Un co­no­ci­do mu­je­rie­go

Es­ta fa­ma del can­tan­te es ab­so­lu­ta en el mun­do ope­rís­ti­co, pe­ro el ca­so ha cho­ca­do

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Tema Del Día - PA­BLO MELÉNDEZ-HADDAD

En el Tea­tro Real hu­bo un pe­que­ño es­cán­da­lo cuan­do Schrott le vin­cu­ló a Don Juan

«No era mi ti­po», di­ce una so­prano que tra­ba­jó con él con nor­ma­li­dad tras re­cha­zar­lo

El 24 de enero del 2011 el Tea­tro Real de Ma­drid ce­le­bra­ba con una ga­la por to­do lo al­to los 70 años de Plá­ci­do Do­min­go. El gran ar­tis­ta ma­dri­le­ño es­ta­ba en el pal­co real jun­to a la que ha si­do su es­po­sa y com­pa­ñe­ra du­ran­te más de cin­co dé­ca­das, Marta Or­ne­las, y a di­ver­sas au­to­ri­da­des de la vi­lla y cor­te. En el es­ce­na­rio, el ba­rí­tono uru­gua­yo Er­win Schrott –pa­dre del hi­jo de An­na Ne­teb­ko– in­ter­pre­tó el aria del ca­tá­lo­go de Le­po­re­llo del Don Gio­van­ni, en la que des­cri­be la can­ti­dad de mu­je­res se­du­ci­das por su pa­trón, Don Juan. Schrott, con el pro­gra­ma de mano de la ve­la­da ilus­tra­do con un re­tra­to de Do­min­go, in­sis­tía en su in­ter­pre­ta­ción en unir con iro­nía y sim­pa­tía esa ima­gen que te­nía en las ma­nos con el per­so­na­je al que se aga­sa­ja­ba.

La bro­ma pa­só des­aper­ci­bi­da pa­ra el pú­bli­co, pe­ro en ab­so­lu­to pa­ra quie­nes for­man par­te del mun­do de la lí­ri­ca: se tra­tó de un pe­que­ño es­cán­da­lo por­que la alu­sión era evi­den­te. ¿Có­mo se es­ta­ría sin­tien­do Plá­ci­do en su trono de ho­me­na­jea­do? ¿Y Marta Or­ne­las? Por­que, pa­ra to­dos en la pro­fe­sión, la fa­ma de mu­je­rie­go de Do­min­go era co­no­ci­da, ge­ne­ral y ab­so­lu­ta. Su ta­len­to inigua­la­ble, su po­de­río es­cé­ni­co, su ta­lan­te de ga­lán, su en­can­to per­so­nal y su ca­ba­lle­ro­si­dad lo con­ver­tían en un se­mi­diós. En los años 80 y 90, en el cir­cui­to ope­rís­ti­co, eran mu­chas las mu­je­res (ad­mi­ra­do­ras, can­tan­tes) que se da­ban co­da­zos por po­seer­lo. Y, por lo mis­mo, ha cho­ca­do en el ám­bi­to que Plá­ci­do ha­ya pre­sio­na­do a mu­je­res pa­ra con­se­guir se­xo.

Aplau­sos, gla­mur y le­ja­nía

Una so­prano in­ter­na­cio­nal de pri­me­ra fi­la ex­pli­ca que al co­mien­zo de su ca­rre­ra Do­min­go la in­ten­tó se­du­cir, pe­ro ella de­cli­nó la in­vi­ta­ción. «No era mi ti­po», di­ce. A pe­sar de la ne­ga­ti­va, afir­ma es­ta can­tan­te que pre­fie­re no dar su nom­bre, «se­gui­mos can­tan­do jun­tos du­ran­te años, gra­ba­mos dis­cos, hi­ci­mos de­ce­nas de con­cier­tos. En cam­bio, cuan­do no con­sen­tí el aco­so que me hi­zo en mi ca­me­rino el di­rec­tor de un tea­tro de ópe­ra pa­ri­sino que hoy si­gue en ac­ti­vo mo­men­tos an­tes de sa­lir a es­ce­na, su venganza par­ti­cu­lar fue no vol­ver a con­tra­tar­me. No lo de­nun­cié por las di­fi­cul­ta­des que com­por­ta­ba. En cual­quier ca­so, su in­fluen­cia no afec­tó a mi ca­rre­ra, que si­guió ade­lan­te sin pro­ble­mas».

La vi­da de un can­tan­te de ópe­ra y de un di­rec­tor de or­ques­ta, to­do aplau­sos y gla­mur, tam­bién es la de un ar­tis­ta que vi­ve me­ses le­jos de su fa­mi­lia, com­par­tien­do in­ten­sa­men­te bre­ves pe­rio­dos con un gru­po de co­le­gas mu­chas ve­ces des­co­no­ci­dos en una ciu­dad le­ja­na, con quie­nes des­pués no vuel­ve a coin­ci­dir in­clu­so en años, una si­tua­ción que da pa­ra mu­cho. Son po­cos los ma­tri­mo­nios que re­sis­ten es­te ti­po de vi­da, pe­ro el de Do­min­go ha du­ra­do más de me­dio si­glo. La épo­ca del Me­Too le es­tá pa­san­do fac­tu­ra y ya se ve­rá si los ar­gu­men­tos de es­tas mu­je­res que le acu­san ca­si to­das anó­ni­ma­men­te –con la ex­cep­ción de la mez­zo­so­prano Patricia Wulf, que sí ha da­do la ca­ra–, tan­to por aco­so co­mo por re­pre­sa­lias an­te la ne­ga­ti­va a sa­tis­fa­cer su ape­ti­to se­xual, se con­cre­tan en de­nun­cias an­te las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes. De mo­men­to so­lo han sa­cu­di­do co­mo un bom­ba­zo a la so­cie­dad en ge­ne­ral y al mun­do de la ópe­ra en par­ti­cu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.