El au­lli­do de los lo­bos de la no­che

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión - AN­DREU Cla­ret Pe­rio­dis­ta y escritor.

Si hay una me­tá­fo­ra que re­cu­bre mu­chas no­ti­cias de es­te ve­rano del 2017, es la del au­lli­do de los lo­bos de la no­che. Co­mo to­dos los ve­ra­nos los lo­bos han vuel­to a Se­bas­to­pol pa­ra ce­le­brar la li­be­ra­ción de Cri­mea, no sin an­tes re­unir­se con Pu­tin, mien­tras la po­li­cía de­te­nía a cien­tos de ma­ni­fes­tan­tes en las ca­lles de Moscú. Los Lo­bos de la No­che son unos mo­te­ros es­la­vos al es­ti­lo de los An­ge­les del In­fierno, pe­ro son mu­cho más que es­to. Pre­fie­ren Mad Max a Easy Ri­der por­que lo su­yo no son los sue­ños hip­pies de las pra­de­ras nor­te­ame­ri­ca­nas sino la lu­cha con­tra el apo­ca­lip­sis que vie­ne.

Pre­fie­ren Mel Gib­son a De­nis

Hoo­per por­que re­tra­tó el su­fri­mien­to de Je­su­cris­to a ma­nos de los ju­díos que tam­bién con­si­de­ran res­pon­sa­bles de los ma­les de Ru­sia. Son una ma­na­da de mo­te­ros pa­trió­ti­cos, que se en­ca­ra­man a la Har­ley Da­vid­son pa­ra que la ma­dre Ru­sia vuel­va a ser res­pe­ta­da (¡Ame­ri­ca First!) co­mo en los tiem­pos de Iván el Te­rri­ble, o co­mo cuan­do man­da­ba Sta­lin. Se en­tien­de que Pu­tin les pre­fie­ra a los ma­ni­fes­tan­tes que re­cla­man más de­mo­cra­cia. In­clu­so que les ado­re y les con­de­co­re, pa­ra com­pen­sar que Mer­kel no les de­jó lle­gar has­ta Ber­lín. Son hom­bres de una pie­za, co­mo él, ma­chos blan­cos y he­te­ro­se­xua­les ves­ti­dos de cue­ros ne­gros, con cadenas ador­na­das de ca­la­ve­ras

y bra­zos ta­tua­dos con águi­las, ta­rán­tu­las y ga­tos que se es­cu­rren en­tre alam­bres de púas que re­cuer­dan las ha­za­ñas mi­li­ta­res de Grozny y del Don­bass.

QUE PU­TIN

se reúna con sus Lo­bos de la No­che pue­de pa­re­cer una ex­cen­tri­ci­dad. Pe­ro si en el mis­mo te­le­dia­rio apa­re­ce Ma­teo

Sal­vi­ni ha­cién­do­se sel­fis en una pla­ya del La­zio, mien­tras unos des­am­pa­ra­dos pi­den que el Open Arms pue­da atra­car en un puer­to ita­liano, la no­ti­ca ya no es tan exó­ti­ca. So­bre to­do cuan­do uno des­cu­bre que Sal­vi­ni es ca­da vez más pro­pen­so a cor­tar y pe­gar fra­ses de Mus­so­li­ni pa­ra sus aren­gas. La úl­ti­ma: Tan­ti ne­mi­ci, tan­to ono­re, en cla­ve de hom­bra­da des­ti­na­da fi­gu­rar en una ga­le­ría de es­tu­pi­de­ces. Tam­po­co lo es tan­to, si la mis­ma te­le­vi­sión mues­tra imá­ge­nes de Trump y

