EL DRA­MA DE LA IN­MI­GRA­CIÓN Open Arms ta­cha de «in­fa­me el si­len­cio de Eu­ro­pa»

Òs­car Camps.

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Internacio­nal -

La cri­sis del Open Arms, con los 151 in­mi­gran­tes y re­fu­gia­dos que lle­va a bor­do tras ser res­ca­ta­dos en al­ta mar, ha en­tra­do en un bu­cle de de­cla­ra­cio­nes que no ha­cen más que en­re­dar to­da­vía más la si­tua­ción y no ofre­cer so­lu­cio­nes. El Go­bierno de Ma­drid si­gue ti­ran­do ba­lo­nes fue­ra, res­pon­sa­bi­li­zan­do de to­do a Ita­lia, que con­ti­núa –igual que Mal­ta– con su po­lí­ti­ca de puer­tos ce­rra­dos, mien­tras que la Co­mi­sión Eu­ro­pea di­ce es­tar es­pe­ran­do que al­gún país miem­bro se dig­ne a aco­ger a los res­ca­ta­dos.

La oe­ne­gé es­pa­ño­la arre­me­tió con­tra los paí­ses de Eu­ro­pa por no per­mi­tir el des­em­bar­co. «Es in­fa­me el si­len­cio de Eu­ro­pa. La fal­ta de hu­ma­ni­dad y em­pa­tía los ha­ce más cul­pa­bles», se­ña­ló. La ONU pi­dió tam­bién a los paí­ses eu­ro­peos una so­lu­ción.

La tri­pu­la­ción del bar­co so­li­ci­tó a Ita­lia y Mal­ta po­der eva­cuar a un be­bé y su fa­mi­lia, pe­ti­ción a la que el país trans­al­pino ac­ce­dió fi­nal­men­te ano­che. En­tre la na­ve es­pa­ño­la y el Ocean Vi­king, que com­par­ten Mé­di­cos Sin Fron­te­ras y SOS Me­di­te­rra­née, eran ayer 507 las per­so­nas res­ca­ta­das que es­pe­ran un puer­to se­gu­ro pa­ra des­em­bar­car.

El mi­nis­tro de Fo­men­to en fun­cio­nes, Jo­sé Luis Ába­los, ad­vir­tió ayer de que el ca­pi­tán del bar­co hu­ma­ni­ta­rio «no tie­ne ca­pa­ci­dad ju­rí­di­ca» pa­ra pe­dir asi­lo pa­ra los 31 me­no­res res­ca­ta­dos, co­mo so­li­ci­tó el pa­sa­do lu­nes. «En­tien­do que pa­ra se­guir man­te­nien­do la cues­tión vi­va pue­de ser un ar­gu­men­to, pe­ro no tie­ne esa ca­pa­ci­dad ju­rí­di­ca», di­jo Ába­los en Tele 5. «No tra­ta­mos de man­te­ner vi­va la cues­tión. Tra­ta­mos de man­te­ner vi­vas a las 507 per­so­nas que hoy es­tán su­frien­do un se­cues­tro en me­dio del mar», le

res­pon­dió el fun­da­dor de la oe­ne­gé, Òs­car Camps.

Ába­los acla­ró que el Open Arms no ha pe­di­do di­ri­gir­se a un puer­to es­pa­ñol y opi­nó que las úl­ti­mas ac­cio­nes del bu­que «son pa­ra pre­sio­nar al Go­bierno de Ita­lia pa­ra que cum­pla esa la­bor hu­ma­ni­ta­ria». «A no­so­tros no nos ha pe­di­do nin­gún puer­to pa­ra des­em­bar­car, no nos ha­bía com­pro­me­ti­do al Go­bierno es­pa­ñol has­ta aho­ra», in­sis­tió Ába­los, quien re­cor­dó que el bar­co «tie­ne ban­de­ra es­pa­ño­la» y que ha prac­ti­ca­do res­ca­tes aun­que «no te­nía des­pa­cho pa­ra ello». Ayer, Cá­diz y Maó ofre­cie­ron sus puer­tos pa­ra aco­ger la na­ve.

El mi­nis­tro Ába­los afir­mó que Es­pa­ña es «un país que es­tá com­pro­me­ti­do» con los va­lo­res de la so­li­da­ri­dad, co­mo po­nen de ma­ni­fies­to los 806 res­ca­tes de per­so­nas que se han rea­li­za­do en agos­to y los más de 50.000 del pa­sa­do año».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.