OTRO GOL­PE AL ME­DIOAM­BIEN­TE Trump de­bi­li­ta la de­fen­sa de las es­pe­cies ame­na­za­das

Un cam­bio le­gal re­du­ce los há­bi­tats pro­te­gi­dos y fa­ci­li­ta su ex­plo­ta­ción co­mer­cial El Go­bierno afir­ma que el ob­je­ti­vo es op­ti­mi­zar los re­cur­sos pa­ra la con­ser­va­ción

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Sociedad - RI­CAR­DO MIR DE FRAN­CIA

Ha­ce so­lo tres me­ses, la ONU pu­bli­có un in­for­me en el que cons­ta­ta­ba que las es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les que sus­ten­tan la vi­da en el pla­ne­ta es­tán des­apa­re­cien­do a un rit­mo muy su­pe­rior a la me­dia de los úl­ti­mos 10 mi­llo­nes de años. Esa «ani­qui­la­ción bio­ló­gi­ca», de­ri­va­da de la ac­ti­vi­dad hu­ma­na y bau­ti­za­da por al­gu­nos cien­tí­fi­cos co­mo sex­ta ex­tin­ción, afec­ta a ma­mí­fe­ros, an­fi­bios, pá­ja­ros, in­sec­tos, plan­tas y vi­da ma­ri­na. Los au­to­res del in­for­me, 145 ex­per­tos de 50 paí­ses, aler­ta­ron de que un mi­llón de es­pe­cies es­tán en ries­go de des­apa­re­cer si no se to­man me­di­das ur­gen­tes. Jus­to lo con­tra­rio a lo que aca­ba de ha­cer la Ad­mi­nis­tra­ción de Do­nald Trump, que se ha ple­ga­do a la pre­sión de los in­tere­ses eco­nó­mi­cos pa­ra de­bi­li­tar la pro­tec­ción de las es­pe­cies ame­na­za­das.

Los cam­bios afec­tan a la lla­ma­da ley de es­pe­cies ame­na­za­das, una de las pie­dras an­gu­la­res de la con­ser­va­ción en EEUU, con la que se ha con­se­gui­do sal­var las

po­bla­cio­nes de es­pe­cies en pe­li­gro co­mo el oso grizzly, el cai­mán ame­ri­cano, el águi­la de ca­be­za blan­ca y el ma­na­tí. El texto de la ley no cam­bia, pe­ro sí la for­ma en que se­rá im­ple­men­ta­da por las agencias gu­ber­na­men­ta­les. Las re­vi­sio­nes anunciadas fa­ci­li­ta­rán que al­gu­nas es­pe­cies sal­gan de la lis­ta de es­pe­cies ame­na­za­das y que de­jen de dis­fru­tar au­to­má­ti­ca­men­te de las mis­mas sal­va­guar­das con­ce­di­das a aque­llas en pe­li­gro de ex­tin­ción, un es­ta­dio su­pe­rior en el gra­do de con­ser­va­ción. Tam­bién se in­tro­du­ci­rán cri­te­rios de im­pac­to eco­nó­mi­co a la ho­ra de de­ter­mi­nar los há­bi­tats de­sig­na­dos pa­ra pro­te­ger a las es­pe­cies, lo que a ojos de mu­chos ex­per­tos lle­va­rá a la re­duc­ción de es­tos es­pa­cios.

CA­BA­LLO DE BA­TA­LLA / «Pro­ba­ble­men­te, las nue­vas reglas des­pe­ja­rán el ca­mino pa­ra ex­plo­ta­ción mi­ne­ra, ga­sís­ti­ca y pe­tro­le­ra, así co­mo pa­ra el desa­rro­llo eco­nó­mi­co de las zo­nas don­de vi­ven las es­pe­cies pro­te­gi­das», sub­ra­ya The New York Ti­mes. La ley en cues­tión ha dis­fru­ta­do de un am­plio res­pal­do bi­par­ti­dis­ta y po­pu­lar des­de que fue apro­ba­da en 1973, pe­ro tam­bién es des­de ha­ce años uno de los ca­ba­llos de ba­ta­lla de los po­de­ro­sos in­tere­ses em­pre­sa­ria­les de la in­dus­tria pe­tro­le­ra, los ran­che­ros y la cons­truc­ción, que con la ayu­da de sus alia­dos re­pu­bli­ca­nos lle­va­ban mu­cho tiem­po tra­tan­do de de­bi­li­tar­la.

La Ad­mi­nis­tra­ción de Trump se de­fien­de ase­gu­ran­do que los cam­bios no bus­can otra co­sa que op­ti­mi­zar los re­cur­sos de­di­ca­dos a la con­ser­va­ción y au­men­tar la trans­pa­ren­cia en torno a la ley. «Se en­mar­can en el man­da­to asu­mi­do por el pre­si­den­te pa­ra re­du­cir las tra­bas re­gu­la­to­rias so­bre la po­bla­ción sin sa­cri­fi­car la pro­tec­ción de nues­tras es­pe­cies», afir­ma el se­cre­ta­rio de Co­mer­cio, Wil­bur Ross. Pe­ro las crí­ti­cas abun­dan y va­rias or­ga­ni­za­cio­nes ya han anun­cia­do su in­ten­ción de desafiar los cam­bios nor­ma­ti­vos en los tri­bu­na­les. «Si to­ma­mos de­ci­sio­nes ba­sa­das en cálcu­los eco­nó­mi­cos cor­to­pla­cis­tas, ten­dre­mos co­mo re­sul­ta­do la des­apa­ri­ción de mu­chas más es­pe­cies», sos­tie­ne Drew Ca­pi­to des­de Eart­hJus­ti­ce.

Des­de que la ley se apro­bó, cer­ca de 1.650 es­pe­cies han si­do ca­te­go­ri­za­das co­mo bajo ame­na­za o en pe­li­gro de ex­tin­ción, y so­lo 47 han sa­li­do de esas lis­tas al pros­pe­rar su po­bla­ción. La nor­ma tam­bién ha per­mi­ti­do pre­ser­var los há­bi­tats aban­do­na­dos por las es­pe­cies ame­na­za­das, cues­tión cru­cial pa­ra los con­ser­va­cio­nis­tas, que te­men aho­ra que esas zo­nas se abran pa­ra la ex­plo­ta­ción co­mer­cial. «Es­tán tra­tan­do de di­fi­cul­tar, sino im­po­si­bi­li­tar, la pro­tec­ción de los há­bi­tats que ac­tual­men­te no es­tán ocu­pa­dos», ase­gu­ra Re­bec­ca Ri­ley des­de el Na­tu­ral Re­sour­ces De­fen­se Coun­cil. «Sa­be­mos que el cam­bio cli­má­ti­co for­za­rá a las es­pe­cies ani­ma­les a mo­ver­se a nue­vos há­bi­tats».

Va­rias en­ti­da­des ya han anun­cia­do su in­ten­ción de desafiar la mo­di­fi­ca­ción nor­ma­ti­va en los tri­bu­na­les

AFP / SAUL LOE

El pre­si­den­te de EEUU, Do­nald Trump, an­tes de par­tir des­de Nue­va York, el vier­nes pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.