«Mi hi­ja me si­gue pre­gun­tan­do por qué no le die­ron su tí­tu­lo de la ESO»

El pa­dre ex­tre­me­ño que de­fen­dió en el Con­gre­so la edu­ca­ción in­clu­si­va va­lo­ra un dic­ta­men de la ONU pio­ne­ro, que re­pren­de a Es­pa­ña por sa­car de un cen­tro or­di­na­rio a un jo­ven con sín­dro­me de Down. «Se re­co­no­ce el error, pe­ro da otros diez años pa­ra cam­bia

El Periódico Extremadura - - Extremadur­a - G. MO­RAL region@ex­tre­ma­du­ra.el­pe­rio­di­co.com

La lu­cha de Ru­bén, un jo­ven con sín­dro­me de Down, y de sus pa­dres por de­nun­ciar la ex­clu­sión edu­ca­ti­va que su­frió en su co­mu­ni­dad, Cas­ti­lla y León, aca­ba de te­ner una res­pues­ta con­tun­den­te des­de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU): el Co­mi­té de De­re­chos de las Personas con Dis­ca­pa­ci­dad con­clu­ye que la Ad­mi­nis­tra­ción vio­ló el de­re­cho de es­te jo­ven a no ser dis­cri­mi­na­do al ex­pul­sar­le de un co­le­gio or­di­na­rio cuan­do ter­mi­nó Pri­ma­ria con 11 años.

Es­te dic­ta­men es una vic­to­ria, una bo­ca­na­da de ai­re fres­co pa­ra tan­tas fa­mi­lias, co­mo la de Ru­bén, que sue­ñan con una edu­ca­ción adap­ta­da e in­clu­si­va real pa­ra sus hi­jos con dis­ca­pa­ci­dad o di­ver­si­dad fun­cio­nal, pe­ro te­men que se que­de so­lo en un ges­to, en una vic­to­ria de pa­pel. «El dic­ta­men de la ONU es ejem­plar, se es­tá re­co­no­cien­do un enor­me error, que es ul­tra­jar la vi­da de otra per­so­na, su de­re­cho a la in­clu­sión y su li­ber­tad de elec­ción, pe­ro pa­re­ce que la so­lu­ción es muy di­fí­cil y da un pla­zo de diez años pa­ra cam­biar las co­sas. Es tre­men­do, la sen­sa­ción que ten­go es que es­to es pa­ra tran­qui­li­zar con­cien­cias», ex­po­ne Jo­sé Ma­ría Fernández Cha­ve­ro. Es­te pa­dre ex­tre­me­ño lle­vó has­ta el Con­gre­so de los Dipu­tados, en el 2017, la pe­ti­ción de cien­tos de fa­mi­lias: el desa­rro­llo de una edu­ca­ción in­clu­si­va real por­que «aho­ra mis­mo los cen­tros no es­tán do­ta­dos ni tie­nen re­cur­sos pa­ra ello».

De mo­men­to, la ONU habla de in­dem­ni­zar eco­nó­mi­ca­men­te a es­ta fa­mi­lia de León por las opor­tu­ni­da­des que per­dió Ru­bén, que aho­ra tie­ne 21 años. Y le da a Es­pa­ña un pla­zo de 10 años pa­ra cam­biar las ma­las prác­ti­cas que con­si­de­ra dis­cri­mi­na­to­rias. «Y den­tro de diez años, ¿qué ha­brá pa­sa­do?», se pre­gun­ta Fernández Cha­ve­ro. «Soy op­ti­mis­ta y has­ta con­fia­do, pe­ro es que lle­va­mos años con es­ta lu­cha, con la esperanza de que es­to cam­bie, pe­ro pa­sa el tiem­po y na­da. To­dos los par­ti­dos coin­ci­den en la ne­ce­si­dad de me­jo­rar la edu­ca­ción in­clu­si­va, pe­ro no se con­cre­ta na­da. Se­gui­mos te­nien­do una edu­ca­ción in­clu­si­va muy po­bre con cen­tros que no es­tán na­da do­ta­dos. Es ver­gon­zo­so», cuen­ta. Hay sen­ten­cias que obli­gan a to­mar me­di­das, hay bue­nas pa­la­bras en­tre los que pue­den le­gis­lar y cam­biar las co­sas (él mis­mo re­ci­bió el res­pal­do de to­dos en el Con­gre­so de los Dipu­tados), «pe­ro aho­ra nos di­cen que hay que es­pe­rar 10 años más. De­trás de es­to no es­tá la re­for­ma de un edi­fi­cio, de­trás es­tá la vi­da de mi­les de cha­va­les que es­pe­ran una edu­ca­ción in­clu­si­va real, que al­guien de ver­dad les res­pe­te el de­re­cho que tie­nen a vi­vir en so­cie­dad. Es tre­men­da­men­te in­jus­to».

Y de­trás es­tá tam­bién la pro­pia vi­da de su hi­ja Ángela, de 18 años. «Ha­ce dos años que ter­mi­nó el ins­ti­tu­to, pe­ro mi hi­ja to­da­vía me si­gue pre­gun­tan­do por qué no le die­ron su tí­tu­lo de la ESO. Y yo so­lo le pue­do de­cir que si­go lu­chan­do». Ángela su­peró la Se­cun­da­ria con adap­ta­cio­nes cu­rri­cu­la­res en un cen­tro or­di­na­rio de Ba­da­joz, pe­ro no tie­ne de­re­cho a ob­te­ner su tí­tu­lo por esas adap­ta­cio­nes rea­li­za­das. Ella, co­mo otros tan­tos, en­tra a for­mar par­te de las es­ta­dís­ti­cas de fra­ca­so es­co­lar, a pe­sar de que su­peró aque­lla eta­pa. Y sin tí­tu­lo, se aca­bó la for­ma­ción re­gla­da pa­ra ella y las op­cio­nes de ele­gir.

Ya fue­ra de la en­se­ñan­za or­di­na­ria, ha­ce dos años em­pe­zó una for­ma­ción de ad­mi­nis­tra­ti­vo en el cen­tro especial de Aex­pain­ba Fundación Mag­da­le­na Mo­ri­che en Ba­da­joz y aho­ra, su­pe­ra­do aquel ci­clo, aca­ba de em­pe­zar otro de lim­pie­za. «Es que no hay otra co­sa, la idea es que ma­du­re un po­co más y lue­go se in­ten­te pre­sen­tar a al­gu­nas opo­si­cio­nes». Eso sí, sin re­co­no­ci­mien­to ofi­cial por su for­ma­ción y sin el tí­tu­lo de la ESO por el que to­da­vía Ángela si­gue pre­gun­tan­do.

«Hay mi­les de cha­va­les es­pe­ran­do una edu­ca­ción in­clu­si­va real»

EL PE­RIÓ­DI­CO

Jun­tos Jo­sé Ma­ría Fernández jun­to a su hi­ja Ángela.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.