El Periódico - Català - Teletodo

Carlos ARECES «No hay temas que no se puedan tocar desde la comedia»

- MARISA DE DIOS

Carlos Areces ha sido chico Almodóvar y ahora se siente orgulloso de ser chico Caballero. El actor, dibujante y cantante de Ojete Calor (dúo que ha dado himnos como Viejoven) protagoniz­a Muertos SL, la nueva comedia para Movistar Plus+ de los creadores de La que se avecina y Machos alfa. El trabajo le va que ni pintado a alguien como él, que colecciona fotos post-morten: interpreta al empleado de una funeraria.

– Muertos SL

es una serie ambientada en una funeraria. La gran referencia que viene a la cabeza es A dos metros bajo tierra.

– Sí, pero yo no la he visto. Creo que A dos metros bajo tierra era un negocio familiar y nosotros nos centramos más en el ambiente laboral. Así que para mí una referencia más cercana es The office, por el ambiente y por los movimiento­s de cámara, aunque nosotros no rompemos la cuarta pared.

Dámaso, su personaje, sería entonces ese jefe tan mezquino...

– – El jefe de The office pecaba de ingenuo para algunas cosas. Era un cretino, pero sus mayores pifiadas nacían del desconocim­iento y de la ingenuidad. Dámaso, sin embargo, es un tipo ambicioso, está dispuesto a aparcar sus conflictos morales con tal de medrar en la empresa.

También comprendes que quiera medrar, porque lleva décadas dedicando su vida a la empresa.

– – Sí. A lo largo de mi carrera me ha tocado interpreta­r varios personajes mezquinos, cosa que agradezco porque son más divertidos y tienen más recovecos. Debo de ser una persona horrible, porque cuando estoy en su piel acabo comprendie­ndo sus motivacion­es. Este tipo está dispuesto a mentir, a engañar, a ser ruin, con tal de llegar a su objetivo. Pero es que lleva 30 años en el negocio y quiere una recompensa.

Su actitud es la de un buitre buscando difuntos en los hospitales.

– – Es un tipo que tiene sus recursos. A veces le salen mal, pero está dispuesto a arriesgars­e, porque el trabajo es su vida. Para él perder ese anclaje significa más que para cualquiera de sus compañeros, que pueden tener una vida familiar satisfacto­ria o algún tipo de distracció­n exterior.

– Los hermanos Caballero, los creadores de esta serie, le han sacado punta a las comunidade­s de vecinos (La que se avecina, Aquí no hay quien viva), a la masculinid­ad tóxica (Machos alfa) y ahora a la muerte, un tema que a mucha gente le produce respeto.

– Los temas que nos preocupan son los más susceptibl­es de abordar desde el humor. Además, yo no creo que haya temas que no se deban tocar desde la comedia. Al final, todo tiene que ver con la comunicaci­ón que se establece entre el enfoque que tú le das y tu público. Lo que me gusta de las ficciones de los Caballero es que no les asusta meterse en jardincill­os, y que los personajes no estén diferencia­dos entre buenos y malos, sino que todos tienen diferentes capas de lectura con las que la mayoría de nosotros podemos sentirnos identifica­dos.

«A lo largo de mi carrera me ha tocado hacer varios personajes mezquinos, cosa que agradezco»

Se está convirtien­do en uno de sus actores fetiches.

«En los años 90 estuve colándome en todos los estrenos de la Gran Vía con un amigo y una cámara»

– En su día fui chico Almodóvar y ahora soy chico Caballero. En mi carrera tengo tres pilares. El primero, que me puso en el mapa, fue Paramount Comedy y La hora chanante. El segundo, que me hace pasar a otro nivel, es Álex de la Iglesia. Le conocí en 2008, cuando me propuso participar en Plutón BRB Nero, y ahí empezó una etapa de colaboraci­ón muy fructífera. Y el tercer pilar han sido los Caballero, que me hacen pasar al mainstream.

No me ha dicho Almodóvar.

– Porque solo he trabajado con él una vez. Para mí fue también muy importante, porque supuso hacer un estreno internacio­nal. Gracias al estreno en Nueva York de Los amantes pasajeros pude hacerme una foto con uno de mis iconos de los años 80, Kathleen Turner. O conocer a Patricia Clarkson y Zachary Quinto.

– ¡Ejerció de fan!

– Es que yo soy absolutame­nte fan.

A mitad de los años 90, me recorría la Gran Vía con un amigo todos los jueves buscando colarnos en algún estreno. Entonces las entradas las mandaban a casa de dos en dos. Así que cuando veíamos en la puerta a un grupito de gente y eran impares, sabíamos que les tenía que sobrar una entrada. Así que a lo largo de dos o tres años estuve colándome en todos los estrenos con mi amigo y una cámara. Nuestro objetivo principal era hacernos fotos con las grandes estrellas que admirábamo­s. ¡Ahora tengo fotos de los años 90 con gente con la que luego he trabajado, como Carmen Maura, Penélope Cruz y Santiago Segura!

– ¿Muertos SL era su trabajo soñado? Porque usted colecciona fotos post-mortem.

– Al final todo está relacionad­o. Yo llego a la fotografía post-mortem a través del cine. Viendo Los otros descubrí que era una práctica habitual desde mediados del siglo XIX hasta principios del XX y que es un mundo muy interesant­e. Y de repente me veo metido en esta serie que trata el mismo tema, pero desde otra perspectiv­a. En el siglo XIX el contacto con la muerte era mucho más habitual en el día a día de la gente, sobre todo en los pueblos, porque la esperanza de vida era menor y la mortandad infantil, mucho mayor. Eso hacía que se perdiera un poco del terror con el que la muerte está envuelta ahora mismo para una persona de mi época y de mi cultura.

¿Cómo es su relación con la muerte?

– – Vivimos en un momento en el que la muerte se oculta, en que tenemos a gente que se ocupa de tratar con los muertos para que tú no tengas que hacerlo, cosa que agradezco porque yo también he desarrolla­do la sensibilid­ad de mi época. Cuando alguien muere, hay gente que se encarga de vestir al cadáver, de prepararlo, de meterlo en el ataúd y de hacer todas las gestiones que nosotros no queremos hacer, y esta serie precisamen­te pone el foco en ellos.

 ?? ??
 ?? ?? POLIFACÉTI­CO. Además de actor y dibujante, Areces canta en el grupo Ojete Calor.
POLIFACÉTI­CO. Además de actor y dibujante, Areces canta en el grupo Ojete Calor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain