Mi que­ri­da vul­va

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - EST­HER Vi­vas

Mi que­ri­da vul­va, cuan­tas ale­grías me has da­do y en cam­bio que po­co te co­noz­co. Tan po­co que ca­si nun­ca me he pa­ra­do a ob­ser­var­te. Sí, sé que no es fá­cil allí aba­jo, pe­ro no cues­ta na­da aga­char­se, re­cli­nar­se, in­clu­so con la ayu­da de un es­pe­jo. Sin em­bar­go, mien­tras los ni­ños ju­ga­ban con su pe­ne, a no­so­tras, las ni­ñas, nos en­se­ña­ban a es­con­der, no to­car y si­len­ciar nues­tra vul­va.

Tal es nues­tro des­co­no­ci­mien­to que cuan­tas ve­ces te he­mos cam­bia­do el nom­bre lla­mán­do­te va­gi­na. Pe­ro la vul­va no es lo mis­mo que la va­gi­na. La vul­va es la par­te ex­ter­na y vi­si­ble de los ór­ga­nos ge­ni­ta­les fe­me­ni­nos, que in­clu­ye el lla­ma­do mon­te de Ve­nus si­tua­do fren­te al hue­so pú­bi­co, los la­bios va­gi­na­les (ex­ter­nos e in­ter­nos), el clí­to­ris, la aber­tu­ra va­gi­nal y el ori­fi­cio de la ure­tra por don­de ori­na­mos; mien­tras que la va­gi­na es el con­duc­to que co­nec­ta la vul­va con el úte­ro, y lle­ga has­ta el cue­llo ute­ri­no, por don­de cir­cu­la la mens­trua­ción, na­cen los be­bés y se in­tro­du­ce el pe­ne, los ju­gue­tes se­xua­les, las co­pas mens­trua­les o los tam­po­nes. Tan im­por­tan­te es co­no­cer la vul­va co­mo la va­gi­na. Y re­cor­de­mos, no hay dos vul­vas igua­les, aun­que to­das son igual de bo­ni­tas.

LA VUL­VA,

co­mo par­te de la se­xua­li­dad fe­me­ni­na, ha si­do du­ran­te si­glos con­de­na­da al os­tra­cis­mo y con­si­de­ra­da un ór­gano ta­bú. La his­to­ria del ar­te eu­ro­peo es to­do un ejem­plo. Mien­tras el pe­ne y los tes­tícu­los mas­cu­li­nos eran di­bu­ja­dos o es­cul­pi­dos con to­do ti­po de de­ta­lles, la vul­va era ol­vi­da­da y di­fu­mi­na­da en los re­tra­tos de des­nu­dos fe­me­ni­nos. Co­mo si las vul­vas en la épo­ca de Ti­ziano, Ru­bens, Go­ya o Ma­net no hu­bie­sen exis­ti­do. Des­de ha­ce al­gu­nos años, la in­dus­tria por­no­grá­fi­ca ha da­do gran vi­si­bi­li­dad a la vul­va. Sin em­bar­go se tra­ta de vul­vas nor­ma­ti­vas y uni­for­mes, que im­po­nen unos cá­no­nes es­té­ti­cos que ob­vian nues­tro pla­cer y ne­ce­si­da­des. An­te es­ta im­po­si­ción he­te­ro­pa­triar­cal, hay que reivin­di­car las vul­vas reales, gran­des o pe­que­ñas, pe­lu­das o cal­vas –por­que pier­den pe­lo con la edad–, an­chas o es­tre­chas, vul­vas de ver­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.