TRI­PAS

El Periódico de Catalunya (Català) - Dominical - - 52 Conocer Microbiolo­gía -

Nues­tro es­ta­do de áni­mo

afec­ta al in­tes­tino; so­lo hay que pen­sar en lo que a ve­ces nos ocu­rre an­tes de un exa­men o una en­tre­vis­ta de tra­ba­jo. Pe­ro ¿y si esa co­ne­xión fue­se una au­to­pis­ta de do­ble vía? ¿Y si el in­tes­tino afec­ta­ra al es­ta­do de áni­mo? Ya se ha­bla de los 'mi­cro­bios

De he­cho, la mi­cro­bio­ta del in­tes­tino lle­ga a pe­sar dos ki­los

Si los in­fec­ta­dos muer­den o ara­ñan a otros se­res, pa­san el vi­rus a nue­vos hués­pe­des. Así que no es des­ca­be­lla­do pen­sar que las bac­te­rias del in­tes­tino in­ten­ten ma­ni­pu­lar nues­tro ce­re­bro pa­ra ga­ran­ti­zar sus pro­pios ob­je­ti­vos evo­lu­ti­vos.

¿LOS MI­CRO­BIOS PO­DRÁN CURARNOS? In­ten­tar arran­car­le pre­dic­cio­nes a Gor­don no es fá­cil. Pe­ro, an­te la in­sis­ten­cia, co­ge ai­re y afir­ma: «En los pró­xi­mos diez o quin­ce años, en el bo­ti­quín del si­glo XXI ten­dre­mos mi­cro­bios. Pe­ro la gen­te tie­ne que en­ten­der que es­to es un pro­ce­so, un via­je. Te­ne­mos que ser cla­ros y pre­ci­sos. En es­ta épo­ca, es­pe­cial­men­te te­ne­mos que ser fie­les a la ver­dad».

Pues bien... in­ten­té­mos­lo: ¿cuán­ta ver­dad hay en la efi­ca­cia de los pro­bió­ti­cos?

La pa­la­bra, que se ha pues­to de mo­da, ha­ce re­fe­ren­cia a los ali­men­tos que con­tie­nen or­ga­nis­mos vi­vos, bac­te­rias, que fa­vo­re­cen la flo­ra in­tes­ti­nal. Los yo­gu­res son el ejem­plo más cla­ro y el kéfir vie­ne a ser la ver­sión hips­ter. Pe­ro se apli­ca a nu­me­ro­sos ali­men­tos de ori­gen asiá­ti­co, co­mo el mi­so, y otros fer­men­ta­dos, co­mo el chu­crut.

Pues bien, Gor­don vuel­ve a la mo­de­ra­ción: «Los es­tu­dios son pro­me­te­do­res, pe­ro hay ra­zo­nes pa­ra la cau­te­la. Los pro­bió­ti­cos ac­tua­les tie­nen muy po­cos be­nefi­cios pa­ra la sa­lud por­que con­tie­nen muy pocas bac­te­rias y de un ti­po que ha­ce muy di­fí­cil que se im­plan­ten en el in­tes­tino. Es de­cir, co­mo en­tran, sa­len; pa­san de lar­go». Pa­ra que tu­vie­sen al­gún efec­to be­nefi­cio­so, ex­pli­ca, «ha­bría que dar­les cier­tas fa­ci­li­da­des pa­ra im­plan­tar­se». Y en eso es­tán tra­ba­jan­do.

¿PUE­DEN CURAR LOS PRO­BIÓ­TI­COS? Los des­cu­bri­mien­tos de Gor­don y otros cien­tífi­cos han da­do la im­pre­sión de que los mi­cro­bios no so­lo es­tán re­la­cio­na­dos con en­fer­me­da­des in­tes­ti­na­les, co­mo la de Crohn o la co­li­tis, sino tam­bién con aler­gias, au­tis­mo, as­ma, ar­tri­tis… Gor­don cree que cual­quie­ra de es­tas vin­cu­la­cio­nes es pre­ci­pi­ta­da. Has­ta aho­ra so­lo se ha de­mos­tra­do que los pro­bió­ti­cos pue­den acor­tar la dia­rrea in­fec­cio­sa y re­du­cir el ries­go de dia­rrea por tra­ta­mien­tos con an­ti­bió­ti­cos.

De ahí que las mar­cas de yo­gu­res que an­tes lle­ga­ban a de­cir que sus pro­duc­tos ali­via­ban el es­tre­ñi­mien­to fue­sen obli­ga­das a eli­mi­nar esos re­cla­mos (la Unión Eu­ro­pea in­clu­so prohi­bió en 2014 el uso de la pa­la­bra 'pro­bió­ti­co' en los en­va­ses de ali­men­tos) y aho­ra la pu­bli­ci­dad de yo­gu­res ha que­da­do en al­go tan eté­reo co­mo que sir­ven pa­ra «equi­li­brar el apa­ra­to di­ges­ti­vo» o «au­men­tar las de­fen­sas».

