El Periódico de Catalunya (Català) - Dominical - - Ma­ga­zi­ne En­tre­vis­ta -

jus­ti­fi­ca­ción de Adam Smith, el mar­qués de Con­dor­cet y, por su­pues­to, Im­ma­nuel Kant. Mu­chas ve­ces se men­cio­na mi nom­bre jun­to con el de es­tos gran­des pen­sa­do­res, y es un ho­nor, pe­ro na­da más.

XL. Da­das las con­se­cuen­cias que es­tá te­nien­do la pan­de­mia, aho­ra su tra­ba­jo es más im­por­tan­te que nun­ca pa­ra la hu­ma­ni­dad…

A.S. Es­ta­mos vi­vien­do tiem­pos enormement­e in­ten­sos e in­tere­san­tes. Asis­ti­mos a un cambio en las prio­ri­da­des. El fo­co se es­tá des­pla­zan­do. A la lar­ga, Eu­ro­pa ga­na­rá re­le­van­cia, so­bre to­do Ale­ma­nia y Fran­cia, mien­tras se ha­ce evi­den­te que Es­ta­dos Uni­dos ya no es­tá en con­di­cio­nes de desem­pe­ñar su pa­pel de li­de­raz­go. Tam­bién es cier­to que mu­chas de las co­sas so­bre las que he in­ves­ti­ga­do a lo lar­go de mi vi­da se es­tán si­tuan­do con ma­yor cla­ri­dad en el cen­tro de los te­mas que nos ocu­pa­rán en el fu­tu­ro.

XL. Es de­cir, po­bre­za, de­sigual­dad… A.S. Así es.

XL. La pan­de­mia ha pues­to al mun­do en un es­ta­do for­zo­so de pau­sa. Al­gu­nos de sus co­le­gas la des­cri­ben co­mo una es­pe­cie de ad­ver­ten­cia y con­clu­yen que la hu­ma­ni­dad ya no pue­de se­guir con ese man­tra del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co con­ti­nuo. A.S. El cre­ci­mien­to siem­pre sus­ci­ta in­te­rro­gan­tes acer­ca de la sos­te­ni­bi­li­dad. El cre­ci­mien­to es una cues­tión de pla­ni­fi­ca­ción co­rrec­ta y de pen­sa­mien­to co­rrec­to. Pe­ro en sí no es al­go ma­lo. Igual que no lo es la glo­ba­li­za­ción, por­que la glo­ba­li­za­ción sig­ni­fi­ca mu­chas más co­sas que un cre­ci­mien­to glo­bal. Sig­ni­fi­ca tam­bién un in­ter­cam­bio glo­bal de ideas, de pen­sa­mien­tos, de cul­tu­ra. Po­de­mos e in­clu­so de­be­mos cre­cer, pe­ro de una for­ma in­te­li­gen­te.

XL. ¿Y có­mo se­ría ese cre­ci­mien­to in­te­li­gen­te?

A.S. So­bre to­do, te­ne­mos que acor­dar una cul­tu­ra del re­par­to jus­to, que afec­te a bie­nes ne­ce­sa­rios pa­ra la vi­da co­mo son los ali­men­tos o las me­di­ci­nas. Es un asun­to del que ya se han ocu­pa­do gran­des pen­sa­do­res, y tam­bién es­ta­dis­tas, a lo lar­go de la his­to­ria. La re­dis­tri­bu­ción si­gue sien­do la cla­ve de la re­so­lu­ción de es­tas cues­tio­nes tan im­por­tan­tes pa­ra la hu­ma­ni­dad. ¿Me per­mi­te ci­tar un ejem­plo?

XL.

A.S. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la des­nu­tri­ción prác­ti­ca­men­te des­apa­re­ció en Gran Bre­ta­ña, a pe­sar de que en con­jun­to ha­bía me­nos ali­men­tos que an­tes. Los que más se be­ne­fi­cia­ron de la adop­ción del ra­cio­na­mien­to de la co­mi­da fue­ron los po­bres. El Ser­vi­cio Na­cio­nal de Sa­lud bri­tá­ni­co tam­bién na­ció a par­tir de la idea de un re­par­to igua­li­ta­rio.

