Una frá­gil alian­za con­tra Sal­vi­ni

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

El vi­ce­pri­mer mi­nis­tro ita­liano y ti­tu­lar de la car­te­ra de In­te­rior, Mat­teo Sal­vi­ni, ha vis­to fre­na­do su pri­mer asal­to a la pre­si­den­cia del Eje­cu­ti­vo. El in­ten­to de des­en­ca­de­nar unas elec­cio­nes par­la­men­ta­rias de for­ma in­mi­nen­te, con una mo­ción de cen­su­ra con­tra el pri­mer mi­nis­tro Giu­sep­pe Con­te que le per­mi­ta qui­tar­se de en­ci­ma a sus so­cios de go­bierno del Mo­vi­mien­to Cin­co Es­tre­llas (M5S), se ha vis­to fre­na­do por una frá­gil alian­za en­tre los agra­via­dos gri­lli­nos y el gru­po par­la­men­ta­rio del Par­ti­do De­mó­cra­ta (PD), con el ex­pri­mer mi­nis­tro Mat­teo Ren­zi. De mo­men­to, la vo­ta­ción de es­te mar­tes en el Se­na­do ita­liano ha apla­za­do la dis­cu­sión de la mo­ción de cen­su­ra y lo de­ja to­do a ex­pen­sas de una com­pa­re­cen­cia de Con­te el pró­xi­mo 20 de agos­to. Aho­ra se di­bu­jan di­ver­sos es­ce­na­rios pa­ra fre­nar a Sal­vi­ni: un Go­bierno téc­ni­co apo­ya­do por el M5S y el PD o di­rec­ta­men­te la coa­li­ción en­tre am­bos que

no fue po­si­ble tras las elec­cio­nes en que Ren­zi fue de­rro­ta­do. Las di­fi­cul­ta­des no son po­cas, des­de las di­fe­ren­cias que ya hi­cie­ron que el PD re­cha­za­ra es­ta po­si­bi­li­dad al pul­so que man­tie­nen el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PD, Ni­co­la Zin­ga­ret­ti, ini­cial­men­te más pre­dis­pues­to a ir a las ur­nas y que aho­ra pre­fie­re con­fiar la so­lu­ción al pre­si­den­te Ma­ta­re­lla, y Ren­zi, que con el gru­po par­la­men­ta­rio bajo su con­trol ame­na­za con uti­li­zar la si­tua­ción ac­tual pa­ra pi­lo­tar una es­ci­sión.

Sal­vi­ni tra­ta de ca­pi­ta­li­zar la po­pu­la­ri­dad acu­mu­la­da, que le brin­da unas ex­pec­ta­ti­vas de vo­to que al­can­za­rían has­ta el 38% del cen­so. Que lo ha­ya lo­gra­do gra­cias a una po­lí­ti­ca abier­ta­men­te an­ti­in­mi­gra­ción y an­ti­eu­ro­pea, con un dis­cur­so a me­dio ca­mino en­tre el po­pu­lis­mo de Trump y re­sa­bios cau­di­llis­tas de otros tiem­pos, de­jan­do a los otro­ra an­ti­sis­te­ma del M5S el pa­pel de com­po­nen­te mo­de­ra­do de la fór­mu­la de go­bierno, es el pri­mer mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción. Pe­ro es mu­cho más in­quie­tan­te el ho­ri­zon­te que se pre­sen­ta en ca­so de que Sal­vi­ni lo­gre lle­var a Ita­lia a unas elec­cio­nes an­ti­ci­pa­das y al­can­ce la ma­yo­ría am­plia, pe­ro in­su­fi­cien­te, a la que apun­tan los son­deos. A la ac­tual alian­za de Go­bierno po­pu­lis­ta la sus­ti­tui­ría un Eje­cu­ti­vo sin freno al­guno pa­ra una de­ri­va ca­da vez más abier­ta­men­te ul­tra­de­re­chis­ta de la Li­ga, con Sil­vio Ber­lus­co­ni y los nos­tál­gi­cos del fas­cis­mo de Fra­te­lli D’Ita­lia co­mo úni­cos so­cios po­si­bles de Go­bierno. Mo­ti­vo más que su­fi­cien­te pa­ra que la iz­quier­da ita­lia­na pri­me la ne­ce­si­dad de fre­nar es­ta ame­na­za an­tes que en­zar­zar­se de nue­vo en sus eter­nas dispu­tas in­ter­nas.

El M5S y el PD de mo­men­to so­lo han con­se­gui­do apla­zar la tra­mi­ta­ción de la mo­ción de cen­su­ra del mi­nis­tro del In­te­rior

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.