­sos ve­ci­nos co­mu­ni­ca­ron per­so­nal­men­te es­ta si­tua­ción a la Guar­dia Ur­ba­na y a los Mos­sos d’Es­qua­dra que ha­bían acu­di­do al lu­gar con el fin de so­fo­car la re­yer­ta.

Tal co­mo ha po­di­do com­pro­bar es­te dia­rio, los in­qui­li­nos ac­tua­les han le­van­ta­do me­dia do­ce­na de vi­vien­das, amon­to­nan­do re­ta­zos de mue­bles y so­mie­res, y han ha­bi­li­ta­do un es­pa­cio pre­ca­rio pa­ra asear­se y co­ci­nar. Con­tra la ta­pia de la ca­lle del Com­te Bo­rrell de­po­si­tan ca­rros y mon­to­nes de cha­ta­rra, la ta­rea que re­por­ta sus­ten­to a la ma­yo­ría de los miem­bros de es­ta co­mu­ni­dad, in­te­gra­da por hom­bres y mu­je­res.

PA­SA­DO AR­TÍS­TI­CO / Des­de el Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na se sub­ra­ya que la parcela, de pro­pie­dad pri­va­da, es una de las sie­te que, tal co­mo se apro­bó en una se­sión ple­na­ria ce­le­bra­da el pa­sa­do 29 de mar­zo–, se ad­qui­ri­rán, lle­van­do a ca­bo «los trá­mi­tes ne­ce­sa­rios por com­pra o por ex­pro­pia­ción». El plan mu­ni­ci­pal pre­vé edi­fi­car es­te sue­lo en vi­vien­das pú­bli­cas. Hoy en día, ma­ti­zan, el due­ño del es­pa­cio si­gue sien­do un par­ti­cu­lar da­do que la com­pra to­da­vía no se ha efec­tua­do. Sin em­bar­go, ra­zo­nan, el de es­te asen­ta­mien­to es un pro­ble­ma «con fe­cha de ca­du­ci­dad» por­que el cam­bio de ma­nos no tar­da­rá en ha­cer­se.

Cons­trui­do en 1900 y de­rrui­do en 1988, el Ta­lia fue el se­gun­do tea­tro que se le­van­tó en el Pa­ral·lel, des­pués del Es­pan­yol (el más an­ti­guo, que da­ta unos años an­tes, de 1892). El lo­cal al­ter­nó tem­po­ra­das de tea­tro y de ci­ne, has­ta que lo com­pró el có­mi­co Paco Mar­tí­nez So­ria y se con­vir­tió en un es­pa­cio

La parcela al­ber­gó el Tea­tre Ta­lia y el ayun­ta­mien­to pre­vé com­prar­la pa­ra edi­fi­car vi­vien­das so­cia­les

de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te a re­pre­sen­ta­cio­nes so­bre las ta­blas. En sus 88 años de his­to­ria, y an­te las 1.000 lo­ca­li­da­des que te­nía su pla­tea, pa­sa­ron nom­bres co­mo La Be­lla Do­ri­ta, Na­cha Gue­va­ra, Paco Mo­rán y el pro­pio Mar­tí­nez So­ria.

El his­to­ria­dor lo­cal Mi­quel Ba­de­nes, au­tor de El Pa­ral·lel, his­tò­ria d'un mi­te (1998), re­cor­da­ba, tal co­mo re­co­gió es­te dia­rio en una no­ti­cia pu­bli­ca­da a fi­na­les del 2016, que los úl­ti­mos días en pie del tea­tro fue­ron un trá­mi­te ver­gon­zo­so. «Fue la­de­ce­na

men­ta­ble la pri­sa que se die­ron pa­ra de­mo­ler­lo. ¡Si don Paco le­van­ta­ra la ca­be­za! Tris­te fi­nal el del Ta­lia-Mar­tí­nez So­ria al ser ven­di­do por la fa­mi­lia a una in­mo­bi­lia­ria, que se apre­su­ró en de­rri­bar­lo, con­vir­tién­do­lo en un so­lar mal cerrado a la es­pe­ra de con­se­guir una re­ca­li­fi­ca­ción ur­ba­nís­ti­ca que le per­mi­ta edi­fi­car a su con­ve­nien­cia». Un des­tino au­gu­ra­do por Ba­de­nes que fi­nal­men­te, y si se cumplen los pla­nes mu­ni­ci­pa­les, no se cum­pli­rá a pe­sar de que la es­pe­ra se ha alar­ga­do 30 años.

Ima­gen aé­rea del so­lar en el que es­tán las cha­bo­las.

Los in­qui­li­nos han ha­bi­li­ta­do un es­pa­cio pa­ra asear­se.

ELISENDA PONS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.