XL. Pe­ro lle­va años al lí­mi­te, co­mo ha vuel­to a po­ner­se de ma­ni­fies­to con el co­ro­na­vi­rus.

A.S. Eso no sig­ni­fi­ca que la idea que tie­ne de­trás no si­ga sien­do bue­na. De to­dos mo­dos, hay que ad­mi­tir que no to­das las co­sas han evo­lu­cio­na­do en una di­rec­ción po­si­ti­va y que el re­par­to jus­to no es una reali­dad en to­dos los lu­ga­res del mun­do. Lo ve­mos aquí, en Es­ta­dos Uni­dos, don­de la po­bla­ción ne­gra es la que más es­tá su­frien­do los efec­tos de la pan­de­mia.

XL. Mu­chos hu­ma­nis­tas e his­to­ria­do­res han des­cri­to las pla­gas, las gue­rras y las re­vo­lu­cio­nes co­mo «gran­des ni­ve­la­do­res». Con­si­de­ra­ban que em­pe­zar de ce­ro era una opor­tu­ni­dad pa­ra con­se­guir una si­tua­ción de ma­yor igual­dad. ¿Es­ta vi­sión po­dría apli­car­se a la si­tua­ción ac­tual?

A.S. No, y tam­po­co creo que esa te­sis ha­ya si­do co­rrec­ta al­gu­na vez, ni si­quie­ra en tiem­pos de la pes­te ne­gra o de las gran­des ham­bru­nas en Eu­ro­pa. En aque­llos tiem­pos, a los ri­cos siem­pre les iba mu­cho me­jor que a los po­bres, aun cuan­do pro­por­cio­nal­men­te mu­rie­ran mu­chos. Las cri­sis hu­ma­ni­ta­rias nun­ca han si­do gran­des ni­ve­la­do­res. Kant, el gran ilus­tra­do ale­mán, ya se­ña­ló que de­be­ría­mos de­di­car mu­cha más ener­gía a la cues­tión de por qué unos tie­nen más que otros. En de­fi­ni­ti­va, lo del gran ni­ve­la­dor es una ilu­sión.

El pro­fe­sor Sen siem­pre re­cuer­da que na­ció en un cam­pus uni­ver­si­ta­rio. Su pa­dre era pro­fe­sor de Quí­mi­ca en la Uni­ver­si­dad de Da­ca, en el ac­tual Ban­gla­dés. Aque­llos pri­me­ros años en el sub­con­ti­nen­te in­dio, en­ton­ces ba­jo el do­mi­nio co­lo­nial bri­tá­ni­co, mar­ca­ron al jo­ven Amart­ya. Una vez, un jor­na­le­ro mu­sul­mán –al que unos hin­dúes aco­sa­ban ar­ma­dos con cu­chi­llos– se arras­tró has­ta la ca­sa de sus pa­dres pa­ra es­ca­par de sus per­se­gui­do­res; su pa­dre lo lle­vó al hos­pi­tal, don­de fa­lle­ció. Amart­ya era to­da­vía un ni­ño, pe­ro en­ten­dió que aquel hom­bre se ha­bía aden­tra­do en un dis­tri­to hin­dú por pu­ra ne­ce­si­dad de su­per­vi­ven­cia y a pe­sar del mie­do. Sen no ol­vi­dó nun­ca aque­lla vio­len­cia sin sen­ti­do ni tam­po­co la te­rri­ble ham­bru­na en Ben­ga­la que aca­bó con la vi­da de tres mi­llo­nes de per­so­nas en 1943. Los miem­bros de las cas­tas su­pe­rio­res e in­ter­me­dias, a las que él per­te­ne­cía, prác­ti­ca­men­te no se vie­ron afec­ta­dos por la tra­ge­dia, ni si­quie­ra lle­ga­ron a per­ci­bir el su­fri­mien­to de los de­más. Aque­llos su­ce­sos cam­bia­ron su ima­gen del mun­do: a par­tir de ese mo­men­to, Sen se de­di­có a es­tu­diar la po­bre­za, la eco­no­mía del bienestar y la de­sigual­dad so­cial. Sus teo­rías, en­sa­yos y li­bros lo han con­ver­ti­do en una su­per­es­tre­lla del mun­do aca­dé­mi­co.

Re­ci­bió el ga­lar­dón en 1998 por «su con­tri­bu­ción al aná­li­sis del bienestar eco­nó­mi­co».

