Una pre­si­den­ta mar­ca­da por las sos­pe­chas

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Política - Ro­sa Paz

La in­ves­ti­du­ra de la po­pu­lar Isa­bel Díaz Ayu­so co­mo pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid lle­ga mar­ca­da por va­rias sos­pe­chas: ha­ber uti­li­za­do sus car­gos pa­ra re­ci­bir un tra­to de fa­vor de Aval­ma­drid, una so­cie­dad se­mi­pú­bli­ca que con­ce­dió un aval de 400.000 eu­ros a una em­pre­sa de su pa­dre; ha­ber acep­ta­do la do­na­ción de un pi­so y unas ofi­ci­nas pa­ra evi­tar el em­bar­go pa­terno por el im

pa­go de ese aval, y tam­bién por­que los em­pre­sa­rios de la tra­ma Pú­ni­ca la se­ña­lan co­mo «la in­ter­lo­cu­to­ra» del PP de Ma­drid.

No pa­re­ce un buen co­mien­zo pa­ra un go­bierno de coa­li­ción del PP con Ciu­da­da­nos, el par­ti­do que ha­ce cua­tro años dio el sal­to a la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la on­dean­do la ban­de­ra de la lim­pie­za y la re­ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca. De he­cho, la se­sión de in­ves­ti­du­ra es­tá yen­do acom­pa­ña­da de de­cla­ra­cio­nes de los por­ta­vo­ces

No va a ser có­mo­do pa­ra Ca­sa­do, que ha tra­ta­do de des­vin­cu­lar­se de los ca­sos de co­rrup­ción

ma­dri­le­ños y es­ta­ta­les del par­ti­do de Al­bert Ri­ve­ra en las que afir­man que de ser impu­tada,

Díaz Ayu­so ten­drá que di­mi­tir. ¡Qué buen ro­llo pa­ra em­pe­zar una an­da­du­ra jun­tos!

Lo que le es­tá ocu­rrien­do a Cs con la que hoy se­rá ele­gi­da pre­si­den­ta de Ma­drid no es ni más ni me­nos que la con­se­cuen­cia de ha­ber op­ta­do por pac­tar con un par­ti­do que en sus 24 años de go­bierno en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid ha re­gis­tra­do al­gu­nos de los ca­sos de co­rrup­ción más gra­ves que se co­no­cen: la Gür­tel, la Pú­ni­ca y el ca­so Le­zo. Esas tra­mas cau­sa­ron la impu­tación del ex­pre­si­den­te de la Co­mu­ni­dad Ig­na­cio Gon­zá­lez y del ex­con­se­je­ro de In­te­rior Fran­cis­co Gra­na­dos, en­tre otros, y ha lle­va­do a la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción a pe­dir la impu­tación de las dos ex­pre­si­den­tas, Es­pe­ran­za Agui­rre y

Cris­ti­na Ci­fuen­tes, am­bas ma­dri­nas po­lí­ti­cas de Díaz Ayu­so de las que aho­ra re­nie­ga.

En Ma­drid, co­mo ha ocu­rri­do tam­bién en Mur­cia o Cas­ti­lla y León, Cs te­nía otras op­cio­nes. Po­dría ha­ber­se alia­do, por ejem­plo, con el par­ti­do más vo­ta­do en las elec­cio­nes del 26 de ma­yo, el PSOE en los tres ca­sos, y se ha­bría aho­rra­do si­tua­cio­nes que po­nen en du­da su vo­lun­tad re­ge­ne­ra­do­ra y, de pa­so, la ver­güen­za de te­ner que pac­tar con Vox, aun­que lo ha­ga a es­con­di­das. Pe­ro el por­ta­voz ma­dri­le­ño de Cs,

Ig­na­cio Agua­do, asu­mió des­de el pri­mer mo­men­to la es­tra­te­gia de Ri­ve­ra y de­ci­dió ve­tar al can­di­da­to so­cia­lis­ta, Án­gel Ga­bi­lon­do, al que ha lle­ga­do a til­dar de ra­di­cal pe­li­gro­so, cuan­do es una per­so­na de es­ta­tu­ra po­lí­ti­ca y hu­ma­na y de ten­den­cia más bien mo­de­ra­da, in­clu­so ti­bia pa­ra los gus­tos de la mi­li­tan­cia so­cia­lis­ta.

Pe­ro aho­ra las cartas es­tán echa­das y lo pri­me­ro que va a te­ner que ha­cer Cs es de­ci­dir si apo­ya la pe­ti­ción del PSOE de crear una co­mi­sión de in­ves­ti­ga­ción so­bre la pre­si­den­ta y des­pués afron­tar una le­gis­la­tu­ra que, vis­to co­mo arran­ca, se pre­vé bron­ca. Tam­po­co va a ser una si­tua­ción có­mo­da pa­ra Pa­blo

Ca­sa­do, que ha tra­ta­do des­de el pri­mer mo­men­to de des­vin­cu­lar­se de los ca­sos de co­rrup­ción co­mo al­go del pa­sa­do, ajeno a él, y al que las va­ca­cio­nes le han ser­vi­do de ex­cu­sa pa­ra no es­tar pre­sen­te en el pleno de in­ves­ti­du­ra de Díaz Ayu­so. Y eso que ella es una de las per­so­nas que el 26-M le per­mi­tie­ron sal­var su li­de­raz­go en el PP.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.