Mo­nes­te­rio, su­mi­do en la tris­te­za, re­cla­ma jus­ti­cia por Ma­nue­la

Un pue­blo, con­mo­cio­na­do an­te el trá­gi­co desen­la­ce, so­li­ci­ta que so­bre el au­tor de los he­chos re­caí­ga la pe­na má­xi­ma To­dos des­ta­can la bon­dad de Ma­nue­la Cha­ve­ro y el su­fri­mien­to pa­de­ci­do en es­tos lar­gos cua­tro años

El Periódico Extremadura - - Extremadur­a - AL­BER­TO MAN­ZANO lcb@el­pe­rio­di­co.com

Son las nue­ve de la ma­ña­na del miér­co­les y en una de las ven­ta­nas del nú­me­ro 15 de la ca­lle El Ce­re­zo per­ma­ne­ce col­ga­do de la re­ja, in­tac­to, el la­zo ver­de con la le­yen­da: `To­dos con Ma­nue­la', sím­bo­lo de la lu­cha de un pue­blo, ini­cia­da ha­ce cua­tro años cuan­do su paisana des­apa­re­ció una ma­dru­ga­da y na­die vol­vió a ver­la. A es­ta ho­ra co­mien­za el tra­sie­go de gen­te en di­rec­ción al tra­ba­jo o que lle­va a los ni­ños al co­le­gio. So­lo la re­si­den­te del 25 acep­ta ha­blar con nues­tro dia­rio, aun­que pre­fie­re per­ma­ne­cer en el ano­ni­ma­to por­que di­ce que han si­do «años du­rí­si­mos» y que la no­ti­cia de que Eu­ge­nio Del­ga­do, que vi­vía unas casas por en­ci­ma, es­con­dió ba­jo tie­rra el cuer­po de Ma­nue­la Cha­ve­ro, ha si­do pa­ra ellos un zar­pa­zo del que tar­da­rán en re­cu­pe­rar­se. «No me lo es­pe­ra­ba, no lo veía ca­paz de ello. Sa­be­mos que se de­di­ca­ba a las ta­reas del cam­po y creo que lue­go es­tu­vo de ca­mio­ne­ro, sin em­bar­go no lo sé con cer­te­za». Con­fie­sa que en el ba­rrio per­die­ron prác­ti­ca­men­te la esperanza de que su ve­ci­na apa­re­cie­ra con vi­da y re­cla­ma jus­ti­cia «por­que na­die -ase­ve­ra­se me­re­ce que le ha­gan eso».

Más allá, en el cen­tro de Mo­nes­te­rio se ini­cia la ac­ti­vi­dad dia­ria. En la lla­ma­da Pla­za del Pue­blo to­dos ha­blan abier­ta­men­te an­te la gra­ba­do­ra. En­tre ellos, Gu­mer­sin­do Ba­rra­gán Fernández, na­tu­ral de Ca­le­ra de León, que hoy ha ve­ni­do a es­te mu­ni­ci­pio pa­cen­se pa­ra rea­li­zar unas ges­tio­nes. «La Guar­dia Ci­vil y los bu­zos la bus­ca­ron en el pan­tano de Ten­tu­día. Re­cuer­do que di­je­ron que ha­bían en­con­tra­do cer­ca de allí unos hue­sos, pe­ro eran de ani­ma­les». Es ami­go de la fa­mi­lia de Cha­ve­ro y ex­pli­ca que ha si­do un tiem­po bas­tan­te du­ro, en­ton­ces se emo­cio­na: «No pue­do de­cir na­da más, lo sien­to en el al­ma por los fa­mi­lia­res, que es­tán pa­san­do un au­tén­ti­co mar­ti­rio».

Ga­briel Re­yes Va­len­cia tam­po­co du­da en des­cri­bir sus sen­ti­mien­tos, igua­les al del res­to de ha­bi­tan­tes: «Es­ta­mos tris­tes, con ra­bia. Han si­do cua­tro años muy di­fí­ci­les», sub­ra­ya. Él fue uno de los que par­ti­ci­pa­ron en las ma­ni­fes­ta­cio­nes cuan­do aún na­die sa­bía qué ha­bía pa­sa­do con Ma­nue­la. «No es­pe­rá­ba­mos un desen­la­ce co­mo es­te». Aun­que, ad­vier­te, «la tran­qui­li­dad ya la te­ne­mos; por lo me­nos sa­be­mos dón­de es­tá, sa­be­mos que un día u otro vol­ve­rá, la en­te­rra­re­mos y ten­dre­mos un lu­gar don­de lle­var­le flo­res».

