Alp­ha Ze­ro

El Periódico de Catalunya (Català) - Dominical - - Magazine Firmas - Mi her­mo­sa la­van­de­ría www.xlse­ma­nal.com/fir­mas Ins­ta­gram: Isa­bel.Coi­xet

alp­ha Ze­ro es un en­te de in­te­li­gen­cia ar­tifi­cial que apren­dió a ju­gar al aje­drez en cua­tro ho­ras y apren­dió tam­bién a en­se­ñar­se a sí mis­mo a me­jo­rar en nue­ve ho­ras. Des­pués de eso, de­rro­tó al cam­peón del mun­do de aje­drez, y los hu­ma­nos sa­be­mos que ga­na­rá a cual­quier ju­ga­dor que quie­ra en­fren­tar­se a él (o ella). Lo que asom­bra a los ex­per­tos es que su tác­ti­ca pa­ra ven­cer siem­pre es un ata­que fron­tal que na­die ha­bía in­ten­ta­do has­ta aho­ra y que pa­re­ce pro­duc­to de una men­te en­tre­na­da pa­ra aca­bar di­rec­ta­men­te con el con­tra­rio, sa­crifi­can­do to­do lo sa­crifi­ca­ble por el ca­mino. Alp­ha Ze­ro se ex­hi­be aho­ra en tor­neos don­de di­fe­ren­tes má­qui­nas de in­te­li­gen­cia ar­tifi­cial se en­fren­tan en­tre ellas, pa­ra de­lei­te de los afi­cio­na­dos, en­tre los que, co­nfie­so, no me cuen­to. No se me ocu­rre na­da más abu­rri­do que ver có­mo un su­per­or­de­na­dor ma­cha­ca en cua­ren­ta y cin­co par­ti­das si­mul­tá­neas a un pu­ña­do de ro­bots, re­sig­na­dos a per­der. No es mi idea de una tar­de di­ver­ti­da, pe­ro su­pon­go que a mu­chos afi­cio­na­dos al aje­drez la idea de ver un ma­ra­tón de pe­lí­cu­las de Bé­la Tarr les pue­de pro­vo­car más de un bos­te­zo. Con el ac­tual es­ta­do de co­sas en el pla­ne­ta y el nú­me­ro de ma­ja­de­ros en po­si­cio­nes de po­der en au­men­to, pa­re­ce más que plau­si­ble que la in­te­li­gen­cia ar­tifi­cial se plan­tee co­mo una op­ción, tan bue­na co­mo cual­quier otra, pa­ra lle­var las rien­das del mun­do. Un Alp­ha Ze­ro in­mu­ne a los ce­los, las en­vi­dias, las pa­sio­nes, las ob­se­sio­nes, la va­ni­dad y la ava­ri­cia. Un Alp­ha Ze­ro ecuá­ni­me, éti­co, jus­to, con­cen­tra­do, li­bre de pre­sio­nes y pre­jui­cios y que con­tem­ple co­mo úni­co ob­je­ti­vo im­pe­dir que los hu­ma­nos des­tro­ce­mos el pla­ne­ta y nos des­tro­ce­mos en­tre no­so­tros sue­na co­mo una op­ción a no des­car­tar cuan­do pen­sa­mos en ma­ne­ras de arre­glar las co­sas que su­ce­den y que pa­re­cen irre­me­dia­ble­men­te des­ti­na­das a aca­bar con la vi­da co­mo la co­no­ce­mos. Sé que mu­chos pen­sa­rán que es­to es un pu­ro dis­pa­ra­te y que Alp­ha Ze­ro se­rá muy bueno en lo su­yo, pe­ro que a la ho­ra de rescatar a la gen­te del Me­di­te­rrá­neo

o vo­tar me­di­das de pro­tec­ción a los ni­ños en la ONU ha­cen fal­ta se­res hu­ma­nos con san­gre y ten­do­nes y no ro­bots, que ni sien­ten ni pa­de­cen y que aca­ba­rían es­cla­vi­zán­do­nos. A me­nu­do, cuan­do me atre­vo a de­cir en voz al­ta que –en un mun­do don­de Pu­tin y Trump man­dan– igual es­tá­ba­mos me­jor si la que man­da­se fue­ra una má­qui­na de in­te­li­gen­cia ar­tifi­cial a la que na­da ni na­die pue­de ame­dren­tar y que no con­ci­be que los hu­ma­nos sea­mos nues­tros peo­res enemi­gos, me con­tes­tan que aca­ba­ría­mos to­dos mu­cho peor, po­co me­nos que en el Pla­ne­ta de los Si­mios. Pe­ro si tu­vié­ra­mos un Alp­ha Ze­ro co­mo el que yo sue­ño, na­die ten­dría que ti­rar­se al mar por­que Alp­ha Ze­ro ya ha­bría eli­mi­na­do ha­ce años, lim­pia­men­te, al pre­si­den­te de Si­ria. Y los ni­ños no ne­ce­si­ta­rían pro­tec­ción de la

En un mun­do don­de Pu­tin y Trump man­dan, igual es­tá­ba­mos me­jor si la que man­da­se fue­ra una má­qui­na de in­te­li­gen­cia ar­tifi­cial

ONU por­que Alp­ha Ze­ro de­tec­ta­ría al ins­tan­te a cual­quie­ra que pu­die­ra ata­car a un ni­ño (o a un adul­to) y lo se­pa­ra­ría de es­te. Tam­bién sus­pen­de­ría in­me­dia­ta e irre­vo­ca­ble­men­te cual­quier ac­to van­dá­li­co con­tra el pla­ne­ta. So­ñar con ove­jas eléc­tri­cas siem­pre es fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.