El Periódico de Catalunya (Català) - Dominical - - Co­no­cer -

El im­pac­tan­te ti­tu­lar re­co­rrió el mun­do.

El 14 de sep­tiem­bre, un equi­po de as­tró­no­mos co­mu­ni­có que ha­bía ha­lla­do fos­fi­na, un gas tó­xi­co e in­fla­ma­ble, en la at­mós­fe­ra del pla­ne­ta. El des­cu­bri­mien­to era re­vo­lu­cio­na­rio, ya que mu­chos con­si­de­ran la fos­fi­na un mar­ca­dor fia­ble de vi­da ex­tra­te­rres­tre. No to­dos los cien­tí­fi­cos es­tán de acuer­do, por su­pues­to. «La me­jor for­ma de sa­lir de du­das es ir allí y rea­li­zar al­gún ti­po de ob­ser­va­ción so­bre lo que es­tá pa­san­do», ex­pli­ca Ma­nas­vi Lin­gam, as­tro­fí­si­co del Flo­ri­da Ins­ti­tu­te of Tech­no­logy. Lin­gam, jun­to con su co­le­ga An­dreas Hein –pro­fe­sor de In­ge­nie­ría Ae­roes­pa­cial en la Uni­ver­si­dad Pa­rís-sa­clay–, ha pro­pues­to una mi­sión rá­pi­da y low cost pa­ra ter­mi­nar con el de­ba­te y de­mos­trar si real­men­te hay in­di­cios de vi­da en el pla­ne­ta ve­cino. En reali­dad, es­ta no es una idea nue­va. En 1967, Carl Sa­gan aven­tu­ró que las nu­bes de Ve­nus –mu­cho más ha­bi­ta­bles que su su­per­fi­cie– po­dían alo­jar se­res ma­cros­có­pi­cos.

An­tes de que se ini­cia­ran los pro­gra­mas es­pa­cia­les, los te­les­co­pios mos­tra­ban Ve­nus co­mo un pla­ne­ta per­ma­nen­te­men­te cu­bier­to por una es­pe­sa ca­pa de nu­bes. Al­gu­nos creían que po­dían es­con­der una su­per­fi­cie ta­pi­za­da de jun­glas y fau­na exó­ti­ca, pe­ro la ca­rre­ra es­pa­cial en­tre Ru­sia y Es­ta­dos Uni­dos de­jó al des­cu­bier­to un mun­do muy di­fe­ren­te. El pro­gra­ma ru­so Ve­ne­ra, que fun­cio­nó en­tre 1961 y 1984, con­si­guió que sus na­ves ate­rri­za­ran has­ta diez ve­ces en la su­per­fi­cie de Ve­nus, aun­que ape­nas lo­gra­ban re­sis­tir dos ho­ras an­tes de fun­dir­se por las al­tí­si­mas tem­pe­ra­tu­ras. El pro­gra­ma con­si­guió fo­to­gra­fiar la su­per­fi­cie del pla­ne­ta en 1975 y medir las al­tí­si­mas con­cen­tra­cio­nes de dió­xi­do de car­bono de su at­mós­fe­ra. Y en 1985 Ru­sia lan­zó Vega, una re­vo­lu­cio­na­ria mi­sión do­ble que lo­gró li­be­rar dos gran­des glo­bos ae­ros­tá­ti­cos equi­pa­dos con ins­tru­men­tal cien­tí­fi­co en las nu­bes de Ve­nus.

LOS JA­PO­NE­SES SOBREVUELA­N, PE­RO ¿ES UN PLA­NE­TA RU­SO?

La NA­SA no se que­dó atrás: en 1962, la son­da Ma­ri­ner 2 mi­dió las al­tas tem­pe­ra­tu­ras de su su­per­fi­cie y, a par­tir de 1978, Pion­ner or­bi­tó el pla­ne­ta du­ran­te 14 años, con lo que des­ve­ló in­for­ma­ción cla­ve so­bre su at­mós­fe­ra. La úl­ti­ma mi­sión de la agen­cia es­pa­cial nor­te­ame­ri­ca­na a Ve­nus fue Ma­ga­lla­nes: una son­da or­bi­tal que ma­peó la su­per­fi­cie, es­tu­dió su geo­lo­gía y con ello des­cu­brió gran­des ca­na­les de la­va de mi­les de ki­ló­me­tros de lon­gi­tud. La úni­ca mi­sión que to­da­vía es­tá en mar­cha es la ja­po­ne­sa Akat­su­ki, que des­de que en­tró en ór­bi­ta en 2015 se de­di­ca a es­tu­diar las nu­bes y los vien­tos de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.