4.

El Periódico de Catalunya (Català) - Dominical - - 44 Conocer Zoología -

Con­tie­ne lat­he­rin, una pro­teí­na que per­mi­te el en­fria­mien­to por la eva­po­ra­ción del su­dor. Es al­go úni­co de los ca­ba­llos.

Por otro la­do, a los ca­ba­llos se los ati­bo­rra de anal­gé­si­cos, an­ti­infla­ma­to­rios y cor­ti­coi­des pa­ra en­mas­ca­rar le­sio­nes, pues lle­van una enor­me car­ga de en­tre­na­mien­tos y ca­rre­ras que les pro­du­cen pe­que­ñas ro­tu­ras que no da tiem­po a curar. Sin do­lor, el ani­mal co­rre más rá­pi­do. Pe­ro pier­de una se­ñal de aler­ta que le ha­ría pa­rar o fre­nar­se si es­tá le­sio­na­do o ago­ta­do. Y, si se fre­na, el ji­ne­te uti­li­za la fus­ta. El nú­me­ro má­xi­mo de la­ti­ga­zos es­tá re­gu­la­do pa­ra evi­tar el en­sa­ña­mien­to, pe­ro sa­le a cuen­ta pa­gar la mul­ta si el ca­ba­llo con­si­gue una me­jor po­si­ción y un pre­mio en me­tá­li­co más sus­tan­cio­so.

Hay que aña­dir que ca­da vez se crían me­nos ca­ba­llos de ca­rre­ras. En 2002 ha­bía 33.000 pu­ra­san­gres re­gis­tra­dos en Es­ta­dos Uni­dos, hoy no lle­gan a 20.000. Pe­ro el ca­len­da­rio de com­pe­ti­ción es si­mi­lar, así que un ca­ba­llo tie­ne que par­ti­ci­par en más ca­rre­ras. «Y es du­ro man­te­ner a un atle­ta al má­xi­mo de sus pres­ta­cio­nes du­ran­te los do­ce me­ses del año»,

ex­pli­ca Rick Art­hur a Na­tio­nal Geo­grap­hic.

Una ini­cia­ti­va en el Con­gre­so, apo­ya­da por de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos, plan­tea prohi­bir que se ad­mi­nis­tren fár­ma­cos a los ca­ba­llos en las 24 ho­ras pre­vias a la com­pe­ti­ción. Kathy Gui­ller­mo –vi­ce­pre­si­den­ta de la aso­cia­ción ani­ma­lis­ta PETA– pi­de am­pliar es­ta prohi­bi­ción a dos se­ma­nas y que los hi­pó­dro­mos cam­bien la su­pe­rfi­cie de las pis­tas, sus­ti­tu­yen­do la are­na y el cés­ped por ma­te­ria­les sin­té­ti­cos, co­mo ya se ha he­cho en al­gu­nas ins­ta­la­cio­nes. «La opi­nión pú­bli­ca ca­da vez to­le­ra me­nos las pa­tas ro­tas, los la­ti­ga­zos y las dro­gas», ad­vier­te.

Me­dios co­mo The New York Ti­mes se pre­gun­tan si se tra­ta de un de­por­te ob­so­le­to. Su de­cli­ve es in­ne­ga­ble, pues ha pa­sa­do de ser el más po­pu­lar en­tre los es­ta­dou­ni­den­ses en los años se­sen­ta –por las apues­tas– a ocu­par el pues­to 13. Pe­ro el jue­go on-li­ne se ha ge­ne­ra­li­za­do y ya no ha­ce fal­ta ir al hi­pó­dro­mo. Aun así, si­gue te­nien­do mu­cho ti­rón. Y hay mu­cho di­ne­ro en jue­go. De­ma­sia­do co­mo pa­ra que los ca­ba­llos se ali­men­ten so­lo de heno, ave­na y agua.

No obs­tan­te, el pú­bli­co es­tá em­pe­zan­do a pe­dir cuen­tas a una in­dus­tria que en Es­ta­dos Uni­dos mue­ve 11.000 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les

(9850 mi­llo­nes de eu­ros) en el ne­go­cio de las apues­tas y otros 1000 mi­llo­nes en pre­mios pa­ra los pro­pie­ta­rios y en­tre­na­do­res de los ca­ba­llos ga­na­do­res. Cual­quier in­ten­to de re­gu­la­ción se to­pa con el po­de­ro­so lobby de las ca­sas de jue­go, pe­ro tam­bién con de­man­das de en­tre­na­do­res e in­clu­so de ve­te­ri­na­rios que tra­ba­jan en es­te sec­tor. En los hi­pó­dro­mos bri­tá­ni­cos, don­de se apues­tan unos 4200 mi­llo­nes de li­bras anua­les (4800 mi­llo­nes de eu­ros), mu­rie­ron el año pa­sa­do 84 ca­ba­llos, la ma­yo­ría a con­se­cuen­cia de caí­das, pues las le­yes an­ti­do­pa­je son más res­tric­ti­vas. En Es­pa­ña es un ne­go­cio mu­cho me­nor: en­tre los tres prin­ci­pa­les hi­pó­dro­mos es­pa­ño­les –Ma­drid, Sevilla y San Sebastián– so­lo se ce­le­bra­rán 72 ca­rre­ras es­te año y las apues­tas hí­pi­cas mo­vie­ron 5 mi­llo­nes de eu­ros en 2017.

