A la Cham­pions con el 3%

Jor­di Soler, em­pre­sa­rio acusado de fi­nan­ciar a CDC, pa­gó al Sín­dic de Greu­ges y a car­gos del par­ti­do un via­je a Ber­lín pa­ra ver la fi­nal Ba­rça-Ju­ven­tus del 2015

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Política - LUIS RENDUELES VANESA LO­ZANO

La ima­gen mues­tra a 16 per­so­nas a pie de un avión, ade­más del pi­lo­to. Dos lle­van ca­mi­se­tas azul­gra­nas. Van a la fi­nal de la Cham­pions en­tre el Ba­rça y la Ju­ven­tus, el 6 de ju­nio del 2015. En la foto, que cons­ta en el su­ma­rio del ca­so 3% y des­ve­la EL PE­RIÓ­DI­CO, apa­re­cen Ra­fael Ri­bó, Sín­dic de Greu­ges, el ex­dipu­tado con­ver­gen­te Ramon Camp y su es­po­sa, Fran­ces­ca Guar­dio­la, en­ton­ces sub­di­rec­to­ra de Re­la­cions Ex­te­riors del Go­vern de Ar­tur Mas, ac­tual de­le­ga­da del Go­vern en los paí­ses nór­di­cos y her­ma­na de Pep Guar­dio­la.

Tam­bién es­tán Jo­sep An­to­ni Rosell, que era di­rec­tor ge­ne­ral de In­fra­es­truc­tu­res.cat, y el em­pre­sa­rio Jor­di Soler, quien ha­bría pa­ga­do el vue­lo, se­gún la Guar­dia Ci­vil. Am­bos es­tán in­ves­ti­ga­dos por la Au­dien­cia Na­cio­nal por la pre­sun­ta fi­nan­cia­ción ile­gal de CDC. La fo­to­gra­fía fue en­via­da a Soler por «uno de los po­si­bles asis­ten­tes», se­gún el ins­ti­tu­to ar­ma­do.

El in­for­me de la Guar­dia Ci­vil en­tre­ga­do al juez el pa­sa­do 1 de agos­to re­ve­la que el via­je en el vue­lo AOJ96 de Air Char­ter Ser­vi­ce Spain «tu­vo un cos­te to­tal

de 39.900 eu­ros, frac­cio­na­do en tres tra­mos de 13.300 eu­ros fac­tu­ra­dos a nom­bre de tres em­pre­sas di­fe­ren­tes: Elec­tro­me­cá­ni­ca Soler, Grup Soler Cons­truc­to­ra y Soler Glo­bal Ser­vi­ce», to­das del em­pre­sa­rio in­ves­ti­ga­do.

Se­gún la do­cu­men­ta­ción re­mi­ti­da al juez, el avión con­tra­ta­do por Soler fue un Das­sault Fal­con 900EX, con 14 asien­tos pa­ra pa­sa­je­ros, que dis­fru­ta­ron de un

«ca­te­ri­ng vip stan­dard». Sa­lió del ae­ro­puer­to de El Prat el 6 de ju­nio a las 12.00 ho­ras y ate­rri­zó en Ber­lín a las 14.10 ho­ras. To­dos re­gre­sa­ron a Bar­ce­lo­na des­pués del par­ti­do, que ter­mi­nó con el triun­fo del Ba­rça por 3-1.

El nue­vo in­for­me de la Guar­dia Ci­vil ra­ti­fi­ca los in­di­cios que ya es­ta­ba in­ves­ti­gan­do el juez. En otro do­cu­men­to an­te­rior, del pa­sa­do mar­zo, que avan­zó El País, los in­ves­ti­ga­do­res apun­ta­ban la exis­ten­cia de «nue­vas mo­da­li­da­des en la asun­ción de pa­gos en con­tra­pres­ta­ción por la ope­ra­ti­va in­ves­ti­ga­da». Se­gún la

Guar­dia Ci­vil, se «rea­li­za­ban [in­vi­ta­cio­nes] a per­so­nas del en­torno del par­ti­do po­lí­ti­co in­ves­ti­ga­do y de las ad­mi­nis­tra­cio­nes ad­ju­di­ca­to­ras pa­ra asis­tir a pre­sen­ciar di­ver­sos even­tos de ocio, co­mo es el ca­so de in­vi­ta­cio­nes pa­ra el des­pla­za­mien­to, alo­ja­mien­to y asis­ten­cia a par­ti­dos de fút­bol u obras tea­tra­les».

«Gran des­em­bol­so»

El ca­so del via­je a la fi­nal de la Cham­pions del 2015 fue, se­gún los in­ves­ti­ga­do­res, un re­ga­lo de

«es­pe­cial re­le­van­cia» por el «gran des­em­bol­so eco­nó­mi­co» que su­pu­so pa­ra Soler, que pre­ten­día ob­te­ner «un tra­to fa­vo­ra­ble» de las au­to­ri­da­des pa­ra con­se­guir la ad­ju­di­ca­ción de obras pú­bli­cas en Ca­ta­lun­ya.