Em­ma Roths­child es su es­po­sa ac­tual. De la pri­me­ra, la es­cri­to­ra Na­ba­nee­ta Dev, se di­vor­ció. De la se­gun­da, la eco­no­mis­ta Eva Co­lor­ni, en­viu­dó. Es pa­dre de cua­tro hi­jos.

res­pe­to por los de­re­chos de los in­di­vi­duos o de las mi­no­rías.

XL. Lle­va mu­chos años vi­vien­do en Bos­ton, se pue­de de­cir que es­tá asis­tien­do al de­cli­ve de Es­ta­dos Uni­dos des­de la ven­ta­na de su ca­sa: Trump, pro­tes­tas, co­ro­na­vi­rus… ¿Ob­ser­va es­te es­ce­na­rio co­mo aca­dé­mi­co o co­mo un ciu­da­dano de a pie?

A.S. De am­bas for­mas. Ya es­tu­ve aquí en los se­sen­ta, en mis pri­me­ros años de pro­fe­sor. El pen­sa­mien­to ra­di­cal for­ma par­te de la tra­di­ción nor­te­ame­ri­ca­na, es otra de las co­sas que me fas­ci­nó de es­te país. En es­tos mo­men­tos es­tá te­nien­do lu­gar en Es­ta­dos Uni­dos una con­fron­ta­ción enor­me entre aque­llos que asis­ten preo­cu­pa­dos a có­mo res­pon­de el Es­ta­do a los pro­ble­mas de la épo­ca y de la na­ción y aque­llos otros que tie­nen una vi­sión más es­tre­cha del mun­do.

XL. Lo de vi­sión es­tre­cha es una for­ma muy de­li­ca­da de des­cri­bir al ac­tual pre­si­den­te.

A.S. Pa­ra mí, es­to va más allá de él. Per­ci­bo esos dos po­los tam­bién entre mis es­tu­dian­tes. Es­ta­dos Uni­dos es­tá atra­pa­do en ese di­le­ma. Pe­ro la es­tre­chez de mi­ras no es un pro­ble­ma úni­ca­men­te ame­ri­cano. Pien­se en Gran Bre­ta­ña y la de­ci­sión tan equi­vo­ca­da que es el bre­xit.

NDu­ran­te la con­ver­sa­ción, Amart­ya Sen no men­cio­na el nom­bre de Do­nald Trump ni una so­la vez. A ve­ces da la sen­sa­ción de que pa­ra él los go­ber­nan­tes po­pu­lis­tas ac­tua­les no fue­ran más que un des­liz, un ac­ci­den­te en el de­ve­nir de la his­to­ria mun­dial. En la vi­sión del mun­do de Amart­ya Sen, siem­pre es­tá pre­sen­te el te­lón de fon­do del pa­sa­do.

XL. ¿Esa mi­ra­da na­cio­na­lis­ta y es­tre­cha le pro­du­ce do­lor?

A.S. Cla­ro. Pe­ro hay al­go to­da­vía peor, y es cuan­do la iden­ti­fi­ca­ción con la na­ción ya no es vá­li­da pa­ra to­dos, cuan­do al­gu­nos que­dan ex­clui­dos de for­ma pre­me­di­ta­da.

XL. ¿Po­dría ci­tar al­gún ejem­plo? A.S. Mi país, la In­dia. An­tes era el país de los hin­dúes, los mu­sul­ma­nes, los cris­tia­nos, los ju­díos, los sijs, los par­sis y mu­chos más. Pe­ro el Go­bierno ac­tual tie­ne a esa In­dia se­cu­lar en bue­na me­di­da es­cla­vi­za­da por una In­dia ba­jo con­trol hin­dú. En mi opi­nión, es­to es mu­cho más cen­su­ra­ble que el na­cio­na­lis­mo pu­ro y du­ro que se per­ci­be en to­dos los rin­co­nes del mun­do. Na­cio­na­lis­mo sec­ta­rio, fo­ca­li­za­ción en los ri­cos, des­pre­cio a los ne­ce­si­ta­dos, re­pre­sión de la li­ber­tad de ex­pre­sión… y to­do eso en una de­mo­cra­cia.

XL. ¿Has­ta qué pun­to di­ría que su ori­gen ha in­flui­do en su tra­ba­jo? A.S. No so­lo ha in­flui­do en mi tra­ba­jo, ha in­flui­do en mi vi­da. Tu­ve

N

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.