UNA IN­VER­SIÓN QUE GALOPA

El Joc­key Club, la or­ga­ni­za­ción más an­ti­gua de Es­ta­dos Uni­dos –125 años–, ha­bla de «un pro­ble­ma na­cio­nal que no se li­mi­ta a un hi­pó­dro­mo en par­ti­cu­lar y que tie­ne a los afi­cio­na­dos, los re­gu­la­do­res, la in­dus­tria y al pú­bli­co cons­ter­na­dos». Re­co­no­ce que «el uso de la fu­ro­se­mi­da dis­fra­za de me­di­ca­ción te­ra­péu­ti­ca lo que en reali­dad es una dro­ga pa­ra me­jo­rar el ren­di­mien­to». Y pro­nos­ti­ca que «si las ca­rre­ras no se li­bran del do­pa­je, el de­ba­te pú­bli­co y po­lí­ti­co que de­be­rán afron­tar pue­de aca­bar con ellas».

Un ca­ba­llo de ca­rre­ras es, an­te to­do, una in­ver­sión. The Wall Street Jour­nal la com­pa­ra con la Bol­sa, se­ña­la que es una op­ción más arries­ga­da y vo­lá­til que com­prar ac­cio­nes de una em­pre­sa, pe­ro que pue­de te­ner una ren­ta­bi­li­dad muy al­ta. Hay gru­pos de in­ver­so­res que se reúnen

en subas­tas pri­va­das, que in­clu­yen un pa­se pa­ra ver las pres­ta­cio­nes de los po­tros de un año de edad en dis­tan­cias muy cor­tas. Y que in­vier­ten

o no de­pen­dien­do de su pun­ta de ve­lo­ci­dad. En mu­chos ca­sos se for­man so­cie­da­des pa­ra ad­qui­rir al pu­ra­san­gre y cos­tear su man­te­ni­mien­to: el pre­cio me­dio de la com­pra ron­da los 60.000 dó­la­res (54.000 eu­ros), aun­que pue­de dis­pa­rar­se si el pe­di­grí es ex­cep­cio­nal. Y su ma­nu­ten­ción, alo­ja­mien­to y en­tre­na­mien­tos ron­dan tam­bién los 50.000 dó­la­res anua­les. Una fac­tu­ra que en­gor­da con los gas­tos ve­te­ri­na­rios, via­jes y se­gu­ros.

El con­sul­tor Bill Op­pen­heim se­ña­la que so­lo el diez por cien­to de los ca­ba­llos con­si­guen pre­mios anua­les por en­ci­ma de los 90.000 dó­la­res, que ni si­quie­ra cu­bren gas­tos. ¿Dón­de se ob­tie­ne en­ton­ces la ren­ta­bi­li­dad? En las apues­tas, por un la­do. Y en la crian­za, por otro. Pe­ro so­lo unos po­cos ca­ba­llos –en torno al tres por cien­to– aca­ban sus días co­mo se­men­ta­les ren­ta­bles (las ye­guas tar­dan 11 me­ses en la ges­ta­ción y no pro­du­cen tan­to be­nefi­cio). Y la ca­rre­ra de­por­ti­va es cor­ta. Un ca­ba­llo com­pi­te en­tre los dos y los cua­tro años. A los cin­co se ju­bi­la. Y, en teo­ría, le quedan vein­te años de vi­da que los pro­pie­ta­rios y so­cios no es­tán dis­pues­tos a cos­tear. Si no es un cam­peón que pue­da amor­ti­zar­se co­mo se­men­tal, se ven­de. Se­gún la or­ga­ni­za­ción PETA, unos 400 ca­ba­llos de ca­rre­ras nor­te­ame­ri­ca­nos se ex­por­tan a Co­rea del Sur ca­da año, don­de com­pi­ten unas pocas ca­rre­ras más. Lue­go, la ma­yo­ría aca­ba en el ma­ta­de­ro de la is­la de Je­ju, don­de su car­ne abas­te­ce a los res­tau­ran­tes.

PA­RA SA­BER MÁS

RES­PI­RA­CIÓN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.