A cues­tas con el elo­gio

El Periódico de Catalunya (Català) - Dominical - - Firmas - Por Da­vid True­ba

el otro día por la ca­lle es­cu­ché có­mo al­guien se pa­ra­ba fren­te a una pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión al re­co­no­cer­la y le de­cía: eres mu­cho más gua­pa que en la te­le. Es­te elo­gio pre­ten­día trans­mi­tir lo con­tra­rio de lo que con­si­guió. Pa­ra una per­so­na cu­ya re­la­ción más ha­bi­tual con la so­cie­dad con­sis­te en apa­re­cer por te­le­vi­sión, que al­guien se le acer­que y le di­ga que en la reali­dad es más be­lla no sig­ni­fi­ca otra co­sa que de­cir­le que es­tá mos­tran­do a dia­rio y a la ma­yor can­ti­dad de gen­te una ca­ra peor de la que tie­ne. Cu­rio­sa­men­te, la in­ten­ción del elo­gio era la opues­ta, ase­gu­rar­le que su fi­gu­ra me­diá­ti­ca no anu­la su natural en­can­to. Lo que me pa­re­ció es que es­te ti­po de des­en­cuen­tros en­tre lo que uno pre­ten­de de­cir y lo que fi­nal­men­te di­ce tie­ne que ver con el sen­ti­mien­to de su­pe­rio­ri­dad. Exis­te al­go en el elo­gio que se rec­ti­fi­ca mien­tras se pro­nun­cia por la ne­ce­si­dad imperiosa de no re­ba­jar­se o de re­afir­mar­se. Si al­guien se acer­ca a un mú­si­co pa­ra fe­li­ci­tar­lo por su úl­ti­ma can­ción, no se­rá ra­ro que an­tes de ter­mi­nar la fra­se apre­cia­ti­va aña­da que, en cam­bio, su dis­co an­te­rior no le gus­tó de­ma­sia­do. En mi­tad de la fra­se en que fe­li­ci­tas a un ac­tor por su tra­ba­jo en una re­cien­te obra de tea­tro, es muy pro­ba­ble que con­clu­yas di­cien­do que, en cam­bio, la pe­lí­cu­la que es­tre­nó el año pa­sa­do no te gus­tó de­ma­sia­do.

A es­ta co­le­ti­lla se la lla­ma 'la re­ba­ja'. To­do elo­gio es pro­nun­cia­do con su re­ba­ja. Ob­ser­vé es­ta tendencia en una per­so­na muy an­cia­na de mi fa­mi­lia que era in­ca­paz de un elo­gio com­ple­to. Si un día pre­pa­ra­bas una pae­lla pa­ra los in­vi­ta­dos, co­rría a de­gus­tar­la y afir­mar que el arroz es­ta­ba en su pun­to y el sa­bor era es­tu­pen­do, pe­ro de in­me­dia­to aña­día: no co­mo la del mes pa­sa­do, que te que­dó pa­sa­da e in­di­ges­ta. Exis­te una ley fí­si­ca aún no es­ti­pu­la­da de ma­ne­ra cien­tí­fi­ca que di­ce que un elo­gio y una crí­ti­ca no pe­san lo mis­mo, sino que de ma­ne­ra má­gi­ca la fra­se re­cri­mi­na­to­ria tie­ne mu­cha más im­por­tan­cia y es­pe­sor. La ley se de­mues­tra con un ejem­plo sen­ci­llo. En una con­ver­sa­ción con un ami­go ín­ti­mo, es­te te di­ce dos co­sas en mo­men­tos dis­tin­tos. La pri­me­ra es que te com­por­tas­te mag­ní­fi­ca­men­te el día an­te­rior. La se­gun­da es que, en cam­bio, aho­ra pue­de de­cir­te que el mes pa­sa­do fuis­te un po­co mi­se­ra­ble en otro mo­men­to si­mi­lar. Cuan­do te que­das a so­las, la apre­cia­ción so­bre tu mal com­por­ta­mien­to te abru­ma, te per­tur­ba e in­clu­so es ca­paz de ha­cer­te ol­vi­dar por com­ple­to el elo­gio.

