La vio­len­cia se tras­la­da al ae­ro­puer­to de Hong Kong

La po­li­cía in­ten­ta sin éxi­to des­alo­jar a los ac­ti­vis­tas que ocu­pan la ter­mi­nal Trump afir­ma que Chi­na mue­ve tro­pas ha­cia la fron­te­ra con la ex­co­lo­nia bri­tá­ni­ca

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Internacio­nal - ADRIÁN FONCILLAS

No abun­dan los pre­ce­den­tes de cen­te­na­res de ma­ni­fes­tan­tes inu­ti­li­zan­do un ae­ro­puer­to sin nin­gu­na oposición. Lo con­si­guie­ron ayer a me­dio­día los ac­ti­vis­tas de Hong Kong, que pa­ra­dó­ji­ca­men­te des­cri­ben la ex­co­lo­nia co­mo un Es­ta­do po­li­cial y de li­ber­ta­des men­guan­tes. La jor­na­da sub­ra­yó la pa­ra­do­ja: el Go­bierno lo­cal pi­dien­do me­su­ra y los jó­ve­nes per­se­ve­ran­do en su desafío.

A tra­vés de sus ha­bi­tua­les tuits, el pre­si­den­te de EEUU, Do­nald Trump, di­jo te­ner in­for­ma­ción de que Chi­na es­tá en­vian­do tro­pas a la fron­te­ra con Hong Kong, al tiem­po que pi­dió «cal­ma» a las par­tes en con­flic­to.

Dos días de caos, cien­tos de vue­los can­ce­la­dos y mi­les de pa­sa­je­ros aban­do­na­dos a su suer­te fue­ron ne­ce­sa­rios pa­ra que la po­li­cía se de­ja­ra ver fi­nal­men­te ayer al ano­che­cer. Su en­tra­da desató la pre­vi­si­ble ba­ta­lla campal y a úl­ti­ma ho­ra, los ac­ti­vis­tas se­guían en las ins­ta­la­cio­nes.

El ae­ro­puer­to ha­bía dis­fru­ta­do de una cal­ma efí­me­ra por la ma­ña­na. Al­gu­nos de los vue­los can­ce­la­dos el día an­te­rior des­pe­ga­ron, pe­ro la si­tua­ción es­ta­ba le­jos de re­gu­la­ri­zar­se cuan­do los ac­ti­vis­tas em­pe­za­ron a des­pa­rra­mar­se por las ter­mi­na­les sin que el per­so­nal de se­gu­ri­dad pu­die­ra im­pe­dir­lo. Los jó­ve­nes im­pi­die­ron que los via­je­ros al­can­za­ran la zo­na de fac­tu­ra­ción y el caos a me­dia tar­de ya era su­fi­cien­te co­mo pa­ra que se can­ce­la­ran to­dos los vue­los.

NU­DO ASIÁ­TI­CO Las gra­ba­cio­nes mues­tran nu­me­ro­sas es­ce­nas de ten­sión con los ira­cun­dos pa­sa­je­ros exi­gien­do su de­re­cho a via­jar an­te la to­zu­da ne­ga­ti­va de los jó­ve­nes. Las con­fron­ta­cio­nes con los tu­ris­tas chi­nos del con­ti­nen­te fue­ron es­pe­cial­men­te vi­ru­len­tas. Los ac­ti­vis­tas ma­nia­ta­ron y man­tu­vie­ron de­te­ni­do du­ran­te ho­ras a un pre­sun­to es­pía chino, sin de­jar que los mé­di­cos le aten­die­ran a pe­sar de un par de des­ma­yos. Hu­bo llo­ros, his­te­ria, pe­leas e im­pu­ni­dad a cho­rros sin que se vie­ra un so­lo agen­te du­ran­te ho­ras.

El ae­ro­puer­to, que ejer­ce de nu­do asiá­ti­co, re­ci­be a más de 200.000 pa­sa­je­ros dia­rios. Su blo­queo tor­pe­dea la esen­cia de un te­rri­to­rio que de­pen­de del tu­ris­mo y de su repu­tación co­mo efi­cien­te ca­pi­tal fi­nan­cie­ra.

EM­PREN­DER EL DIÁ­LO­GO La je­fa eje­cu­ti­va, Ca­rrie Lam, com­pa­re­ció una vez más pi­dien­do cal­ma y el fin de la vio­len­cia pa­ra abor­dar un diá­lo­go que fa­ci­li­te la so­lu­ción. Su fi­gu­ra es ya irre­le­van­te. Los ac­ti­vis­tas le nie­gan re­pre­sen­ta­ti­vi­dad y le exi­gen una di­mi­sión que Pe­kín ya le ha re­cha­za­do. «La vio­len­cia em­pu­ja a Hong Kong a una vía de no re­torno y lan­za a la so­cie­dad a una preo­cu­pan­te y pe­li­gro­sa si­tua­ción», aler­tó ayer Lam con ojos vi­drio­sos.

Cual­quier go­bierno per­de­ría la pa­cien­cia an­te un desafío de es­ta en­ver­ga­du­ra, y el chino no es una ex­cep­ción. Pe­kín ha re­pe­ti­do que con­fía en el Eje­cu­ti­vo in­su­lar pa­ra res­ta­ble­cer el or­den, pe­ro tras diez se­ma­nas de cri­sis no ca­ben du­das de su in­ca­pa­ci­dad. No exis­te nin­gún in­di­cio que per­mi­ta el op­ti­mis­mo en Hong Kong.

AFP / MANAN VATSYAYANA

Un po­li­cía es de­rri­ba­do tras cho­car con un ca­rri­to de equi­pa­je lan­za­do por una ma­ni­fes­tan­te, ayer en el ae­ro­puer­to de Hong Kong.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.