Ga­briel asi­mis­mo pi­de jus­ti­cia: «La má­xi­ma», sen­ten­cia. Y aña­de: «Jus­ti­cia, jus­ti­cia y jus­ti­cia pa­ra él y pa­ra la fa­mi­lia, a mo­do de in­dem­ni­za­cio­nes». ¿Al­gu­na vez pen­sa­ron que Eu­ge­nio fue el au­tor de los he­chos? Res­pon­de con otra pre­gun­ta: «¿Có­mo te vas a es­pe­rar que tu ve­cino, que te pi­de fa­vo­res y tú se los de­vuel­ves, te ha­ga eso? Hay que ser muy cruel pa­ra te­ner­la en­te­rra­da cua­tro años y se­guir una vi­da nor­mal».

Cuen­ta que lo co­no­cía po­co. «Cuan­do éra­mos pe­que­ños vi­vía­mos en la mis­ma ca­lle, pe­ro por la di­fe­ren­cia de edad ape­nas nos tra­ta­mos. De­cían que era muy so­li­ta­rio, pe­ro no sé qué mo­ti­va­cio­nes le lle­va­ron a ha­cer es­to». De la mis­ma for­ma, co­no­ció a Ma­nue­la: «Ama­ba a sus hi­jos y era una per­so­na fa­bu­lo­sa». Se pres­ta a ha­cer­se una foto y se des­pi­de ama­ble­men­te.

En la ca­lle San Pe­dro An­to­nio Va­lien­te re­si­de en la ca­lle San Pe­dro, el lu­gar don­de es­tá la ca­sa de los pa­dres de Ma­nue­la: «He­mos vi­vi­do es­to con una gran fa­ti­ga y pe­na. A to­do el mun­do le ha da­do lás­ti­ma por lo que ha ocu­rri­do. La fa­mi­lia ha pa­sa­do in­fi­ni­tas pe­na­li­da­des. Ma­nue­la era muy bue­na per­so­na, muy ca­ri­ño­sa con to­do el mun­do».

Cruz Ba­yón re­si­de igual­men­te en la ca­lle San Pe­dro. «Los pa­dres han da­do un ba­jón enor­me. Es­tán muer­tos los dos en vi­da. Es­to ha si­do lo peor; el desen­la­ce ha ter­mi­na­do de po­ner al pue­blo tris­te has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos. So­bre to­do que­re­mos jus­ti­cia por­que han si­do cua­tro años de in­cer­ti­dum­bre. Y ac­tual­men­te sa­bien­do que ella es­ta­ba tan cer­qui­ta, a tres ki­ló­me­tros de la lo­ca­li­dad, en esa fin­ca por don­de pa­san tan­tas personas por los ca­mi

«Emi­lia, la her­ma­na de Ma­nue­la, no ha pa­ra­do de lu­char y no ha ti­ra­do la toa­lla», di­cen sus ami­gas

de to­da la gen­te y se lle­va­ba bien con to­das las personas. Era muy bue­na mu­cha­cha»

Ami­gas de Ma­nue­la Cha­ve­ro Ana Be­lén Vi­llal­ba e Isa­bel Sán­chez en la igle­sia de San Pe­dro Após­tol, en Mo­nes­te­rio.

Pa­seo de Ex­tre­ma­du­ra Un gru­po de cua­tros ami­gos an­tes de to­mar los vi­nos y el ape­ri­ti­vo del me­dio­día.

Isa­bel Sán­chez.

An­to­nio Va­lien­te.

Jo­sé Ma­nuel Va­lien­te.

Ga­briel Re­yes Va­len­cia.

Ma­nue­la Cha­ves.

Gu­mer­sin­do Ba­rra­gán Fernández.

Cruz Ba­yón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.