Las vo­ta­cio­nes y lo que no son vo­ta­cio­nes

El Periódico de Catalunya (Català) - Dominical - - Firmas -

año an­te­rior. Por eso lle­ga siem­pre con un año de re­tra­so y, pe­se a que la gen­te cul­pa a los in­tér­pre­tes, la cul­pa de los ma­los re­sul­ta­dos es del afán por imi­tar al ga­na­dor an­te­rior. Si ga­na una ba­la­da, man­da­mos una ba­la­da. Si ga­na una chi­ri­go­ta, man­da­mos una chi­ri­go­ta. Pe­ro sin re­pa­rar en que lo ha­ce­mos con un año de re­tar­do. Lo úni­co que me vol­vió a lla­mar la aten­ción del con­cur­so es que ha­bi­li­ta de for­ma na­tu­ral una vo­ta­ción com­pen­sa­to­ria a tra­vés de los te­lé­fo­nos. Pro­vo­ca un vi­ra­je so­bre los ju­ra­dos y a na­die pa­re­ce im­por­tar­le que los paí­ses más tur­bios en el ma­ne­jo de sus re­des ob­ten­gan un re­sul­ta­do muy po­si­ti­vo en esa par­te de la vo­ta­ción. En las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les su­ce­dió un error no­ta­ble cuan­do se eli­gió en fun­ción del cos­te a una em­pre­sa dis­tin­ta pa­ra ha­cer el re­cuen­to au­to­má­ti­co de con­ce­ja­les y vo­tos. Por for­tu­na, el desas­tre ha si­do lo­ca­li­za­do en al­gu­nos pun­tos y me­sas, pe­ro he­mos ro­za­do una ca­tás­tro­fe na­cio­nal.

La sal­va­ción de cual­quie­ra de es­tos dis­pa­ra­tes pa­sa por pre­miar lo hu­mano so­bre lo tec­no­ló­gi­co. Al final, la so­lu­ción a los erro­res del au­to­ma­tis­mo en el re­cuen­to elec­to­ral vie­ne des­de los apli­ca­dos su­per­vi­so­res de me­sa con sus la­pi­ce­ros y bo­lí­gra­fos. El vo­to pre­sen­cial es al día de hoy la úni­ca ga­ran­tía, pues to­dos los trá­mi­tes tec­no­lo­gi­za­dos co­rren el ries­go de es­tar in­ter­ve­ni­dos. Su­ce­dió con las pri­ma­rias en León de un par­ti­do, don­de una can­di­da­ta tur­bia lo­gró ga­nar en pri­me­ra ins­tan­cia gra­cias a ma­ni­pu­lar los vo­tos de mi­li­tan­tes, y ha­brá su­ce­di­do en al­gu­nos ca­sos más sin que ten­ga­mos no­ti­cia, pues se pre­mia la ocul­ta­ción. La in­ter­ven­ción de me­ca­nis­mos mul­ti­pli­ca­do­res, de ejer­ci­cios de su­plan­ta­ción y va­ria­das es­tra­te­gias pa­ra des­viar el vo­to apun­ta­la una vez tras otra el men­sa­je de pre­cau­ción. No des­pre­cie­mos el con­tac­to di­rec­to, el re­cuen­to per­so­nal y la emi­sión de vo­to pre­sen­cial, por­que son la úni­ca só­li­da cer­te­za con la que con­ta­mos.

To­dos los me­ca­nis­mos de su­pues­ta trans­pa­ren­cia que se ma­ne­jan con ale­gría pa­ra ven­der ima­gen de mo­der­ni­dad y agi­li­dad con­ta­ble es­tán ba­jo sos­pe­cha. La gue­rra mun­dial lar­va­da es ci­ber­né­ti­ca. Es ho­ra de pre­ser­var nues­tra in­for­ma­ción per­so­nal, de lu­char por los de­re­chos y li­ber­ta­des ci­vi­les en la Red. He­mos vis­to que la pro­mo­ción ge­ne­ra­li­za­da del re­fe­rén­dum po­pu­lar se ha con­ver­ti­do en una ba­za opor­tu­nis­ta ya sea pa­ra de­ci­dir cam­biar la ho­ra en los relojes con­ti­nen­ta­les o el di­se­ño del bu­le­var

El vo­to pre­sen­cial es hoy la úni­ca ga­ran­tía, pues to­dos los trá­mi­tes tec­no­lo­gi­za­dos co­rren el ries­go de es­tar in­ter­ve­ni­dos

en tu ciu­dad. Por­que se ha en­con­tra­do el re­sor­te pa­ra ma­ne­jar la de­mo­cra­cia al an­to­jo de al­gu­nos. Nin­gu­na de esas vo­ta­cio­nes, pe­se a los alien­tos de de­mo­cra­cia di­rec­ta, ha si­do con­clui­da con ga­ran­tías fia­bles. El pe­li­gro nos ace­cha. Las par­tes in­tere­sa­das in­sis­ten. Y no­so­tros, si nos de­ja­mos en­ga­ñar, re­nun­cia­re­mos a la vir­tuo­sa esen­cia de emi­tir nues­tro vo­to en mano fren­te a un co­mi­té de igua­les que pre­sen­cia y vi­gi­la la ve­ra­ci­dad de los ac­tos.

In­gre­dien­tes: 1 l de cal­do de car­ne o ver­du­ras

1 ce­bo­lle­ta pi­ca­da

2 dien­tes de ajo

100 g de ja­món co­ci­do pi­ca­do 1 piz­ca de nuez mos­ca­da 1 co­li­flor pe­que­ña 300 g de arroz de grano re­don­do 1 cho­rro de vino blan­co se­co 2 bue­nos pu­ña­dos de rú­cu­la lim­pia 1 so­pe­ra de que­so mas­car­po­ne 2 so­pe­ras de

Com­té ra­lla­do Ce­bo­llino pi­ca­do

1 so­pe­ra de na­ta 1 li­món

Acei­te de oli­va

Ela­bo­ra­ción: se suel­ta la co­liflor en ra­mi­lle­tes y se la­va. Se di­vi­de la mi­tad en ra­mi­lle­tes muy pe­que­ños y se re­ser­van. El res­to se la­mi­na con una man­do­li­na. Se su­mer­gen las muy finas lá­mi­nas de co­liflor en agua con abun­dan­te hie­lo pa­ra que se ri­cen y que­den cro­can­tes: con ellas, es­cu­rri­das, se ha­rá una en­sa­la­da. Se tie­ne el cal­do ca­lien­te en una olla. En un pu­che­ro an­cho y ba­jo se so­fríen la ce­bo­lle­ta y el ajo. Cuan­do ablan­den, se aña­de el ja­món y una piz­ca de nuez mos­ca­da, re­mo­vien­do con una cu­cha­ra de ma­de­ra. Se vuel­ca el arroz y se so­fríe sua­ve­men­te unos mi­nu­tos, has­ta que el grano que­de trans­lú­ci­do y na­ca­ra­do.

Jo­sé Luis Ló­pez de Zu­bi­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.