El su­ma­rio de la `Kit­chen' es­tre­cha el cer­co so­bre Ma­riano Ra­joy

El ex­co­mi­sa­rio b Vi­lla­re­jo di­ce que hi­zo «mal­da­des» pa­ra sal­var al expresiden­te Ad­mi­te que hi­zo b des­apa­re­cer «ca­jas» con do­cu­men­ta­ción de Bár­ce­nas

El Periódico Extremadura - - España - Á. VÁZ­QUEZ / J. ROMERO epex­tre­ma­du­ra@el­pe­rio­di­co.com

Si el expresiden­te del Go­bierno Ma­riano Ra­joy con­fia­ba en te­ner un re­ti­ro de la po­lí­ti­ca tran­qui­lo, pron­to va a com­pro­bar su error. El su­ma­rio del caso Kit­chen, al que ha te­ni­do ac­ce­so es­te dia­rio, re­ve­la que él es uno de los pro­ta­go­nis­tas fa­vo­ri­tos del ex­co­mi­sa­rio Jo­sé Ma­nuel Vi­lla­re­jo en las con­ver­sa­cio­nes que man­tie­ne con dis­tin­tos in­ter­lo­cu­to­res. En ellas, se jac­ta de las «mal­da­des que ha he­cho pa­ra sal­var el cu­lo al Bar­bas», que jun­to con El as­tu­riano, son los alias que uti­li­za pa­ra re­fe­rir­se a Ra­joy. Se­gún la ver­sión del prin­ci­pal impu­tado en el caso Tán­dem, sin su in­ter­ven­ción «po­dría es­tar pre­so» o, si qui­sie­ra, le «me­te en la cár­cel el pri­me­ro», ase­gu­ra en otro mo­men­to.

Cla­ro que Vi­lla­re­jo, acos­tum­bra­do a gra­bar to­das sus con­ver­sa­cio­nes, no so­lo se re­fie­re al expresiden­te del Go­bierno. Tam­bién afir­ma te­ner prue­bas de «fac­tu­ras fal­sas» o «chun­gas» pa­ra una ca­men pa­ña de ima­gen de «So­ra­ya», en re­fe­ren­cia a la ex­vi­ce­pre­si­den­ta Sáenz de Santamaría, y de otros ex­di­ri­gen­tes del PP co­mo Ma­ría Do­lo­res de Cos­pe­dal, cu­ya impu­tación ya pi­dió la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, aun­que el juez de la Au­dien­cia Na­cio­nal Ma­nuel Gar­cíaCas­te­llón no la vio opor­tu­na, a di­fe­ren­cia de la del ex­mi­nis­tro del In­te­rior Jorge Fer­nán­dez Díaz, que sí acor­dó.

Tam­bién apa­re­ce el ex­vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno Rodrigo Ra­to, del que Vi­lla­re­jo di­ce que des­de Mon­cloa le pi­den que va­ya a ver­le pa­ra tran­qui­li­zar­le. «Veo a Ra­to y me di­ce Ra­to, que no me to­quen mu­cho los co­jo­nes por­que yo he trin­ca­do so­bres, pe­ro de­lan­te de mí iba Ra­joy con otro so­bre», cuen­ta el ex­co­mi­sa­rio, aun­que él mis­mo ad­mi­te que el ex­di­rec­tor del FMI es­tá to­tal­men­te des­au­to­ri­za­do por los pro­ce­di­mien­tos ju­di­cia­les que arras­tra.

Otra acu­sa­ción con­tra Sáenz de Santamaría que co­men­ta Vi­lla­re­jo con el em­pre­sa­rio tam­bién impu­tado Adrián de la Jo­ya es la «co­la­bo­ra­ción que per­so­nal­men­te ha­bría pres­ta­do en el año 2009 o 2010» pa­ra que el so­cio del ex­co­mi­sa­rio, el abo­ga­do «Ra­fael Re­don­do, efec­tua­se ba­rri­dos con ma­te­rial elec­tró­ni­co en el Con­gre­so de los Dipu­tados», se­ña­la la Po­li­cía en uno de sus in­for­mes.

En el de la Uni­dad de Asun­tos In­ter­nos del pa­sa­do 4 de mayo fi­gu­ra que en una con­ver­sa­ción que Vi­lla­re­jo man­tie­ne con la pre­sen­ta­do­ra Ana Rosa Quin­ta­na y su ma­ri­do, Juan Mu­ñoz, impu­tado una de las pie­zas del caso, les cuen­ta que Ra­joy «po­día es­tar pre­so», por­que «se han per­di­do pa­pe­les y se han per­di­do ca­jas y se han per­di­do mu­chas co­sas». Se­ña­la­ba tam­bién co­mo per­di­das «ope­ra­cio­nes» y có­mo le in­di­ca­ban que «en tal si­tio hay pa­pe­les de Bár­ce­nas, hay que ir a rom­per­los».

«En los úl­ti­mos años a es­tos mier­das les he da­do glo­ria ben­di­ta, no te pue­des ima­gi­nar las co­sas yo he he­cho por el Bar­bas», cuen­ta a la pe­rio­dis­ta, a la que en otro mo­men­to le ci­fra en 100 las ca­jas con do­cu­men­ta­ción que hi­zo des­apa­re­cer. En el mis­mo sen­ti­do, en otra con­ver­sa­ción con De la Jo­ya, es­te le se­ña­la que tie­nen en su po­der «to­das las gra­ba­cio­nes» en­tre el ex­te­so­re­ro del PP Luis Bár­ce­nas y Ma­riano Ra­joy, a lo que Vi­lla­re­jo res­pon­de que es­ta­ban «en un zu­lo» es­con­di­do «en el es­tu­dio de pin­tu­ra» de la es­po­sa de Bár­ce­nas, Ro­sa­lía Igle­sias.

Se hi­zo con ellas otro impu­tado, el co­mi­sa­rio En­ri­que Gar­cía Castaño, quien hi­zo po­si­ble la impu­tación del ex­nú­me­ro dos de In­te­rior Fran­cis­co Mar­tí­nez, al iden­ti­fi­car­le co­mo quien re­ci­bió el pen­dri­ve con los do­cu­men­tos ob­te­ni­dos con el es­pio­na­je ile­gal. Vi­lla­re­jo ex­pli­ca que por en­car­go del abo­ga­do Ja­vier Igle­sias al que lla­man El Lar­go le lle­ga que «Ra­joy que­ría cor­tar­le la ca­be­za» a la en­ton­ces pre­si­den­ta madrileña Es­pe­ran­za Agui­rre, por lo que mon­ta «el tin­glao». «Le me­te­mos un de­li­to», aña­de pa­ra a con­ti­nua­ción que­jar­se de que El lar­go no ha­bría cum­pli­do sus ex­pec­ta­ti­vas, por lo que re­do­bló sus ame­na­zas.

H

Jorge Fer­nán­dez Díaz y Ma­riano Ra­joy, en el Con­gre­so, en el 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.