Las ma­nos al co­ra­zón

A los de Oc­ci­den­te nos gus­ta tan­to el con­tac­to fí­si­co que op­ta­mos por el co­da­zo

El Periódico Extremadura - - Tema Del Día - RA­MÓN Gó­mez Pe­sa­do*

Has­ta no ha­ce ni si­quie­ra un año aún, la gen­te de Oc­ci­den­te nos asom­brá­ba­mos de la frial­dad con la que se sa­lu­da­ban siem­pre la gen­te de Orien­te. A no­so­tros nos fal­ta­ba muy po­co pa­ra es­tam­par­le un par de be­sos en la ca­ra, has­ta ésos con so­ni­do de los de «abue­la», a cual­quie­ra que aca­bá­ra­mos de co­no­cer sin pre­gun­tar si­quie­ra quién era ni de dón­de ve­nía el su­je­to que te­nía­mos en­fren­te.

Abra­zos efu­si­vos acom­pa­ña­dos de sie­te u ocho to­ques de pal­mas en la es­pal­da eran el preám­bu­lo de sa­lu­do an­tes de em­pe­zar a pre­gun­tar «¿Qué tal te va?» o «¿Có­mo va esa fa­mi­lia?». Los apre­to­nes de ma­nos han si­do, has­ta aho­ra, una ca­rac­te­rís­ti­ca nues­tra de lo más nor­mal y co­ti­diano, sin preo­cu­par­nos del es­ta­do en que es­ta­ba la mano que se apre­ta­ba en ca­da mo­men­to. In­clu­so nos em­pleá­ba­mos a fon­do en el apre­tón pa­ra de­mos­trar la ale­gría in­men­sa en nues­tro sa­lu­do al com­pa­ñe­ro.

Mien­tras tan­to, los de Orien­te, que su­pon­go que es­ta­rían igual de con­ten­tos de ver a la per­so­na que sa­lu­da­ban, siem­pre lo ha­cían con una le­ve in­cli­na­ción de ca­be­za, y el es­bo­zo de una son­ri­sa acom­pa­ñan­te. A los de Oc­ci­den­te, nos gus­ta tan­to el con­tac­to fí­si­co que, in­clu­so en ple­na pan­de­mia, y re­co­no­cien­do que el be­so, el abra­zo y el apre­tón de ma­nos se­rían más que pe­li­gro­sos, a pe­sar de lle­var la mas­ca­ri­lla pues­ta, op­ta­mos por el in­ven­to de un nue­vo sa­lu­do, el del co­da­zo, con la fir­me creen­cia que, cho­can­do el co­do, co­mo es hue­so du­ro, se­gu­ro que no lo to­ma­ría el vi­rus co­mo un cau­ce de trans­mi­sión ape­te­ci­ble. No nos per­ca­tá­ba­mos en­ton­ces de que el he­cho de te­ner que acer­car el co­do, que pa­re­cía que que­da­ba muy «chic», nos obli­ga­ba tam­bién a acer­car­nos de­ma­sia­do y a no guar­dar la dis­tan­cia re­que­ri­da pa­ra nues­tra se­gu­ri­dad, sin ol­vi­dar que era en ese co­do pre­ci­sa­men­te don­de, ha­cía po­co, nos ha­bían acon­se­ja­do que de­bía­mos es­tor­nu­dar.

Vien­do la si­tua­ción ac­tual, cuan­do veo a al­guien que quie­ro sa­lu­dar, mi co­ra­zón me di­ce que me las lle­ve a la ca­be­za

DES­PUÉS DE APLI­CAR

in­fi­ni­dad de tér­mi­nos eu­fe­mís­ti­cos a lo que se nos ave­ci­na­ba a fi­na­les de ve­rano, has­ta re­co­no­cer abier­ta­men­te que es­ta­mos ya, des­gra­cia­da­men­te, in­mer­sos en una se­gun­da ola de es­ta te­rri­ble pe­sa­di­lla que nos ha to­ca­do vi­vir y mo­rir en los ini­cios de es­tos nue­vos años vein­te, ob­ser­va­mos con ab­so­lu­ta per­ple­ji­dad, vien­do ató­ni­tos las ci­fras que vier­ten en la pren­sa, que so­mos de los pri­me­ros en ma­yor nú­me­ro de con­ta­gios y fa­lle­ci­dos por la covid-19.

No he­mos si­do ca­pa­ces, to­da­vía nos se­gui­mos pre­gun­tan­do por qué, de man­te­ner las ci­fras ba­jas que otros paí­ses de nues­tro en­torno man­tie­nen. Si nos asom­bra­ban las ci­fras de los ita­lia­nos en la pri­me­ra ola, nos asom­bra aho­ra más la ba­ja­da de con­ta­gios y fa­lle­ci­dos que tie­nen en es­ta se­gun­da ola de la pan­de­mia. Y no es­ta­mos de­ma­sia­do le­jos de ellos pa­ra pre­gun­tar­les qué es­tán ha­cien­do pa­ra lo­grar com­ba­tir de ma­ne­ra tan efi­caz es­ta en­fer­me­dad, pa­ra pro­cu­rar co­piar­los, que es lí­ci­to, y ha­cer lo pro­pio. Y nos asom­bra aún más que en Wuhan, don­de to­do em­pe­zó, co­mien­cen in­clu­so a ir­se des­pren­dien­do del uso de las mas­ca­ri­llas, y que ce­le­bren ma­cro­fies­tas, por to­do lo al­to, pa­ra con­me­mo­rar su vic­to­ria con­tra el vi­rus.

En nues­tro país, mien­tras do­cen­tes y sa­ni­ta­rios co­mien­zan a ma­ni­fes­tar­se en las ca­lles exi­gien­do me­jo­ras en do­ta­ción y per­so­nal pa­ra igua­lar­nos en nú­me­ro a la ma­yo­ría de los paí­ses eu­ro­peos, nos si­gue preo­cu­pan­do la for­ma del sa­lu­do, y ya que lo del co­do nos acer­ca de­ma­sia­do y nos ha­ce in­cum­plir con la dis­tan­cia se­gu­ra es­ta­ble­ci­da, se nos acon­se­ja, pa­ra sa­lu­dar, lle­var­nos las ma­nos al co­ra­zón. La idea no es ma­la. El pro­ble­ma es que, vien­do có­mo van cre­cien­do el nú­me­ro de con­ta­gios y fa­lle­ci­dos aquí, de una ma­ne­ra ab­so­lu­ta­men­te in­con­tro­la­da, y có­mo se van lle­nan­do de nue­vo las sa­las de UCI en to­dos los hos­pi­ta­les, y a pe­sar de que no quie­ro que me ven­za el pe­si­mis­mo, cuan­do veo a al­guien que quie­ro sa­lu­dar e in­ten­to, con fuer­za, lle­var­me las ma­nos al co­ra­zón, es el pro­pio co­ra­zón el que me di­ce que me las lle­ve a la ca­be­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.