Más ra­bia e in­dig­na­ción an­te la in­jus­ti­cia ra­cial

Las pro­tes­tas en EEUU se reac­ti­van des­pués de que tres po­li­cías blan­cos sal­gan in­dem­nes tras ma­tar a una mu­jer ne­gra

El Periódico Extremadura - - Internacio­nal - RI­CAR­DO MIR DE FRAN­CIA epex­tre­ma­du­ra@el­pe­rio­di­co.com

Los es­pas­mos de in­dig­na­ción con­tra la bru­ta­li­dad po­li­cial y la in­jus­ti­cia ra­cial que sa­cu­den Es­ta­dos Uni­dos des­de el pa­sa­do ma­yo han en­con­tra­do nue­vos ar­gu­men­tos. Un gran ju­ra­do de Louis­vi­lle (Ken­tucky) de­jó el miér­co­les sin cas­ti­go a los tres po­li­cías blan­cos que ma­ta­ron en mar­zo a la afro­ame­ri­ca­na Breon­na Tay­lor tras irrum­pir en la vi­vien­da que com­par­tía con su no­vio du­ran­te una in­ves­ti­ga­ción en la que se equi­vo­ca­ron de sos­pe­cho­sos. El con­tro­ver­ti­do ve­re­dic­to del ju­ra­do po­pu­lar so­lo acu­sa a uno de los po­li­cías, pe­ro no lo ha­ce por dis­pa­rar con­tra Tay­lor, sino con­tra los ocu­pan­tes de una ca­sa co­lin­dan­te. La re­so­lu­ción ju­di­cial fue re­ci­bi­da con pro­tes­tas en Louis­vi­lle y otras ca­pi­ta­les es­ta­dou­ni­den­ses.

Los in­ci­den­tes más gra­ves se pro­du­je­ron en la ca­pi­tal eco­nó­mi­ca de Ken­tucky. Dos po­li­cías re­sul­ta­ron he­ri­dos de ba­la du­ran­te la lar­ga jor­na­da de pro­tes­tas, se­gún las au­to­ri­da­des lo­ca­les. En an­ti­ci­pa­ción del fa­llo, la ciu­dad se ha­bía pa­ra­pe­ta­do con tan­que­tas y po­li­cía mi­li­ta­ri­za­da. Hu­bo más de un cen­te­nar de arres­tos, ga­ses la­cri­mó­ge­nos y en­con­tro­na­zos con los ma­ni­fes­tan­tes, que reac­cio­na­ron al fa­llo con una mez­cla de in­cre­du­li­dad y ra­bia. Esa mis­ma frus­tra­ción, acen­tua­da tras co­no­cer­se que el úni­co po­li­cía impu­tado sa­lió de la cár­cel tras pa­gar una fian­za de 15.000 dó­la­res, se ex­ten­dió a otras ca­pi­ta­les co­mo Nue­va York, Los Án­ge­les, Kan­sas City, Da­llas y Fi­la­del­fia.

El nom­bre de Breon­na Tay­lor ha si­do uno de los gri­tos de gue­rra de Black Li­ves Mat­ter, el mo­vi­mien­to que ha li­de­ra­do las pro­tes­cial tas con­tra el ra­cis­mo de los úl­ti­mos me­ses.

In­for­ma­ción ocul­ta

Pe­ro esa jus­ti­cia se ha­bía mo­vi­do has­ta aho­ra con len­ti­tud y es­ca­sa trans­pa­ren­cia. La ciu­dad se ne­gó a ha­cer pú­bli­cos los in­for­mes de la au­top­sia o las imá­ge­nes que gra­ba­ron las cá­ma­ras de los agen­tes ves­ti­dos de pai­sano que irrum­pie­ron en su ca­sa con una or­den ju­diob­te­ni­da pa­ra una in­ves­ti­ga­ción de nar­có­ti­cos. Den­tro no en­con­tra­ron dro­gas ni al sos­pe­cho­so que buscaban, quien tu­vo una re­la­ción con Tay­lor.

En su lu­gar se to­pa­ron con la víc­ti­ma, una téc­ni­ca de emer­gen­cias de 26 años que dor­mía cuan­do de­rri­ba­ron la puer­ta, y su no­vio, Ken­neth Wal­ker, quien dis­pa­ró con­tra los agen­tes con un ar­ma le­gal an­tes de lla­mar al 911 pa­ra ad­ver­tir­les de la apa­ren­te irrup­ción de in­tru­sos en su ca­sa. Wal­ker sa­lió in­dem­ne del en­con­tro­na­zo, pe­ro Tay­lor, que iba des­ar­ma­da, re­ci­bió ocho ba­la­zos. «Es una de­ci­sión es­can­da­lo­sa y ofen­si­va», di­jo el abo­ga­do de la víc­ti­ma tras co­no­cer­se el ve­re­dic­to.

Los le­tra­dos de la po­li­cía sos­tu­vie­ron du­ran­te el jui­cio que los agen­tes dis­pa­ra­ron pa­ra pro­te­ger­se y que se iden­ti­fi­ca­ron an­tes de en­trar en la vi­vien­da, una afir­ma­ción ne­ga­da por Wal­ker y va­rios tes­ti­gos. Pe­ro los agen­tes han con­ta­do con el res­pal­do del fis­cal ge­ne­ral de Ken­tucky, Da­niel Ca­me­ron, el pri­mer afro­ame­ri­cano en ocu­par el car­go en la his­to­ria del es­ta­do. Re­pu­bli­cano y muy cer­cano al pre­si­den­te Trump, Ca­me­ron de­fen­dió el ve­re­dic­to y la ac­tua­ción de los po­li­cías.

