«No ten­go men­ta­li­dad de que­rer ser la nú­me­ro uno» Sil­via Se­rret

Es una de las ‘ska­ters’ más ve­te­ra­nas de Eu­ro­pa, ocho ve­ces cam­peo­na de Ca­ta­lun­ya, y reivin­di­ca el com­pa­ñe­ris­mo y la li­ber­tad por en­ci­ma de la com­pe­ti­ti­vi­dad. JOAN CORTADELLA­S

El Periódico de Catalunya (Castellano) - - Mas Verano -

A lle­gar al ska­te­park de Can­ye­lles, en Bar­ce­lo­na, Sil­via Se­rret sa­lu­da con un fra­ter­nal cho­que de pu­ños a una chi­ca que da cla­ses de mo­no­pa­tín a un prin­ci­pian­te, una es­ce­na inima­gi­na­ble ha­ce no tan­tos años, cuan­do el ska­te era ca­si ex­clu­si­va­men­te mas­cu­lino. A sus 41 años, es­ta mu­jer de cuer­po me­nu­do y fi­bro­so es una de las pa­ti­na­do­ras en ac­ti­vo más ve­te­ra­nas de Eu­ro­pa. Vis­te una ca­mi­se­ta del gru­po de mu­je­res Asi­plan­cha­ba y su ges­to adus­to se sua­vi­za a me­di­da que avan­za la con­ver­sa­ción. — Y pa­ra el 90% de la gen­te que pa­ti­na. Es un mo­men­to de ex­pla­yar­se, un an­ti­de­pre­si­vo, un an­ti­en­ve­je­ci­mien­to. Des­pués de pa­ti­nar, so­bre to­do si he sa­ca­do un tru­co nue­vo, es co­mo si me hu­bie­ra sa­ca­do diez años de en­ci­ma; me sien­to más vi­va. —Des­de el día en que pu­se un pie en­ci­ma del pa­tín. Me te­nía que con­cen­trar tan­to pa­ra no caer­me que si me do­lía la mue­la no me en­te­ra­ba. Eres tú, la tie­rra y el pa­tín, na­da más. Es la li­ber­tad de ha­cer lo que quie­ras, sin que te di­gan lo que tie­nes que ha­cer, cuán­do ni có­mo. — Aho­ra se nos con­si­de­ra de­por­tis­tas, pe­ro an­tes éra­mos de­lin­cuen­tes y rom­pe­ban­cos… Yo ve­nía del Po­ble Sec y el Tu­ró Park no es pre­ci­sa­men­te un ba­rrio obre­ro. Es­tá­ba­mos mal vistos. —En aque­lla épo­ca era co­sa de hom­bres. A mí me com­pra­ban una Bar­bie o una pe­lo­ta de bás­quet o de vó­ley. Las ta­blas me las ti­ra­ban al con­te­ne­dor y me las te­nía que guar­dar un ve­cino. — Mi en­torno era siem­pre un no, era lá­ti­go y pre­sión. Creo que el ska­te me sal­vó; no sé si la vi­da, pe­ro la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia, se­gu­ro. Aun­que va­ya en si­lla de rue­das, me se­gui­ré ti­ran­do por las ram­pas. — Ocho ve­ces. Du­ran­te un tiem­po éra­mos tres y nos tur­ná­ba­mos, pe­ro aho­ra lo ten­go más com­pli­ca­do. Las ge­ne­ra­cio­nes suben fuer­tes y yo no ten­go men­ta­li­dad de que­rer ser la nú­me­ro uno por en­ci­ma de las de­más. —En mi épo­ca, el ska­te no era una dis­ci­pli­na de­por­ti­va, nos ayu­dá­ba­mos co­mo her­ma­nos y com­par­tía­mos los tru­cos. El com­pa­ñe­ris­mo es la esen­cia del ska­te, pe­ro aho­ra es una com­pe­ti­ción, se pue­de ga­nar di­ne­ro y mu­cha gen­te ya no tie­ne el con­cep­to de her­man­dad. —Edu­can­do a los pa­dres. Doy cla­ses par­ti­cu­la­res y he vis­to có­mo les exi­gen a sus cria­tu­ras has­ta ha­cer­las llo­rar. Eso es ex­plo­ta­ción de­por­ti­va in­fan­til. Es­tos pa­dres de­be­rían apren­der éti­ca y res­pe­to a la li­ber­tad.

«Creo que el ska­te me sal­vó; no sé si la vi­da, pe­ro la in­fan­cia y la ado­les­cen­cia, se­gu­ro»

— Mien­tras en Eu­ro­pa hay pis­tas de ni­vel 8, en Bar­ce­lo­na no pa­sa­mos del 4-5, así que me con­for­mo y pa­tino en ram­pas de me­tro y me­dio. Pa­ra en­con­trar unas pis­tas don­de sen­tir­me li­bre y evo­lu­cio­nar ten­dría que irme a Ma­drid, Bil­bao o Al­me­ría. — Pis­ta, pis­ta, no es. Es zo­na pa­ti­na­ble, pe­ro co­mo no es­tá se­ña­li­za­da es co­mo si no exis­tie­ra. Bar­ce­lo­na es de las me­jo­res ciu­da­des pa­ra pa­ti­nar de ca­lle, pe­ro fal­tan pis­tas ac­tua­li­za­das y en po­li­de­por­ti­vos, con ba­ños y du­chas, co­mo otros deportes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.