Es­to re­cuer­do ha­ber­lo co­men­ta­do con uno de los mú­si­cos de más éxi­to en Es­pa­ña. Me con­tó que des­pués de sa­car un dis­co y ha­cer una gi­ra en­tre elo­gios, éxi­to de ven­tas y ma­ra­vi­llo­sa re­cep­ción, re­ca­ló en un con­cier­to en Se­go­via y una crí­ti­ca ne­ga­ti­va en un me­dio lo­cal le des­tro­zó la mo­ral du­ran­te va­rias se­ma­nas. Es­to se co­no­ce co­mo 'la cre­di­bi­li­dad de lo ne­ga­ti­vo'. Su ley se enun­cia de la si­guien­te ma­ne­ra: a cual­quier co­men­ta­rio ne­ga­ti­vo le con­ce­de­rás de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca más sin­ce­ri­dad que a cual­quier co­men­ta­rio po­si­ti­vo. Si al­guien nos di­ce so­bre un ter­ce­ro que es un cer­do, ob­tie­ne más cre­di­bi­li­dad que al­guien que lo con­tra­di­ga y opi­ne que es una gran per­so­na. No exis­te crí­ti­co pro­fe­sio­nal que ob­ten­ga re­le­van­cia por sus co­men­ta­rios po­si­ti­vos de obras aje­nas, sino que cuan­to más ne­ga­ti­vi­dad sal­va­je trans­mi­ta, aca­pa­ra­rá más aten­ción y res­pe­to. Por eso, el elo­gio se ha con­ver­ti­do en al­go tan com­pro­me­ti­do en la so­cie­dad. Pa­ra mu­chos es un signo de de­bi­li­dad. Es­tán dis­pues­tos a re­co­no­cer­le a al­guien el ta­len­to, pe­ro pa­ra no sen­tir­se dis­mi­nui­dos se ven obli­ga­dos a re­vo­car el elo­gio o por lo me­nos apli­car­le la re­ba­ba pre­cep­ti­va.

A cual­quier co­men­ta­rio ne­ga­ti­vo le con­ce­de­rás de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca más sin­ce­ri­dad que a cual­quier co­men­ta­rio po­si­ti­vo

Qué gran par­ti­do el de ayer, le di­cen al fut­bo­lis­ta que ad­mi­ran, pe­ro va­ya ca­gada la eli­mi­na­ción del mes pa­sa­do. Mes­si se­rá el me­jor, pe­ro na­die ol­vi­da sus de­rro­tas más es­tre­pi­to­sas y los fra­ca­sos con la se­lec­ción. Qui­zá el re­me­dio a to­do es­to es­tri­ba en con­te­ner nues­tra pro­pen­sión a opi­nar so­bre los de­más co­mo si fue­ra ne­ce­sa­rio y de­man­da­do. A lo me­jor, lo más sa­bio es ca­llar si no se tie­ne al­go ajus­ta­do que de­cir. Opi­nar no es obli­ga­to­rio. www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

Xl­se­ma­nal.

Di­ce que Ra­to y Az­nar, en los que con­fió, la han de­frau­da­do.

Ce­lia Vi­lla­lo­bos. Ra­to fue un gran vi­ce­pre­si­den­te, pe­ro no sé dón­de se per­dió en el ca­mino. Y lo de Jo­sé Ma­ría me due­le más. ¿Qué le pa­só a par­tir de 2004? No en­tien­do al Az­nar de aho­ra, que quie­re se­guir man­go­nean­do y po­nien­do a sus ami­gos…

XL. Cuen­ta que Ca­sa­do es­pe­ró a que se 'ma­ta­ran' So­ra­ya y Cos­pe­dal pa­ra ga­nar él las pri­ma­rias.

C.V. Ha pa­sa­do siem­pre. Los hom­bres nos po­nen a pe­lear pa­ra su­bir. Y hay

Ma­la­gue­ña, 71 años. Ten­go cua­tro nie­tos y tres hi­jos y he de­di­ca­do mi vi­da a la po­lí­ti­ca en el Par­ti­do Po­pu­lar. Pu­bli­co 'La po­lí­ti­ca apa­sio­na­da' (Ed. Pe­nín­su­la) so­bre mis vi­ven­cias en car­gos pú­bli­cos.

mu­je­res que en­tran en esas tram­pas.

XL. Si Pa­blo Ca­sa­do hu­bie­ra con­ta­do con us­ted en el par­ti­do, ¿hu­bie­ra acep­ta­do? C.V. No. An­tes de ga­nar, qui­so que lo acom­pa­ña­ra y le di­je que no por­que era muy jo­ven y te­nía que ha­ber es­pe­ra­do, pe­ro de­ci­dió pre­sen­tar­se. Y di­jo que iba a con­tar con to­do el mun­do, pe­ro lue­go con­tó so­lo con los su­yos.

XL. Su ma­ri­do, Pe­dro Arrio­la, fue du­ran­te 30 años uno de los hom­bres más po­de­ro­sos de es­te país…

C.V. ¡Ton­te­rías! A mu­cha gen­te le hi­cie­ron creer que si no con­se­guía

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.