El Periódico de Catalunya (Català) - Dominical - - 54 Co­no­cer Me­dioam­bien­te -

«Los ni­ños son es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles por­que res­pi­ran más rá­pi­do, se meten las co­sas en la bo­ca, ga­tean y es­tán mu­cho más cer­ca del pol­vo, que con­cen­tra gran­des can­ti­da­des de tó­xi­co –ilus­tra San­tos–. Ha­bla­mos de con­ta­mi­na­ción en una fa­se crí­ti­ca del desa­rro­llo. El im­pac­to es muy al­to. Su ex­po­si­ción, de he­cho, ya em­pie­za en el vien­tre ma­terno. Se­gún al­gu­nos es­tu­dios, los ni­ños na­cen pre­con­ta­mi­na­dos».

El pro­ble­ma es que, a pe­sar de que el re­gla­men­to que ri­ge en Eu­ro­pa es uno de los más es­tric­tos del mun­do –la ley REACH (acró­ni­mo in­glés de re­gis­tro, eva­lua­ción, au­to­ri­za­ción y res­tric­ción de quí­mi­cos)–, el sis­te­ma cuen­ta con va­rias la­gu­nas. Una de ellas es que la agen­cia re­gu­la­do­ra ape­nas re­vi­sa el cin­co por cien­to de los re­gis­tros de la in­for­ma­ción so­bre pro­duc­to­res, co­mer­cia­li­za­do­res e im­por­ta­do­res. In­clu­so con es­te con­trol tan re­du­ci­do, la ECHA no con­si­gue dar abas­to.

«De los cer­ca de 2000 re­gis­tros de sus­tan­cias ana­li­za­dos des­de 2007, ca­si dos ter­cios es­tán in­com­ple­tos», afir­ma Fer­nán­dez. Es de­cir, fal­ta in­for­ma­ción so­bre los es­tu­dios que la in­dus­tria ha he­cho (o de­be­ría ha­ber he­cho) so­bre la se­gu­ri­dad y los pe­li­gros de sus sus­tan­cias, los pro­duc­tos don­de las em­plea, en qué can­ti­da­des y so­bre el gra­do de ex­po­si­ción al que es­tá so­me­ti­do el con­su­mi­dor. Mu­chas em­pre­sas lle­van años ig­no­ran­do los re­que­ri­mien­tos de la ECHA so­bre es­tos da­tos y, mien­tras tan­to, las sus­tan­cias si­guen en el mer­ca­do. «Es un mar­gen de to­le­ran­cia ex­ce­si­vo. De­be ha­ber un lí­mi­te –de­nun­cia el res­pon­sa­ble del Área de Sus­tan­cias Quí­mi­cas de Bund–. Es ho­ra de que las au­to­ri­da­des di­gan: 'Has­ta aquí he­mos lle­ga­do, si no apor­ta us­ted los da­tos que ne­ce­si­ta­mos pa­ra va­lo­rar los ries­gos de es­tas sus­tan­cias le re­ti­ra­mos el re­gis­tro'». Es­ta ONG pre­gun­tó a la ECHA qué sus­tan­cias tie­nen el re­gis­tro in­com­ple­to y qué em­pre­sas es­tán de­trás. Al ob­te­ner el si­len­cio co­mo res­pues­ta, de­ci­dió rea­li­zar su pro­pio es­tu­dio pa­ra ave­ri­guar­lo.

FAL­TA DE TRANS­PA­REN­CIA

Co­mo pun­to de par­ti­da, to­mó la in­for­ma­ción del Go­bierno ger­mano so­bre las sus­tan­cias que pro­vo­can cáncer, efec­tos mu­ta­gé­ni­cos, pro­ble­mas en la fer­ti­li­dad o en la re­pro­duc­ción, en el

desa­rro­llo de los ni­ños, me­dioam­bien­ta­les… Es de­cir, aque­llas más preo­cu­pan­tes que se pro­du­cen en can­ti­da­des su­pe­rio­res a las 1000 to­ne­la­das anua­les. Den­tro de las li­mi­ta­cio­nes, iden­tifi­có 654 em­pre­sas (40 es­pa­ño­las) que in­cum­plen los re­qui­si­tos mí­ni­mos le­ga­les en el re­gis­tro de, al me­nos, 41 sus­tan­cias. Son ape­nas la pun­ta del ice­berg, se­gún re­ve­la Ta­tia­na San­tos, que par­ti­ci­pó en el es­tu­dio. «So­lo he­mos pu­bli­ca­do lo que he­mos po­di­do co­nfir­mar –ad­mi­te San­tos des­de Bru­se­las–. La fal­ta de trans­pa­ren­cia nos ha im­pe­di­do ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre unas 700 sus­tan­cias y más de 5000 em­pre­sas».

Mien­tras tan­to, el con­su­mi­dor lo que pue­de ha­cer es in­for­mar­se. El Sis­te­ma Eu­ro­peo de Aler­ta Rá­pi­da (RAPEX) es una he­rra­mien­ta que pue­de re­sul­tar útil. Sus aler­tas son pú­bli­cas y se pue­den con­sul­tar en In­ter­net. Va­le la pe­na echar un vistazo a sus avi­sos an­tes de sa­lir de com­pras.

Del mis­mo mo­do, am­pa­ra­do por el de­re­cho del con­su­mi­dor a la in­for­ma­ción, es po­si­ble pre­gun­tar a ca­da em­pre­sa si el pro­duc­to que se pre­ten­de com­prar con­tie­ne al­gu­na de las sus­tan­cias re­co­gi­das en la lis­ta de can­di­da­tas de la ECHA. A par­tir de oc­tu­bre, ade­más, es­ta­rá dis­po­ni­ble la apli­ca­ción Scan4Chem (véa­se el re­cua­dro).

Se tra­ta, an­te to­do, de pro­mo­ver un con­su­mo sos­te­ni­ble, evi­tan­do en lo po­si­ble com­prar pro­duc­tos de plás­ti­co que no sean ver­da­de­ra­men­te ne­ce­sa­rios, ya que con­tie­nen mu­chas sus­tan­cias quí­mi­cas tó­xi­cas y no son bio­de­gra­da­bles, lo que crea un fuer­te im­pac­to en el me­dioam­bien­te y en nues­tras vi­das.

Sin ir más le­jos, ya se han en­con­tra­do mi­cro­plás­ti­cos en el agua de la llu­via y en zo­nas re­mo­tas del pla­ne­ta co­mo la An­tár­ti­da. Una prue­ba más de la in­men­sa ex­po­si­ción a sus­tan­cias tó­xi­cas a la que es­ta­mos so­me­ti­dos. Lo que ha he­cho que Bas­kut Tun­cak, re­la­tor especial de la ONU pa­ra sus­tan­cias pe­li­gro­sas y desechos, ha­ya aler­ta­do de una «pan­de­mia si­len­cio­sa».

Las or­ga­ni­za­cio­nes me­dioam­bien­ta­les ad­vier­ten de que no se tra­ta de di­fun­dir el pánico. «La in­dus­tria quí­mi­ca en Eu­ro­pa ge­ne­ra unos 500.000 mi­llo­nes de eu­ros –sub­ra­ya Fer­nán­dez–. De es­tos gi­gan­tes­cos be­nefi­cios sur­ge una gi­gan­tes­ca res­pon­sa­bi­li­dad fren­te a la so­cie­dad. Lla­ma­mos a la in­dus­tria quí­mi­ca a que cum­pla con es­ta obli­ga­ción».

PA­RA SA­BER MÁS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.