El Periódico de Catalunya (Castellano) : 2019-08-14

Mas Verano : 44 : 44

Mas Verano

másverano icult MIÉRCOLES 14 DE AGOSTO DEL 2019 el Periódico 44 New Order, desolación sexi El grupo transitó firme del oscurantis­mo de Joy Division a sus hitos bailables CRÓNICA Music complete cool JORDI BIANCIOTTO (2015) como referente, del que tocó otras cuatro canciones. Pero la principal diferencia respecto a su última visita, tres años atrás en el Sónar, fue el homenaje al primer álbum de Joy Division, en su 40º aniversari­o, con aquel nervioso que se agenció Grace Jones a golpe de dub, y un bastante punk (tema no incluido en la edición original del disco), invitando a acatar la histérica consigna: (la siempre Gillian Gilbert a los teclados) y su gusto por un músculo rock: y la línea de bajo de que Tom Chapman punteó a partir del molde de Peter Hook. SANT FELIU DE GUÍXOLS G Bizarre love triangle The perfect uitarras saturadas y ritmos electrónic­os, oscuridad posindustr­ial y el hedonismo que jalonó el camino hacia el acid-house. New Order representa, desde sus raíces en Joy Division, esa evolución desde el pospunk más depresivo (sin postureos: Ian Curtis se dejó ahí la vida a los 23 años) hasta los brillos químicos de la pista de baile, espoleados por infinitas noches ibicencas. Resumen andante de una parte del devenir de la música pop contemporá­nea, escenifica­do este lunes en un marco inédito, el Espai Port de Sant Feliu de Guíxols, dentro del Festival de la Porta Ferrada. New Order se puso historicis­ta desde que abrió fundiendo una canción moderna, con las descolorid­as imágenes del filme kiss, Unknown pleasures, A veces es como si las canciones de New Order fueran más grandes que ellos, y un monumento como sobrevive a la estampa de Sumner animando al público a dar palmas. Es en esos temas de culto universal donde radica el poder magnético por encima de las personalid­ades. Con de 1983, en lo más alto, con su ritmo seco y su glamur desmotivad­o, que acabó emparejado con el que le precedió en su día, Reconcilia­do desde hace años con su pasado más lejano, New Order evocó su identidad primigenia, la de Joy Division, para despedirse: del réquiem sobrecoged­or de al tótem recordándo­nos el alcance de su revolución emocional, en la que nunca la desolación fue tan sexi. / CANCIONES She’s lost control True faith Transmissi­on «Dance, dance, dance, dance, dance to the radio». Blue Monday, En la pantalla, la tapa del álbum, de Peter Saville, con su representa­ción de 1919 de la onda de radio procedente de una estrella, incrustada en un montaje audiovisua­l del que los músicos se sirvieron para compensar que no son bestias de escenario. Bernard Sumner nunca ha sido un poderoso ni un cantante refinado, pero su mezcla de frialdad y vocalizaci­ón desaliñada forma parte del mensaje. New Order es una arquitectu­ra sonora, con su aparato electrónic­o single Temptation. Es en temas de culto universal donde radica su poder magnético, por encima de la propia banda Singularit­y, frontman B-Movie: Lust & sound in West Berlin 1979-1989, Atmosphere Love will tear us apart, guiándonos hacia una vieja Europa. El grupo luce un presente un poco discontinu­o, con el defendible ☰

© PressReader. All rights reserved.