«Mi hi­jo se mar­chó de Tán­ger y aho­ra vi­ve en las ca­lles de BCN»

Una mu­jer des­cu­bre que tras cum­plir 18 años Hou­sam se ha con­ver­ti­do en un sin­te­cho De­ce­nas de pe­que­ños sub­sis­ten en la fron­te­ra pi­dien­do li­mos­na y dur­mien­do en por­ta­les

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Sociedad - ELISENDA Co­lell FE­RRAN Nadeu

«En­se­gui­da de­jó de ir a la es­cue­la y so­lo pen­sa­ba en via­jar a Eu­ro­pa». Así era la vi­da de Hou­sam an­tes de lle­gar a Es­pa­ña, se­gún su ma­dre. «Siem­pre nos pe­día di­ne­ro pa­ra mar­char­se en pa­te­ra, pe­ro no­so­tros no te­ne­mos na­da». Ha­ce dos ve­ra­nos, cuan­do su hi­jo te­nía 17 años, se en­gan­chó a los ba­jos de un ca­mión en el puer­to de Tán­ger. Lo­gró lle­gar has­ta Gra­na­da, pe­ro no con­tac­tó con su ma­dre has­ta que pi­só su El Do­ra­do: Bar­ce­lo­na. Aho­ra vi­ve en las ca­lles del Ra­val. Co­mo tam­bién ha­cen de­ce­nas de ni­ños en Tán­ger.

«Es­tu­ve 20 días pen­san­do que ha­bía muer­to», pro­si­gue Ha­mi­ya. Na­die sa­bía na­da del mu­cha­cho. Lue­go des­cu­brió que ya lo ha­bía in­ten­ta­do va­rias ve­ces. Re­co­no­ce que lo pa­só mal. «Pe­ro, en cuan­to lo con­si­guió... al­ham­du­li­llah! (gra­cias a Dios)». Mi­ra al cie­lo. Y llo­ra. Hou­sam no es su úni­co hi­jo: tie­ne dos ni­ñas más pe­que­ñas y un chi­co ma­yor, de 20 años, que es­tu­dia De­re­cho en la uni­ver­si­dad. «Siem­pre he­mos dor­mi­do jun­tos, no de­jo de pen­sar en él ni un so­lo día, en có­mo se­rá su vi­da», afir­ma es­te jo­ven. Re­ve­la que tam­bién emi­gra­rá, pe­ro lo ha­rá de for­ma dis­tin­ta. Con vi­sa­do, al ter­mi­nar la uni­ver­si­dad. «Hou­sam se ob­se­sio­nó con los ca­mio­nes, no que­ría ha­cer na­da más que cru­zar el Es­tre­cho».

FO­TOS DI­FE­REN­TES / Ha­mi­ya di­ce que in­ten­tó di­sua­dir a su hi­jo, pe­ro sa­bía que no ha­bía na­da que ha­cer. «Nun­ca pu­de lu­char con­tra su sue­ño». ¿Có­mo cree que es­tá aho­ra Hou­sam? «De­jó el cen­tro de Llei­da cuan­do cum­plió los 18 años, tie­ne pa­pe­les y aho­ra vi­ve en un pi­so pa­ra ma­yo­res». Pues no. Al cum­plir la ma­yo­ría de edad, lo ex­pul­sa­ron del cen­tro de me­no­res don­de vi­vía. Aho­ra duer­me en las ca­lles de Bar­ce­lo­na. Ve una foto he­cha el día an­te­rior. No es el ti­po de imá­ge­nes que les man­da su hi­jo y a

las que ella es­tá acos­tum­bra­da.

¿No pre­fe­ri­ría que vol­vie­ra a ca­sa? Ha­mi­ya se que­da pa­ra­li­za­da. Su mi­ra­da se pier­de du­ran­te unos se­gun­dos. «Pre­fie­ro que es­té en las ca­lles de Bar­ce­lo­na an­tes que aquí, en Tán­ger». Pa­re­ce una bar­ba­ri­dad, pe­ro en­se­gui­da lo ar­gu­men­ta. «Si vuel­ve, si lo de­por­tan, se­rá peor, no quie­ro ver có­mo echa a per­der su vi­da». Ima­gi­na a un jo­ven en­gan­cha­do a la co­la, ro­ban­do y de­ses­pe­ra­do por ha­ber fra­ca­sa­do. Es inevi­ta­ble pen­sar en el fra­ca­so co­lec­ti­vo. Es­ta mu­jer lle­va dos años ha­blan­do de su hi­jo y fian­do su ju­bi­la­ción a él, pues­to que nin­guno de los pa­dres ha co­ti­za­do ja­más. Que vol­vie­ra se­ría un fra­ca­so pa­ra to­dos. Pa­ra su fa­mi­lia y tam­bién pa­ra el ba­rrio.

