Gui­ño de Sán­chez a los pre­sos an­tes de las cuen­tas

El Go­bierno sor­pren­de al anun­ciar que co­mien­za a tra­mi­tar ya los in­dul­tos El ges­to su­ce­de a la de­ci­sión de im­pul­sar la reforma de la se­di­ción

El Periódico Extremadura - - España - JUANMA RO­ME­RO PI­LAR SAN­TOS epex­tre­ma­du­ra@el­pe­rio­di­co.com ¿HAY PLA­ZOS?

En po­lí­ti­ca, a ve­ces bas­ta con se­guir la lí­nea de pun­tos. Un ges­to que su­ce­de a otro y que lan­za un men­sa­je. Esa ca­de­na es la que ha ido tra­ba­jan­do el Go­bierno en es­tos días, se­ma­nas, en los que ha ido re­cons­tru­yen­do la mayoría de la in­ves­ti­du­ra, abo­nan­do ese te­rreno de ca­ra a los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do (PGE) –la prin­ci­pal em­pre­sa po­lí­ti­ca de Pe­dro Sán­chez, jun­to con la lu­cha con­tra el co­vid–, sin ce­rrar la puer­ta a Cs. Así, ayer el Eje­cu­ti­vo, de ma­ne­ra sor­pre­si­va y en se­de par­la­men­ta­ria, anun­ció que la se­ma­na pró­xi­ma co­men­za­rá a tra­mi­tar las pe­ti­cio­nes de in­dul­to de los 12 condenados por el pro­cés. Gui­ño que se su­ma­ba a la in­cor­po­ra­ción al plan anual nor­ma­ti­vo del Go­bierno, y a úl­ti­ma ho­ra, de la re­vi­sión de los de­li­tos de se­di­ción y re­be­lión. Fue el ti­tu­lar de Jus­ti­cia, Juan Car­los Cam­po, un mi­nis­tro pru­den­te, el que re­ve­ló en el Con­gre­so el si­guien­te pa­so del Eje­cu­ti­vo. Ges­to na­da ca­sual. Fue en los úl­ti­mos se­gun­dos de su res­pues­ta a la por­ta­voz de JxCat, Lau­ra Bo­rràs, que ni si­quie­ra le ha­bía pre­gun­ta­do por ello. La no­ti­cia pi­lló con el pie cam­bia­do y has­ta al pro­pio PSC, que sí ha­bía ur­gi­do a Sán­chez a abrir el ca­mino de la reforma del Có­di­go Pe­nal.

An­te la crí­ti­ca in­me­dia­ta de la de­re­cha, Cam­po in­sis­tió, en una en­tre­vis­ta pos­te­rior en Al ro­jo vi­vo (La Sex­ta), que su mi­nis­te­rio da­ba «cum­pli­mien­to a la ley». Se po­nía en mar­cha un trá­mi­te que la pan­de­mia pa­ra­li­zó, «la ini­cia­ción de un pro­ce­di­mien­to obli­ga­do le­gal­men­te».

En ese sub­ra­ya­do in­ci­dían mi­nis­tros y al­tos car­gos con­sul­ta­dos: arran­ca un trá­mi­te –la no­ve­dad es, de he­cho, el anun­cio, de ahí el

Juan Car­los Cam­po char­la con Ma­ría Je­sús Mon­te­ro y Mar­las­ka.

ca­la­do del men­sa­je al in­de­pen­den­tis­mo–, «sin pre­juz­gar la de­ci­sión fi­nal». Es «pre­ma­tu­ro» an­ti­ci­par qué ha­rá el Con­se­jo de Mi­nis­tros, di­jo Cam­po.

La vi­ce­pre­si­den­ta pri­me­ra, Car­men Cal­vo, ne­gó por la tar­de que se tra­te de una se­ñal a ERC y PDECat, po­si­bles alia­dos pre­su­pues­ta­rios. «Que se se­re­ne el PP», pi­dió. Y es que Pa­blo Ca­sa­do ha­bía ad­ver­ti­do de que los in­dul­tos son «el pre­cio de la in­ves­ti­du­ra» de Sán­chez. Su par­ti­do, di­jo, re­cu­rri­rá al Su­pre­mo las me­di­das de gra­cia, si lle­gan a aprobarse. Im­pug­na­ción que tam­bién avan­zó Vox.

En reali­dad, la ley de 1870, la que re­gu­la el in­dul­to, no ta­sa pla­zos,

pe­ro sí obli­ga a tra­mi­tar las so­li­ci­tu­des. «Y hay prác­ti­cas» pa­ra no de­jar­las mo­rir en el ca­jón, pues se­ría tan­to co­mo pre­va­ri­car, pre­ci­sa­ban en la Mon­cloa.

La res­pues­ta tar­da­rá, co­mo po­co, seis me­ses. En­tre ocho y diez, pro­nos­ti­có Cam­po. Jus­ti­cia de­be­rá re­ca­bar in­for­mes del tri­bu­nal sen­ten­cia­dor –el Su­pre­mo–, de la cár­cel don­de cum­plen con­de­na y de la Fis­ca­lía. Esos dic­tá­me­nes son pre­cep­ti­vos, no vin­cu­lan­tes, pe­ro no es ha­bi­tual otor­gar la me­di­da de gra­cia con dos exá­me­nes des­fa­vo­ra­bles, co­mo es pre­vi­si­ble que ocu­rra, in­for­ma

Fuen­tes del Eje­cu­ti­vo no ne­ga­ban la vo­lun­tad de «nor­ma­li­zar»,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.