La li­bre­ría de La­ti­noa­mé­ri­ca

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Gran Barcelona - MAU­RI­CIO Ber­nal

En Bar­ce­lo­na, en el Ra­val, en el pe­que­ño ca­lle­jón de la Ver­ge, en un lo­cal de dos pi­sos y es­ca­le­ri­lla con es­qui­na que los co­mu­ni­ca tie­ne lu­gar la ce­le­bra­ción de lo la­ti­noa­me­ri­cano en ge­ne­ral y de lo li­te­ra­rio la­ti­noa­me­ri­cano en par­ti­cu­lar: la li­bre­ría La­ta Pei­na­da, re­cien­te­men­te abier­ta si es que en lo re­cien­te ca­ben los me­ses, cua­tro exac­ta­men­te; abril con me­ri­dia­na pre­ci­sión es cuan­do abrió es­ta li­bre­ría en Ver­ge, en el Ra­val, en Bar­ce­lo­na. Si ya es no­ti­cia que en es­te pla­ne­ta de lec­tu­ra men­guan­te al­guien se to­me la mo­les­tia de lle­nar de li­bros un lo­cal, más ca­rác­ter tie­ne que lo lle­ne con una geo­gra­fía li­te­ra­ria en par­ti­cu­lar. Que vi­va La­ti­noa­mé­ri­ca y que vi­va su li­te­ra­tu­ra, pro­cla­man los es­tan­tes de La­ta Pei

na­da, po­bla­dos me­nos por los la­ti­noa­me­ri­ca­nos con­sa­gra­dos, los que to­do lec­tor de es­te país co­no­ce, y más por los que no han da­do el sal­to tras­atlán­ti­co, los pu­bli­ca­dos so­lo en sus paí­ses, nom­bres des­co­no­ci­dos acá que es­ta «em­ba­ja­di­ta la­ti­noa­me­ri­ca­na», co­mo di­cen sus pro­pie­ta­rios, quie­ren po­ner en el ma­pa. Son ar­gen­ti­nos los due­ños,

Eze­quiel Na­ya y Paula Váz­quez, y ar­gen­ti­nos los li­bre­ros, So­fía

Bal­bue­na y Juan Sa­pia, lo cual de en­tra­da ha mar­ca­do un ses­go en las es­tan­te­rías; pe­ro so­lo de en­tra­da. «Aho­ra es­ta­mos po­ten­cian­do las com­pras en paí­ses co­mo Pe­rú, Chi­le, Co­lom­bia y Mé­xi­co», di­ce Na­ya, «pe­ro siem­pre apun­tan­do a las edi­to­ria­les in­de­pen­dien­tes. Es lo que nos in­tere­sa, las in­de­pen­dien­tes que no lle­gan aquí. La gen­te no vie­ne a bus­car tan­to a Bor­ges o a Cor­tá­zar co­mo a los es­cri­to­res que no han si­do pu­bli­ca­dos en Es­pa­ña». La­te el co­ra­zón de La­ta Pei­na­da en su mis­mí­si­mo nom­bre, to­ma­do de la no­ve­la ho­mó­ni­ma, mí­ti­ca y más bien des­co­no­ci­da –aquí– del des­co­no­ci­do –aquí, siem­pre aquí– Ri­car­do Ze­la­ra­yán, y la­te asi­mis­mo en el es­ca­pa­ra­te, co­mo man­da el ca­non de los es­ca­pa­ra­tes. Esa ven­ta­na ha­cia el in­te­rior.

Con­jun­to va­cío, de Ve­ró­ni­ca Ger­ber; Con­ti­nua­dí­si­mo, de Naty Mens­trual; Ha­bi­ta­ción blan­ca, de Eri­ka Ze­pe­da; En la mon­ta­ña, de Sara Ga­llar­do; Una vi­da en pre­sen­te, de Paula Puebla; El gus­to, de Le­ti­cia Mar­tín. En­tre otros. Ni un Bor­ges ni un Cor­tá­zar ni un

Gar­cía Már­quez. «Es una apues­ta arries­ga­da, sí, pe­ro con­fia­mos mu­cho en la idea. No es so­lo que no ha­ya nin­gu­na li­bre­ría con es­ta es­pe­cia­li­dad en Bar­ce­lo­na, sino que no la hay, has­ta don­de sa­be­mos, en nin­gún lu­gar de Eu­ro­pa. Y la idea ha gus­ta­do mu­cho: los es­cri­to­res nos pi­den ha­cer sus pre­sen­ta­cio­nes aquí, las edi­to­ria­les mues­tran in­te­rés, se ha co­rri­do la voz y vie­ne la gen­te en bus­ca de li­bros que sa­ben que no pue­den con­se­guir en otra par­te». No de­ja de re­cor­dar Na­ya lo evi­den­te, que es­ta es la ciu­dad del boom, la de aque­lla ex­plo­sión tre­men­da y li­te­ra­ria y la­ti­noa­me­ri­ca­na, pe­ro tam­po­co de­ja de re­cor­dar que hoy en día no son po­cos los es­cri­to­res la­ti­noa­me­ri­ca­nos que es­tán es­cri­bien­do aquí y pu­bli­can­do allá. De mo­do que Bar­ce­lo­na, el Ra­val y la ca­lle de la Ver­ge, más ca­lle­jón que ca­lle, pa­re­cen el es­ce­na­rio idó­neo pa­ra una «em­ba­ja­di­ta» co­mo es­ta.

Las jo­yi­tas

Es pues en sí mis­ma una ra­re­za La­ta Pei­na­da, pe­ro ade­más hay ra­re­za en la ra­re­za: las «jo­yi­tas», co­mo las lla­man los li­bre­ros, pri­me­ras o se­gun­das edi­cio­nes o edi­cio­nes úni­cas o li­bros des­ca­ta­lo­ga­dos, a la de­re­cha se­gún se en­tra por la puer­ta; las re­co­no­ce­rán, lec­to­res, bus­ca­do­res de te­so­ros, por el bri­llo de las bol­sas de plás­ti­co que las con­tie­nen, por­que cier­ta­men­te son jo­yi­tas y ne­ce­si­tan pro­tec­ción. Una pri­me­ra edi­ción de La in­va­sión, de Ri­car­do Pi­glia, por ejem­plo; una pri­me­ra edi­ción de La con­de­sa san­grien­ta, de Ale­jan­dra Pi­zar­nik, por ejem­plo; una pri­me­ra edi­ción de Adán Bue­no­say­res, de Leo­pol­do Ma­re­chal, por ejem­plo. «Son li­bros de co­lec­ción, mu­chos de ellos que he­mos con­se­gui­do pa­sean­do por las li­bre­rías de la ca­lle Co­rrien­tes y que in­ten­ta­mos ven­der a un pre­cio ase­qui­ble», ex­pli­ca Bal­bue­na.

Que vi­va pues La­ti­noa­mé­ri­ca, co­mo pro­cla­man las es­tan­te­rías: en un mun­do de li­bre­rías don­de la ofer­ta tien­de a lo ho­mo­gé­neo, La­ta Pei­na­da tie­ne el es­pí­ri­tu del otro, del ra­ro. Lo cual es de ce­le­brar.

La­ta Pei­na­da na­ce con la vo­ca­ción de di­vul­gar la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na no edi­ta­da en Es­pa­ña

RICARD CU­GAT

So­fía Bal­bue­na (de ne­gro) y Eze­quiel Na­ya (a la de­re­cha, de es­pal­das) atien­den a sen­das clien­tas en La­ta Pei­na­da, ayer.

RICARD CU­GAT

‘Adán Bue­no­say­res’, pri­me­ra edi­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.