Me­la­nia, en El Pa­so, son­rien­tes, con un be­bé en bra­zos cu­yos pa­dres mu­rie­ron en el úl­ti­mo de los ti­ro­teos. Al pre­si­den­te no le bas­ta con son­reír: le­van­ta el pul­gar, pa­ra con­fir­mar su éx­ta­sis. Ha­bla­mos de Es­ta­dos Uni­dos, Ru­sia e Ita­lia, tres paí­ses en los que asis­ti­mos a una mis­ma de­ri­va, po­pu­lis­ta, ma­chis­ta, men­te­ca­ta, he­cha de ges­tos y de­ci­sio­nes que obe­de­cen a un mis­mo pro­pó­si­to, el de mo­vi­li­zar, co­mo di­ría la re­cién des­apa­re­ci­da Toni

Mo­rri­son, «a un hom­bre blanco dis­pues­to a aban­do­nar su hu­ma­ni­dad con tal de no per­der su es­ta­tus»: un obre­ro de De­troit, un pa­ra­do de To­rino, o uno de es­tos lo­bos ru­sos que mal­di­cen a Gor­ba­chov ya El­tsin por la pér­di­da del im­pe­rio so­vié­ti­co. Aun­que sea a cos­ta de re­se­tear los pro­gra­mas de mi­si­les nu­clea­res y vol­ver a em­pe­zar.

Es­tos fue­gos de ar­ti­fi­cio del len­gua­je con­tri­bu­yen a la idea de que la hu­ma­ni­dad ca­mi­na por el pe­dre­gal. Que to­do es­tá ca­da día peor, has­ta el pun­to que unas jó­ve­nes nor­te­ame­ri­ca­nas han lan­za­do la idea de una huel­ga de ni­ños, por­que con­si­de­ran po­co éti­co traer al mun­do un hi­jo o una hi­ja, en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias. ¿Pa­ra qué si, con el des­hie­lo de Groen­lan­dia, el mar su­biría de sie­te me­tros?, se­gún va­ti­ci­na John Church, una de las per­so­nas que me­jor co­no­cen el im­pac­to del au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras so­bre el ni­vel del mar.

Pe­ro ¿es cier­to que to­do va a peor? No es es­ta la opi­nión de

Ste­ven Pin­ker, uno de los pen­sa­do­res más ori­gi­na­les del mo­men­to, que lu­cha con­tra la des­me­mo­ria. Pa­ra re­cor­dar, tras las úl­ti­mas ma­tan­zas en EE.UU, que ha­ce 30 años mo­rían el do­ble de nor­te­ame­ri­ca­nos por ar­mas de fue­go o pa­ra pre­ci­sar que la po­bre­za ex­tre­ma en el mun­do se ha re­du­ci­do, en es­tas mis­mos tres dé­ca­das, del 37% al 10%. Su idea es que, pe­se a to­do, las ideas de las Lu­ces se han abier­to ca­mino y han cam­bia­do el mun­do a me­jor.

Creo que no ha­ce fal­ta te­ner una fe cie­ga en el progreso pa­ra dar­le la ra­zón. Lo que ocu­rre es que el progreso y las trans­for­ma­cio­nes cul­tu­ra­les y tec­no­ló­gi­cas que le acom­pa­ñan pro­vo­can mie­dos atá­vi­cos en la so­cie­dad y po­nen en cues­tión los in­tere­ses es­ta­ble­ci­dos de mu­chas éli­tes. Ahí es­ta el pe­li­gro, por­que lo que tar­da años en pros­pe­rar –en­tre otras co­sas la de­mo­cra­cia– se pue­de ve­nir aba­jo a par­tir de un con­flic­to en Ca­che­mi­ra, un bre­xit sal­va­je, una gue­rra co­mer­cial con Chi­na o el ne­ga­cio­nis­mo cli­má­ti­co.

Pin­ker tie­ne ra­zón, pe­ro le fal­ta aña­dir que el progreso nun­ca ha si­do li­neal. Y que hoy abun­dan los apren­di­ces de bru­jo con po­der, dis­pues­tos a po­ner­lo en ries­go, en­to­nan­do cán­ti­cos ar­cai­cos, co­mo los au­lli­dos de los lo­bos de Se­bas­to­pol.

Lo que tar­da años en pros­pe­rar, los apren­di­ces de bru­jo lo pue­den echar aba­jo

LEO­NARD BEARD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.