Je­né

PRE­SI­DEN­TE DE BAR­CE­LO­NA OBER­TA Re­cu­pe­rar el es­pa­cio pú­bli­co FE­RRAN NADEU Ven­de­do­res am­bu­lan­tes en la Ram­bla de San­ta Mònica de Bar­ce­lo­na

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Opinión -

La vía pú­bli­ca es un es­pa­cio de to­dos. En los úl­ti­mos tres años he­mos vi­vi­do y su­fri­do la evo­lu­ción cre­cien­te del fe­nó­meno top man­ta en bue­na par­te del es­pa­cio pú­bli­co, no so­lo por ser una ac­ti­vi­dad ile­gal con­tro­la­da di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te por ma­fias, sino por­que du­ran­te es­te tiem­po, la ocu­pa­ción in­dis­cri­mi­na­da de ace­ras y ca­lles ha su­pues­to no po­der dis­po­ner y dis­fru­tar de un es­pa­cio que es de to­dos.

Des­de el sec­tor co­mer­cial tu­rís­ti­co de Bar­ce­lo­na, y co­mo miem­bros de la Pla­ta­for­ma de Afec­ta­dos por el Top Man­ta, que­re­mos agra­de­cer y fe­li­ci­tar la ac­tua­ción del go­bierno mu­ni­ci­pal pa­ra ha­cer cum­plir las or­de­nan­zas mu­ni­ci­pa­les con la ac­ti­va­ción de un dis­po­si­ti­vo po­li­cial que ha per­mi­ti­do res­ta­ble­cer el or­den en las prin­ci­pa­les zo­nas afec­ta­das de la ciu­dad. Pa­ra Bar­ce­lo­na Ober­ta, la pro­ble­má­ti­ca del top man­ta ha si­do un as­pec­to de tra­ba­jo de pri­mer or­den, por la afec­ta­ción di­rec­ta que im­pli­ca la ven­ta ile­gal am­bu­lan­te a los co­mer­cios lo­ca­les de nues­tros ejes co­mer­cia­les y por la fal­ta de re­gu­la­ción de la mer­can­cía que ofre­ce a las man­tas.

Du­ran­te es­te lar­go tiem­po he­mos si­do muy crí­ti­cos con el ayun­ta­mien­to por ser per­mi­si­li­dad

vos y no dar­nos nin­gu­na res­pues­ta, o nin­gu­na pro­pues­ta de so­lu­ción so­cial y le­gal. Aho­ra que por fin el go­bierno mu­ni­ci­pal ha si­do con­se­cuen­te ha­cien­do cum­plir las le­yes, no en­ten­de­mos y tam­po­co po­de­mos ad­mi­tir la pos­tu­ra par­ti­dis­ta de la oposición que en otros mo­men­tos nos ha­bía apo­ya­do.

Lle­gar has­ta aquí sa­be­mos que no ha si­do fá­cil. Ac­tual­men­te son mu­chos los agen­tes y cuer­pos de se­gu­ri­dad que es­tán tra­ba­jan­do ca­da día pa­ra res­ta­ble­cer el or­den, y que­da aún mu­cho ca­mino por re­co­rrer.

En la bue­na di­rec­ción

Con to­do, es­ta ac­tua­ción es el pri­mer grano de are­na en la bue­na di­rec­ción. A par­tir de aho­ra, to­dos no­so­tros, co­mo con­su­mi­do­res y ciu­da­da­nos de Bar­ce­lo­na, de­be­ría­mos to­mar la res­pon­sa­bi­de con­tri­buir a man­te­ner la or­de­na­ción en la vía pú­bli­ca. Es nues­tro de­ber to­mar con­cien­cia de la si­tua­ción y no con­tri­buir, con la com­pra de pro­duc­tos, a ha­cer cre­cer el po­der de las ma­fias que con­tro­lan la ven­ta ile­gal y a los man­te­ros, crean­do un eco­sis­te­ma so­cio­eco­nó­mi­co que, le­jos de ge­ne­rar in­gre­sos pa­ra la eco­no­mía de nues­tra ciu­dad, fa­ci­li­ta la en­tra­da de pro­duc­tos fal­si­fi­ca­dos y sin nin­gún ti­po de ins­pec­ción sa­ni­ta­ria, pro­mue­ve la com­pe­ten­cia des­leal y la ven­ta ile­gal con el con­si­guien­te cie­rre de ne­go­cios lo­ca­les, ge­ne­ra su­cie­dad e in­va­de la vía pú­bli­ca. En pa­ra­le­lo, hay que tra­ba­jar en el di­se­ño de po­lí­ti­cas so­cia­les mi­gra­to­rias que ga­ran­ti­cen la con­vi­ven­cia y apues­ten por la so­cie­dad del bie­nes­tar.

To­dos no­so­tros, ve­ci­nos, vi­si­tan­tes, co­mer­cian­tes y tu­ris­tas, te­ne­mos que po­der vi­vir y con­vi­vir dig­na­men­te, y eso pa­sa por acep­tar y res­pe­tar las reglas del jue­go. Des­de los sec­to­res del co­mer­cio, la hos­te­le­ría y la res­tau­ra­ción es­ta­re­mos jun­to al nue­vo go­bierno y se­gui­re­mos ofre­cien­do nues­tra co­la­bo­ra­ción pa­ra to­das las pro­pues­tas que pue­dan ayu­dar al co­mer­cio y a la ciu­da­da­nía de Bar­ce­lo­na, siem­pre den­tro del mar­co le­gal es­ta­ble­ci­do. Re­cu­pe­re­mos, en­tre to­dos, la vía pú­bli­ca.

No po­de­mos ad­mi­tir la pos­tu­ra par­ti­dis­ta de la oposición an­te las me­di­das to­ma­das

To­dos te­ne­mos que po­der vi­vir y con­vi­vir dig­na­men­te res­pe­tan­do las reglas del jue­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.