La Guar­dia Ci­vil re­cu­pe­ró va­rios men­sa­jes en­tre los via­je­ros. En uno de ellos, el 3 de ju­nio del 2015, el ex­dipu­tado Camp es­cri­bió al em­pre­sa­rio: «El Ra­fael... me pre­gun­ta si hay pla­za pa­ra su

hi­ja Al­ba». Soler res­pon­de: «Oki». Se re­fie­ren al Sín­dic de Greu­ges, Ra­fael Ri­bó, y a su hi­ja.

A las 15.09 ho­ras del 6 de ju­nio, el em­pre­sa­rio ad­vier­te des­de Ber­lín a su se­cre­ta­ria de un

pro­ble­ma en su tras­la­do ha­cia el es­ta­dio. «Ha­bla con la del avión. Las fur­gos que nos han ve­ni­do a bus­car son en to­tal 12 pax y so­mos 14. De mo­men­to va­mos, pe­ro muy es­tre­chos».

Un men­sa­je más que cons­ta en el su­ma­rio re­ve­la el ca­rác­ter re­ser­va­do del vue­lo. El em­pre­sa­rio Soler es­cri­be a las 17.30 ho­ras del 6 de ju­nio, ho­ras an­tes del par­ti­do, a un fa­mi­liar. «Aho­ra es­toy en Ber­lín. No le di­gas a na­die. Ya te ex­pli­ca­ré. Via­je co­mer­cial». Tras el re­gre­so a Ca­ta­lun­ya, Ramon Camp es­cri­be al em­pre­sa­rio. «Mu­chas gra­cias, Jor­di, por ha­cer­nos po­si­ble vi­vir un día tan úni­co co­mo el de ayer». Los in­for­mes re­co­gen tam­bién el ca­so de un par­ti­do de cuar­tos de fi­nal de la Co­pa del Rey, ce­le­bra­do en enero del 2012 en­tre el Real Ma­drid y el Ba­rça en el San­tia­go Ber­na­béu. El em­pre­sa­rio in­ves­ti­ga­do ofre­ció en­ton­ces en­tra­das a Al­bert Ba­tet, a la sazón al­cal­de de Valls (Ta­rra­go­na) y ac­tual­men­te por­ta­voz de Junts per Ca­ta­lun­ya en el Par­la­ment. Soler le pro­pu­so in­vi­tar­le al par­ti­do. Es­te res­pon­dió: «Os­tias, es­toy con Qui­co Homs, ha­cien­do po­nen­cia con­gre­so CDC, dp te lla­mo!!!».

Soler con­fe­só an­te el juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Jo­sé De la Ma­ta que ha­bía rea­li­za­do pa­gos a fun­da­cio­nes pró­xi­mas a Con­ver­gèn­cia. Pa­ra con­se­guir obras en lo que lla­mó la «Ca­ta­lun­ya in­te­rior», di­jo, ha­bía que es­tar «en

una lis­ta». No lo con­tó a na­die

con es­te ar­gu­men­to: «Mi abue­lo de­cía que en la gue­rra ci­vil cuan­do ma­ta­bas a un po­llo ha­bía que es­con­der las plu­mas pa­ra que el ve­cino no su­pie­ra que ha­bías ma­ta­do a un po­llo». La Au­dien­cia Na­cio­nal in­ves­ti­ga ocho obras con­ce­di­das al em­pre­sa­rio Soler, que do­nó 664.604 eu­ros a fun­da­cio­nes pró­xi­mas a Con­ver­gèn­cia en­tre el 2008 y el 2015.

Obras bajo sospecha

Se tra­ta de un am­bu­la­to­rio en Ma­ta­ró, el man­te­ni­mien­to de los edi­fi­cios es­co­la­res de Bar­ce­lo­na, las obras del ins­ti­tu­to Lluís Pe­gue­ra en Man­re­sa, la cons­truc­ción de un cen­tro cí­vi­co en Sant Frui­tós de Ba­ges, el man­te­ni­mien­to de la se­de del Ins­ti­tut de Se­gu­re­tat Pú­bli­ca de Ca­ta­lun­ya (Mo­llet del Va­llès), la reha­bi­li­ta­ción del pa­be­llón de Nos­tra Sen­yo­ra de la Mercè en el re­cin­to mo­der­nis­ta del hos­pi­tal de la San­ta Creu y Sant Pau (Bar­ce­lo­na), la ur­ba­ni­za­ción en torno a blo­ques del In­ca­sòl en Sa­ba­dell, y el su­mi­nis­tro del alum­bra­do pú­bli­co en To­na. Las cua­tro úl­ti­mas obras su­pu­sie­ron un to­tal de 6,5 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra las em­pre­sas del Gru­po Soler.

El via­je «co­mer­cial» le cos­tó al em­pre­sa­rio 39.900 eu­ros, se­gún la Guar­dia Ci­vil

El ex­dipu­tado Ramon Camp le es­cri­bió: «Gra­cias por ha­cer­nos vi­vir un día tan úni­co»

EL PE­RIÓ­DI­CO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.