HLa pri­me­ra reac­ción crí­ti­ca al nue­vo pac­to pa­ra la mi­gra­ción y el asi­lo anun­cia­do el miér­co­les por la Co­mi­sión Eu­ro­pea no se ha he­cho es­pe­rar. El pri­mer mi­nis­tro de Hun­gría, el con­ser­va­dor Vik­tor Or­bán, uno de los lí­de­res eu­ro­peos más dís­co­los res­pec­to a las po­lí­ti­cas con los re­fu­gia­dos, con­si­de­ró ayer que la nor­ma­ti­va pro­pues­ta por Bru­se­las no sig­ni­fi­ca «un gran avan­ce», a pe­sar de que en­du­re­ce las con­di­cio­nes pa­ra los so­li­ci­tan­tes de asi­lo. Las re­ti­cen­cias de Or­bán re­ci­bie­ron el apo­yo de Po­lo­nia, Re­pú­bli­ca Che­ca y Es­lo­va­quia que, jun­to a Hun­gría, for­man par­te del de­no­mi­na­do Gru­po de Vi­se­gra­do (V4).

«El gran avan­ce ven­drá cuan­do se acep­te la pro­pues­ta hún­ga­ra que di­ce que na­die pue­de pi­sar la Unión Eu­ro­pea sin te­ner el per­mi­so pa­ra ha­cer­lo o sin que su pe­ti­ción de asi­lo sea acep­ta­da. Has­ta ese mo­men­to tie­nen que per­ma­ne­cer fue­ra del te­rri­to­rio de la Unión Eu­ro­pea», di­jo el pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro.

La nue­va pro­pues­ta de Bru­se­las per­mi­te a los es­ta­dos miem­bros evi­tar la aco­gi­da de re­fu­gia­dos y fa­ci­li­ta y agi­li­za la ex­pul­sión

La Unión Eu­ro­pea re­cha­zó re­co­no­cer a Ale­xan­der Lu­kas­hen­ko co­mo pre­si­den­te de Bie­lo­rru­sia al día si­guien­te de ha­ber asu­mi­do su sex­to man­da­to pre­si­den­cial, anun­ció ayer el je­fe de la di­plo­ma­cia eu­ro­pea, Jo­sep Bo­rrell.

«La elec­ción del 9 de agos­to no era li­bre ni equi­ta­ti­va. La Unión Eu­ro­pea no re­co­no­ce los re­sul­ta­dos de las per­so­nas que se en­cuen­tren en te­rri­to­rio eu­ro­peo en si­tua­ción irre­gu­lar.

La nor­ma­ti­va del Eje­cu­ti­vo de la UE es­ta­ble­ce, sin em­bar­go, que aque­llos es­ta­dos miem­bros que se nie­guen a aco­ger a in­mi­gran­tes ten­drán la res­pon­sa­bi­li­dad de re­en­viar a sus paí­ses de ori­gen a los que lo­gren en­trar o per­ma­nez­can de for­ma irre­gu­lar, un re­que­ri­mien­to que el Gru­po de Vi­se­gra­do re­cha­za con fir­me­za. «Fun­da­men­tal­men­te ca­re­ce de sen­ti­do, por­que si no acep­ta­mos mi­gran­tes, no po­de­mos re­en­viar­los» a sus paí­ses, ar­gu­men­tó ayer el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res che­co, An­drej Ba­bis.

«El en­fo­que bá­si­co no ha cam­bia­do por­que quie­ren ad­mi­nis­trar la mi­gra­ción pe­ro no con­te­ner a los mi­gran­tes. Y son dos co­sas dis­tin­tas», in­sis­tió Or­bán, que ayer se reunió en Bru­se­las – jun­to a sus ho­mó­lo­gos Igor Ma­to­wic, de Es­lo­va­quia; Ma­teusz Mo­ra­wiec­ki, de Po­lo­nia, y el che­co Ba­bis– con la pre­si­den­ta de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Ur­su­la von der Le­yen. Pa­ra el pri­mer mi­nis­tro hún­ga­ro, el nue­vo plan no re­pre­sen­ta «una rup­tu­ra». Por su par­te, Mo­ra­wiec­ki afir­mó que el V4 de­fien­de «po­lí­ti­cas de más ri­gor y efi­cien­cia en el con­trol de fron­te­ras, y ayu­das a áreas que cons­ti­tu­yen una fuen­te de mi­gran­tes a Eu­ro­pa». fal­si­fi­ca­dos. En con­se­cuen­cia, la su­pues­ta «in­ves­ti­du­ra» del 23 de sep­tiem­bre y el nue­vo man­da­to que in­vo­ca Ale­xan­der Lu­kas­hen­ko no tie­nen nin­gu­na le­gi­ti­mi­dad de­mo­crá­ti­ca» y «con­tra­di­cen di­rec­ta­men­te la vo­lun­tad de am­plios sec­to­res de la po­bla­ción bie­lo­rru­sa», afir­mó Bo­rrell en un co­mu­ni­ca­do.

La UE es­tá con­si­de­ran­do la po­si­bi­li­dad de san­cio­nar a Lu­kas­hen­ko, se­gún in­for­ma­ron fuen­tes di­plo­má­ti­cas. La cues­tión se dis­cu­ti­rá en la cum­bre de los lí­de­res de la UE el pró­xi­mo 1 y 2 de oc­tu­bre en Bru­se­las.

HH

En­fren­ta­mien­tos con la po­li­cía tras una nue­va olea­da de pro­tes­tas con­tra la vio­len­cia po­li­cial, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.