Bu­cha­ca

DRA­MA­TUR­GA, GUIO­NIS­TA Y DI­REC­TO­RA TEA­TRAL Los maes­tros del sub­tex­to Plá­ci­do Do­min­go, ca­rac­te­ri­za­do co­mo Ver­di.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Tema Del Día -

«La gen­te que me co­no­ce o que ha tra­ba­ja­do con­mi­go sa­be que no soy al­guien que pue­da ha­cer da­ño, ofen­der o aver­gon­zar a al­guien de ma­ne­ra in­ten­cio­na­da. Sin em­bar­go, reconozco que las reglas y va­lo­res por los que hoy nos medimos, y de­be­mos me­dir­nos, son muy dis­tin­tos de có­mo eran en el pa­sa­do». Así se de­fen­día ayer de las acu­sa­cio­nes con­tra él de nue­ve mu­je­res por su­pues­to aco­so se­xual.

El sub­tex­to de las de­cla­ra­cio­nes del tenor es evi­den­te: ale­gan­do que su com­por­ta­mien­to no es­ta­ba mal vis­to en el pa­sa­do, lo que ha­ce es afir­mar que exis­tió. Y es que los hom­bres que se com­por­tan de esa ma­ne­ra son los maes­tros del sub­tex­to. «¿To­ma­mos una co­pa? Me gus­ta mu­cho

co­mo ac­túas» «¿Vie­nes a ce­nar con­mi­go? Me gustaría que co­men­tá­ra­mos la pró­xi­ma obra que voy a di­ri­gir. Hay un pa­pel que po­drías ha­cer muy bien». Si no vas, no tie­nes el pa­pel, si vas, y aca­bas en la ca­ma con él, se­gu­ra­men­te sí.

El pa­trón es cla­ro: hom­bres po­de­ro­sos e in­flu­yen­tes en su sec­tor, de tra­yec­to­ria con­so­li­da­da que abu­san de mu­je­res jó­ve­nes que es­tán em­pe­zan­do su ca­rre­ra. Di­rec­to­res, ac­to­res o pro­duc­to­res que in­ten­tan se­du­cir a la chi­ca jo­ven del re­par­to dan­do por he­cho que no les va a de­cir que no por­qué si lo ha­cen: «¿Tú sabes a quién es­tás di­cien­do que no?» Al­gu­nas di­cen que sí, y las que se nie­gan tie­nen que so­por­tar me­ses de en­sa­yos y fun­cio­nes sien­do aco­sa­das con to­tal im­pu­ni­dad y con la com­pli­ci­dad de to­da la com­pa­ñía.

Ha­ce un tiem­po las ac­tri­ces ca­ta­la­nas crea­ron el has­tagh #se­rac­triués pa­ra vi­sua­li­zar el agra­vio de gé­ne­ro que su­fren las ac­tri­ces. Pe­ro los que nos de­di­ca­mos a es­to sa­be­mos que su­ce­den co­sas más gra­ves de las que allí se ex­po­nían. Se­cre­tos a vo­ces de los que na­die ha­bla abier­ta­men­te: que tal di­rec­tor me­te mano a las ac­tri­ces, que tal ac­tor te me­te la len­gua has­ta la gar­gan­ta si le to­ca be­sar­te en es­ce­na, que ese di­rec­tor lla­mó a no sé cuan­tas ac­tri­ces pa­ra un cas­ting dón­de el per­so­na­je te­nía que des­nu­dar­se, so­lo por el gus­to de ver a de­ce­nas de ac­tri­ces en pe­lo­tas. Mu­chos son los abusos que se su­fren en nues­tra pro­fe­sión y que to­da­vía go­zan de to­tal im­pu­ni­dad: que un pro­fe­sor de in­ter­pre­ta­ción use su pre­mi­nen­cia pa­ra ir­se a la ca­ma con una alum­na a la que tri­pli­ca la edad, que un di­rec­tor se crea con el de­re­cho de be­sar en la bo­ca a las ac­tri­ces de la com­pa­ñía, que un pro­duc­tor ha­ga per­so­nal­men­te el cas­ting de la pe­lí­cu­la a las cin­co ac­tri­ces fi­na­lis­tas y que ha­ga que se des­nu­den cuan­do no sa­len des­nu­das en nin­gu­na se­cuen­cia, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra, et­cé­te­ra.

Los «se­cre­tos a vo­ces»

Lo de Plá­ci­do era «un se­cre­to a vo­ces» y una mez­zo­so­prano afir­ma que era una tra­di­ción oral ad­ver­tir a las mu­je­res so­bre su com­por­ta­mien­to abu­si­vo. Es cier­to que aho­ra no hay la im­pu­ni­dad de en­ton­ces, pe­ro no nos en­ga­ñe­mos ni nos con­fie­mos, por­que ese ti­po de abusos se si­guen dan­do a dia­rio. Un cla­ro se­ñal de que los tiem­pos no han cam­bia­do tan­to co­mo nos quie­ren ha­cer creer es que de las nue­ve mu­je­res que han de­nun­cia­do a so­lo una ha que­ri­do dar su nom­bre, la mez­zo­so­prano El res­to ale­gan man­te­ner el ano­ni­ma­to por mie­do a las re­pre­sa­lias en su ca­rre­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.