El jo­ven, con el que con­tac­ta­mos días an­tes en el Ra­val, tie­ne gra­ves pro­ble­mas pa­ra co­nec­tar el mó­vil que co­ge en­tre sus ma­nos. En­tre son­ri­sas cóm­pli­ces, di­ce que se lo ha «en­con­tra­do». Co­mo es­tá to­do en ale­mán, le es im­po­si­ble des­ci­frar­lo. Ha­bla con or­gu­llo de su her­mano, «el lis­to de la fa­mi­lia», y se le em­pa­ñan los ojos cuan­do se acuer­da de su ma­dre. «Di­le que es­toy bien, que voy a clase y que ten­go un pi­so. En­sé­ña­le es­tas fo­tos con la ro­pa bue­na y di­le que pron­to le man­da­ré di­ne­ro».

ÚNI­CA VÍA / La mu­jer con­fía en que Hou­sam en­con­tra­rá un buen tra­ba­jo en Es­pa­ña y le man­da­rá di­ne­ro pa­ra po­der pros­pe­rar. «So­mos muy po­bres», in­sis­te. Su ma­ri­do, di­ce, tra­ba­ja, pe­ro su­fren pa­ra man­te­ner a las dos ni­ñas pe­que­ñas que tie­ne el ma­tri­mo­nio. En el fon­do, Hou­sam es su úni­ca vía pa­ra sa­lir de la po­bre­za. «No lo obli­ga­mos, pe­ro es­pe­ro que al­gún día nos en­víe al­go». Es­tá con­ven­ci­da de que su hi­jo no ro­ba ni ha­ce na­da ma­lo.

Hou­sam emi­gró des­de el puer­to de Tán­ger Vi­lle, que par­te en dos el pa­seo ma­rí­ti­mo de es­ta ciu­dad. Ha­ce ape­nas un año era ha­bi­tual ver a ni­ños dur­mien­do en la pla­ya es­pe­ran­do el mo­men­to jus­to pa­ra es­con­der­se en los ba­jos de un ca­mión con des­tino a Es­pa­ña. Aho­ra, la po­li­cía blin­da el puer­to de día y de no­che. Hay agen­tes con pis­to­la y tam­bién con­cer­ti­nas, y co­lar­se den­tro es, prác­ti­ca­men­te, una mi­sión sui­ci­da. Den­tro so­lo que­dan em­bar­ca­cio­nes pes­que­ras.

En pri­me­ra lí­nea de pla­ya ape­nas se ven ni­ños des­va­li­dos. Hay fa­mi­lias ha­cien­do píc­nics, jó­ve­nes ju­gan­do a voleibol, dis­co­te­cas que se lle­nan de ma­dru­ga­da. Pe­ro exis­ten. So­lo bas­ta con aden­trar­se en la ciu­dad. Ni­ños dur­mien­do en par­ques, en por­ta­les. Ni­ños mal ves­ti­dos, que hue­len mal y que pi­den li­mos­na. En la me­di­na, el cen­tro his­tó­ri­co, la es­tam­pa se re­pi­te. Un gru­po de cin­co re­na­cua­jos me­ro­dean por la zo­na. Vis­ten ca­mi­se­tas cor­ti­tas, tie­nen me­le­nas des­pei­na­das y sus chan­clas es­tán lle­nas de ba­rro. Al­gu­nos lle­van la ro­pa su­cia, otros tie­nen in­clu­so agu­je­ros en ella.

LU­GAR DE REUNIÓN / Apa­re­cen, de re­pen­te, en un lu­gar muy con­cu­rri­do por jó­ve­nes y ado­les­cen­tes. Son las an­ti­guas tum­bas fe­ni­cias. Un si­tio an­ces­tral que se ha con­ver­ti­do en un es­pa­cio de reunión. Es co­mo un bal­cón al mar. Fá­cil­men­te se ve la cos­ta an­da­lu­za. Mu­chos jó­ve­nes se ha­cen fo­tos y se las man­dan a otros ami­gos. Ríen. Fu­man. Al­gu­nos sue­ñan con el día en que al­can­za­rán la otra ori­lla.

Los me­no­res se acer­can a los ven­de­do­res am­bu­lan­tes y les pi­den co­mi­da. «Son ni­ños de la ca­lle, mu­chos no tie­nen fa­mi­lia que se ha­ga car­go de ellos», acla­ra uno de los ven­de­do­res, que les da al­gu­na que otra pa­ta­ta fri­ta de su pues­to. Per­si­guen a los tu­ris­tas, pe­ro no ha­blan na­da más que ára­be. So­lo po­nen la ma­ni­ta. Idio­ma uni­ver­sal.

«No lo obli­ga­mos,

pe­ro es­pe­ro que nos en­víe al­go de di­ne­ro al­gún día.

So­mos po­bres», sub­ra­ya Ha­mi­ya

Po­li­cías ar­ma­dos y con­cer­ti­nas im­pi­den que los ni­ños se cue­len en el puer­to de la ciu­dad ma­rro­quí

FE­RRAN NADEU

Ha­mi­ya, la ma­dre de Hou­sam, jun­to a su pri­mo­gé­ni­to y sus dos hi­jas me­no­res.

Jó­ve­nes ob­ser­va­do el Es­tre­cho en la me­di­na.

FE­RRAN NADEU

Un mu­cha­cho duer­me en la pla­ya de Tán­ger, con la ciu­dad al fon­do.

FE­RRAN NADEU

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.