¡Es la po­bre­za!

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - LUIS Mau­ri

Ya­sin no se lla­ma Ya­sin ni es uno, sino mu­chos. De­jó Ma­rrue­cos sien­do un ni­ño. Un ni­ño so­lo. En el ca­mino se ju­gó la vi­da, su­frió pe­na­li­da­des y gas­tó el po­co di­ne­ro de su fa­mi­lia. Un via­je de­ses­pe­ra­do en bus­ca del pa­raí­so.

El pa­raí­so no es co­mo lo pre­go­na­ban los que le ha­bían pre­ce­di­do. Cuan­do com­pren­dió que aque­llos re­la­tos opu­len­tos es­ta­ban ar­ma­dos de fan­ta­sía pa­ra en­mas­ca­rar la frus­tra­ción ya era tar­de. Ya­sin so­ña­ba con ser car­dió­lo­go. Aho­ra vi­ve en Bar­ce­lo­na bajo la tu­te­la de la Ge­ne­ra­li­tat y se con­for­ma­ría con un tra­ba­jo de fon­ta­ne­ro, de he­cho la fon­ta­ne­ría y la car­dio­lo­gía com­par­ten no po­cos con­cep­tos: vál­vu­las, con­duc­cio­nes,

by­pass… Al­gu­nos días le in­va­de el desa­so­sie­go y ve inal­can­za­ble tam­bién el plan b. No tie­ne per­mi­so de tra­ba­jo y cuan­do lle­gue a la ma­yo­ría de edad, ya cer­ca­na, per­de­rá la tu­te­la ofi­cial.

Re­gre­sar, no, eso nun­ca, no so­por­ta­ría la ver­güen­za. Con los días, un es­pan­to afi­la­do le en­co­ge el es­tó­ma­go. Te­me aca­bar co­mo mu­chos de sus com­pa­ñe­ros, qui­zás ca­ren­tes de su de­ter­mi­na­ción. Vi­ven en las ca­lles, en­gan­cha­dos a la co­la y al ti­rón, a ve­ces a la na­va­ja. Ni­ños ro­tos, hom­bres sal­va­jes.

Com­pe­ten­cia fe­roz

Fran­cesc no se lla­ma Fran­cesc ni es uno, sino mu­chos. Na­ció en Te­rras­sa y en Te­rras­sa se le hun­dió la vi­da. Obre­ro de la cons­truc­ción, es­tá en pa­ro des­de ha­ce nue­ve años. Fue des­pe­di­do a los 46 y desahu­cia­do del pi­so a los 50. La ma­dre de to­das las cri­sis. Es­ca­sa for­ma­ción y me­nos fu­tu­ro. De­pen­dien­te de los ser­vi­cios so­cia­les, con­si­de­ra es­tar so­me­ti­do a una com­pe­ten­cia fe­roz con mu­chos in­mi­gran­tes tan po­bres co­mo él. Fran­cesc cree o le han he­cho creer es­to, y tam­bién que ellos no son co­mo él, que ellos vie­nen a apro­ve­char­se y a ro­bar. No co­mo el cu­ña­do de Fran­cesc, que fac­tu­ra sin IVA, o el je­rar­ca po­lí­ti­co que muer­de el 3% de la obra pú­bli­ca que ad­ju­di­ca.

Fran­cesc y Ya­sin qui­zás no ten­gan con­cien­cia de que am­bos jue­gan en el mis­mo equi­po, el que, Wa­rren Buf­fet di­xit, va per­dien­do el par­ti­do de la his­to­ria. In­clu­so a pe­sar su­yo, la po­bre­za, la clase, les une más de lo que les se­pa­ran la ra­za y la cul­tu­ra. Ni si­quie­ra Trump lo du­da: aca­ba de anun­ciar una re­for­ma le­gal pa­ra de­ne­gar la re­si­den­cia en EEUU a los in­mi­gran­tes le­ga­les que re­ci­ban ayu­das so­cia­les. So­lo a ellos, a los po­bres.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.