¿CUÁL ES LA DIE­TA

MÁS SA­NA? In­ten­ta­mos ha­blar con Gor­don so­bre die­tas es­pe­cífi­cas, pe­ro se re­sis­te: «¡Cuan­do yo mi­ro un bró­co­li, no veo un bró­co­li! Veo su for­mu­la­ción quí­mi­ca. Y to­da­vía es­ta­mos des­ci­fran­do el có­di­go de la mi­cro­bio­ta pa­ra sa­ber có­mo le afec­tan esos com­po­nen­tes quí­mi­cos. Lle­ga­re­mos a sa­ber qué in­gre­dien­tes de la co­mi­da es­ti­mu­lan la co­mu­ni­dad mi­cro­bia­na. Es­ta­mos en ello».

Aho­ra bien, no tie­ne pro­ble­mas en re­co­no­cer que la ali­men­ta­ción ac­tual es­tá te­nien­do efec­tos. Y no bue­nos. «Se ha pro­du­ci­do una re­duc­ción im­por­tan­te de la va­rie­dad en nues­tra mi­cro­bio­ta de­bi­do al es­ti­lo de vi­da oc­ci­den­tal. Una ex­tin­ción de bac­te­rias, si se quie­re. Y en par­te se de­be a que co­me­mos ali­men­tos pro­ce­sa­dos».

¿A qué re­co­men­da­ción lle­va­ría eso? «Creo que de­be ha­ber di­ver­si­dad en la co­mi­da que in­ge­ri­mos y una die­ta ba­sa­da en plan­tas (ve­ge­ta­les, gra­nos, se­mi­llas, le­gum­bres…)

ayu­da al desa­rro­llo de una mi­cro­bio­ta sa­na. Y yo le di­ría a las ma­dres que es im­por­tan­te, si pue­den, ali­men­tar a sus hi­jos al prin­ci­pio con la co­mi­da más per­fec­ta, que es la le­che ma­ter­na». UN CAM­PO DE LA BIO­ME­DI­CI­NA TO­DA­VÍA EN SUS AL­BO­RES, PE­RO CON UN GRAN PO­TEN­CIAL. LAS IN­VES­TI­GA­CIO­NES DE GOR­DON SON FUN­DA­MEN­TA­LES EN EL DESA­RRO­LLO DE TRAS­PLAN­TES FE­CA­LES PA­RA TRA­TAR EN­FER­ME­DA­DES.

EL MÉ­TO­DO «Se bus­ca ma­te­ria fe­cal de adul­tos sa­nos con una cons­ti­tu­ción me­dia». El anun­cio es real. Lo pu­bli­có una uni­ver­si­dad que es­tu­dia los po­ten­cia­les be­ne­fi­cios de los tras­plan­tes fe­ca­les. No es el úni­co cen­tro que bus­ca ex­cre­men­tos. En Bos­ton se en­cuen­tra el ban­co LAS HE­CES de he­ces más im­por­tan­te del mun­do, Ope­nBio­me. Y es que el tras­plan­te fe­cal es lo que pa­re­ce: uti­li­zar he­ces de una per­so­na sa­na y ad­mi­nis­trár­se­las a un pa­cien­te pa­ra que 'asien­ten' en su in­tes­tino; en teo­ría, la mi­cro­bio­ta sa­na ayu­da­ría a res­ta­ble­cer el equi­li­brio del in­tes­tino da­ña­do. La for­ma QUÉ CU­RA El pro­ce­so del tras­plan­te pue­de re­sul­tar re­pul­si­vo co­mo ima­gen, pe­ro cuan­do se su­fre Clos­tri­dium dif­fi­ci­le –una bac­te­ria que en su ver­sión más le­ve cau­sa dia­rreas y en la más gra­ve pue­de aca­bar con la vi­da (cau­sa 14.000 muer­tes al año en Es­ta­dos Uni­dos)– lo de me­nos es la 'es­té­ti­ca' del pro­ce­so. El pro­ble­ma con los tras­plan­tes de he­ces no es ese; es la fal­ta de con­trol: las he­ces son un cóc­tel de mi­les de ce­pas de di­fe­ren­tes bac­te­rias, vi­rus y hon­gos y no se sa­be qué efec­tos pue­den oca­sio­nar. De he­cho, es­tos tras­plan­tes so­lo es­tán au­to­ri­za­dos pa­ra tra­tar el Clos­tri­dium dif­fi­ci­le. co­mo me­di­ca­men­to y res­trin­gir mu­cho su uso. Y es que na­die co­no­ce sus con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo. ¿POR QUÉ SON BÁ­SI­COS LOS PRI­ME­ROS AÑOS DE VI­DA?

