«Es­pa­ña de­be de­vol­ver a los ni­ños»

de­fien­de la de­por­ta­ción de los me­no­res in­mi­gran­tes pa­ra ga­ran­ti­zar sus «raí­ces»

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Sociedad - E. C. TÁN­GER EN­VIA­DA ES­PE­CIAL

En Tán­ger hay va­rias en­ti­da­des que tra­ba­jan pa­ra que los ni­ños de la ca­lle ten­gan un ho­gar y se la­bren un fu­tu­ro en Ma­rrue­cos. Una de ellas es la Aso­cia­ción Dar­na, de las pri­me­ras en im­pul­sar pro­yec­tos. «Las fo­tos de los ni­ños en Es­pa­ña des­tru­yen cons­tan­te­men­te

nues­tras po­si­bi­li­da­des de

tra­ba­jo», ase­gu­ra la pre­si­den­ta de la oe­ne­gé, Mou­ni­ra Bou­zid El Ala­mi, que pi­de a los paí­ses eu­ro­peos que cam­bien su le­gis­la­ción pa­ra fa­ci­li­tar la de­por­ta­ción de los me­no­res y el re­gre­so con sus fa­mi­lias, a po­der ser, en ca­lien­te, una me­di­da con­tro­ver­ti­da.

Dar­na, ca­sa en ára­be, tie­ne vaEl rias lí­neas de ac­tua­ción. Por un la­do, im­pul­sa la for­ma­ción pro­fe­sio­nal y la in­ser­ción la­bo­ral de unos 15 de jó­ve­nes que han vi­vi­do en la ca­lle. Pe­ro tam­bién cen­tra sus es­fuer­zos en acom­pa­ñar ha­cia el sis­te­ma es­co­lar a los me­no­res des­va­li­dos y en apo­yar a sus ma­dres. «Cuan­do em­pe­za­mos, na­die ayu­da­ba a es­tos chi­cos, la po­li­cía era ex­tre­ma­da­men­te re­pre­si­va, pe­ro to­do es­to ha cam­bia­do en los úl­ti­mos tiem­pos. Yo aho­ra ten­go li­ber­tad de ex­pre­sión pa­ra con­tár­te­lo y el Go­bierno ma­rro­quí sa­be có­mo ayu­dar a es­tos chi­cos», ase­gu­ra. La ciu­dad, o más bien el país, es­tá en obras por to­dos la­dos. «Hay tra­ba­jo pa­ra ellos», sub­ra­ya. pro­ble­ma es que es­tos ni­ños ca­lle­je­ros se si­guen lan­zan­do al mar. Bajo los ca­mio­nes, en pa­te­ras e in­clu­so en mo­tos de agua. «Nues­tro tra­ba­jo es muy di­fí­cil»,

aña­de. «Los ni­ños que se van a Eu­ro­pa lo ha­cen con mó­vil y ex­pli­can un vi­da sú­per de éxi­to. Las ma­dres es­tán en­can­ta­das y es­to lle­va al res­to de ami­gos a lan­zar­se al mar». Un efec­to per­ver­so que, re­co­no­ce, «im­pi­de las po­si­bi­li­da­des de éxi­to» de la en­ti­dad. El Ala­mi co­no­ce bien la reali­dad de los ni­ños de la ca­lle. «Son me­no­res de fa­mi­lias muy po­bres y deses­truc­tu­ra­das, a ve­ces con ma­dres pros­ti­tu­tas que

«Fran­cia y Es­pa­ña son res­pon­sa­bles de es­te dra­ma», afir­ma la pre­si­den­ta de la en­ti­dad

Mu­chas es­cue­las de Ma­rrue­cos se nie­gan a es­co­la­ri­zar a es­tos chi­cos, pe­ro «se es­tá con­si­guien­do»

no se pue­den ha­cer car­go de ellos». Y en la ca­lle apren­den lo

peor. «Ro­ban, fu­man y ven­den ha­chís, se pe­lean… son las nor­mas de la ca­lle». Es cons­cien­te de que mu­chos de ellos sue­ñan con mar­char­se a Es­pa­ña. Se ha­cen lla­mar ha­rra­ga, el que lo que­ma to­do. Lo que in­ten­ta es­ta en­ti­dad, ubi­ca­da al cen­tro de la me­di­na, es atraer­los de nue­vo al sis­te­ma. Prin­ci­pal­men­te, a la es­cue­la. «Es un de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal», re­cuer­da la pre­si­den­ta. Pri­me­ro so­lo pa­san unas ho­ras en clase, y Dar­na se ocu­pa del res­to de su edu­ca­ción. Pe­da­go­gía en pro­yec­tos, ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas,

tea­tro... to­do lo que ha­ga fal­ta pa­ra vol­ver a mo­ti­var a los me­no­res. «Nues­tros pe­que­ños aho­ra

son los pri­me­ros de la clase», sen­ten­cia or­gu­llo­sa. Y tie­ne cla­ro que el sis­te­ma es­co­lar ma­rro­quí, la edu­ca­ción pú­bli­ca, no fun­cio­na.

«Es un pár­king de ni­ños», sen­ten­cia. De he­cho, ase­gu­ra que al­gu­nos de los di­rec­to­res no quie­ren ins­cri­bir a sus ni­ños ca­lle­je­ros. «Hay re­sis­ten­cias, pe­ro lo va­mos

con­si­guien­do», pro­si­gue.

«Aquí hay fu­tu­ro»

El Ala­mi tie­ne una vi­sión muy cla­ra del dra­ma de los me­no­res que son aco­gi­dos en Eu­ro­pa... si

no mue­ren por el ca­mino. «Fran­cia y Es­pa­ña son res­pon­sa­bles di­rec­tos de lo que es­tá su­ce­dien­do», sub­ra­ya. «Sa­ben que Ma­rrue­cos no es una au­to­cra­cia, que aquí hay fu­tu­ro, por­que me han ve­ni­do a vi­si­tar». A su en­ten­der, es­tos paí­ses es­tán gas­tán­do­se un «di­ne­ral» en aco­ger a los ni­ños allí, cuan­do «de­be­rían es­tar en Ma­rrue­cos». «Hay un ne­go­cio

mon­ta­do», aña­de.

Se­gún ella, la so­lu­ción pa­sa por la de­vo­lu­ción en ca­lien­te de cual­quier me­nor que cru­za el Es­tre­cho. ¿Los ni­ños no tie­nen de­re­cho a emi­grar? «El pri­mer de­re­cho de los ni­ños es te­ner

raí­ces y es­tar con sus fa­mi­lias, Si se per­mi­te su en­tra­da en Eu­ro­pa, el efec­to lla­ma­da es im­pa­ra­ble». De he­cho, rue­ga a Es­pa­ña que cam­bie su le­gis­la­ción pa­ra per­mi­tir es­tas de­vo­lu­cio­nes «en cuan­to lle­guen al puer­to».

In­sis­te de for­ma con­tun­den­te en la ne­ce­si­dad de ofre­cer unas raí­ces a los pe­que­ños. «Por­que

lue­go pa­sa lo que pa­sa...». Ha­ce re­fe­ren­cia a las cap­ta­cio­nes de los yiha­dis­tas, jó­ve­nes des­ubi­ca­dos en Eu­ro­pa dis­pues­tos a dar su vi­da en nom­bre del te­rro­ris­mo is­la­mis­ta. «Las raí­ces son esen­cia­les y se las es­ta­mos cor­tan­do a es­tos me­no­res».H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.