Mien­tras es­ta­mos en el úte­ro, so­mos co­mo los ra­to­nes del la­bo­ra­to­rio de Gor­don: li­bres de gér­me­nes. Es cuan­do na­ce­mos, al sa­lir del vien­tre de nues­tras ma­dres, cuan­do co­men­za­mos a ser co­lo­ni­za­dos por los mi­cro­bios. La pri­me­ra gran ex­pe­rien­cia mi­cro­bia­na se pro­du­ce en la va­gi­na ma­ter­na, otro de los lu­ga­res del cuer­po hu­mano pró­di­go en es­te ti­po de flor. De ahí que se in­sis­ta mu­cho en los be­nefi­cios de un par­to na­tu­ral fren­te a las ce­sá­reas.

«Ey, ey, ey –fre­na Gor­don–. Yo no quiero que ca­da ma­dre a la que le prac­ti­can una ce­sá­rea pien­se que es­tá pri­van­do a su hi­jo de va­lio­sos mi­cro­bios y mi­nan­do su bie­nes­tar. Lo que quiero es que en los hos­pi­ta­les no la­ven a los ni­ños con cham­pú in­me­dia­ta­men­te des­pués de na­cer, que sean cons­cien­tes de la im­por­tan­cia de los mi­cro­bios re­ci­bi­dos de las ma­dres».

La mi­cro­bio­ta no se trans­mi­te so­lo en el par­to; es al­go que se va im­plan­tan­do a lo lar­go de los dos pri­me­ros años de vi­da. Tiem­po muy re­le­van­te des­de el pun­to de vis­ta in­tes­ti­nal.

Y es pre­ci­sa­men­te en la in­fan­cia don­de Gor­don y su equi­po es­tán más cen­tra­dos en es­te mo­men­to. Pe­ro en un ti­po de in­fan­cia en con­cre­to: en la que su­fre malnu­tri­ción.

¿QUÉ APOR­TAN CON­TRA LA MALNU­TRI­CIÓN? Las ONG sue­len tra­tar a los ni­ños malnu­tri­dos con co­mi­da te­ra­péu­ti­ca, unas ba­rri­tas de ca­cahue­te, que son muy efi­ca­ces pa­ra que ga­nen pe­so, pe­ro no los ayu­da a re­cu­pe­rar­se de otro ti­po de da­ños –de desa­rro­llo y neu­ro­ló­gi­cos– de­ri­va­dos del ham­bre. El equi­po de Gor­don cree que eso se pue­de pa­liar tra­tan­do al mis­mo tiem­po la co­mu­ni­dad mi­cro­bia­na. Y eso pen­sa­ron tam­bién Me­lin­da y Bill Ga­tes, cu­ya fun­da­ción finan­cia es­ta in­ves­ti­ga­ción.

Su equi­po tra­ba­ja en Ma­laui y Ban­gla­dés pa­ra desa­rro­llar una com­bi­na­ción de in­gre­dien­tes ali­men­ti­cios que sean más efi­ca­ces, «con­si­de­ran­do –ex­pli­ca Gor­don– que de­ben ser ase­qui­bles, cul­tu­ral­men­te asu­mi­bles, pro­ve­nir de una fuen­te sos­te­ni­ble y te­ner un sa­bor acep­ta­ble».

Gor­don es­tá muy sa­tis­fe­cho con los re­sul­ta­dos, pe­ro in­sis­te en la pru­den­cia. ¿Có­mo se en­tien­de el co­me­di­do Gor­don con un hom­bre de ac­ción co­mo Bill Ga­tes? «Bueno, él es un op­ti­mis­ta im­pa­cien­te –se ríe–. Yo soy un ro­mán­ti­co op­ti­mis­ta».

Gor­don vuel­ve a sus mi­cro­bios, que él en­cuen­tra ins­pi­ra­do­res. «Ve –di­ce ob­ser­van­do una placa de Pe­tri de bac­te­rias in­tes­ti­na­les–, nun­ca mo­ri­re­mos so­los. Te­ne­mos tri­llo­nes de ami­gos».

PA­RA SA­BER MÁS

en https://www.pre­mios fron­te­ras­del­co­no­ci­mien­to.es. Gor­don ha re­ci­bi­do el Pre­mio Fron­te­ras del Co­no­ci­mien­to en la ca­te­go­ría de bio­lo­gía y bio­me­di­ci­na. Ban­cos co­mo Ope­nBio­me son muy ri­gu­ro­sos con los do­nan­tes. Se des­car­ta a cual­quie­ra con aler­gias, as­ma, una his­to­ria fa­mi­liar con cáncer de co­lon o en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes SER DO­NAN­TE CUÁN­DO SUR­GE Pe­ro es un cam­po con gran­des ex­pec­ta­ti­vas, de ahí que ha­ya cen­tros co­mo Ope­nBio­me y hos­pi­ta­les, co­mo Vall d'He­bron de Bar­ce­lo­na, que tra­ba­jen en ello. o co­lo­nos­co­pio, pe­ro tam­bién se pue­de ha­cer por vía oral, a tra­vés de son­da o en for­ma de cáp­su­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.