Mé­di­cos co­le­gia­dos dan por que­bra­da la Aten­ción Pri­ma­ria

Pi­den a Sa­ni­dad que asu­ma la res­pon­sa­bi­li­dad de la si­tua­ción sa­ni­ta­ria

El Periódico Extremadura - - Badajoz -

Los bom­be­ros del Ser­vi­cio Con­tra In­cen­dios de Ba­da­joz res­ca­ta­ron la tar­de de ayer a un hom­bre de edad avan­za­da, que ha­bía su­fri­do una caí­da de for­ma ac­ci­den­tal en el in­te­rior de su do­mi­ci­lio, don­de vi­ve so­lo, en los gru­pos de vi­vien­das de La So­le­dad, nú­me­ro 4, de es­ta ciu­dad. El su­ce­so tu­vo lu­gar ha­cia las 15.45 ho­ras, cuan­do los bom­be­ros re­ci­bie­ron el avi­so pa­ra ac­ce­der a una vi­vien­da por la caí­da de un hom­bre, a don­de acu­die­ron, jun­to con efec­ti­vos de la Po­li­cía Nacional y del Ser­vi­cio Sa­ni­ta­rio del 112 de Ex­tre­ma­du­ra. El equi­po mé­di­co aten­dió in si­tu al hom­bre y des­pués lo tras­la­dó al Ser­vi­cio de Ur­gen­cias del Hos­pi­tal Uni­ver­si­ta­rio de Ba­da­joz, con le­sio­nes que al pa­re­cer no re­ves­tían gra­ve­dad.

Una trein­te­na de coor­di­na­do­res de cen­tros de sa­lud y uni­da­des me­di­ca­li­za­das de Ba­da­joz se reunie­ron el pa­sa­do lu­nes en el Co­le­gio de Mé­di­cos en asam­blea pre­sen­cial y te­le­má­ti­ca, y ela­bo­ra­ron un ma­ni­fies­to en el que tras­la­dan a la so­cie­dad y a la Ad­mi­nis­tra­ción pro­pues­tas «pa­ra aca­bar con la si­tua­ción lí­mi­te» del ser­vi­cio de Aten­ción Pri­ma­ria y de Emer­gen­cias»; que «he­mos lle­ga­do al lí­mi­te de nues­tras ca­pa­ci­da­des y de­cla­ra­mos la quie­bra de la Aten­ción Pri­ma­ria en Ex­tre­ma­du­ra». Di­cen

Hque «he­mos lle­ga­do a un pun­to de des­pres­ti­gio en la re­la­ción mé­di­co-pa­cien­te, que ha des­trui­do los pi­la­res de la mis­ma».

Ase­gu­ran que «la car­ga de tra­ba­jo con agen­das sa­tu­ra­das y de­mo­ras de ci­tas pro­vo­can la im­po­si­bi­li­dad de de­di­car al ac­to mé­di­co el tiem­po ne­ce­sa­rio», a lo que se su­ma «una in­só­li­ta fal­ta de apo­yo ins­ti­tu­cio­nal, con una» ca­ren­cia crí­ti­ca de me­dios hu­ma­nos y ma­te­ria­les». En el ma­ni­fies­to exigen un nue­vo mo­de­lo de Aten­ción Pri­ma­ria adap­ta­do a la nue­va reali­dad y al que se de­di­que el 25% del pre­su­pues­to; que se res­pe­te a los mé­di­cos; un re­gla­men­to es­pe­cí­fi­co pa­ra las uni­da­des me­di­ca­li­za­das de emer­gen­cias; aca­bar con la pre­ca­ri­za­ción en la aten­ción con­ti­nua­da, en­tre otras me­di­da.

HMe con­ta­ron que al­guien que fir­mó con los ojos ce­rra­dos el de­jar sus pro­pie­da­des al hi­jo de su her­ma­na, vol­vía al ca­bo de los años pa­ra, fu­rio­so, des­te­rrar sus im­pul­sos y con­ver­tir­los en ven­gan­za, nom­bran­do a la so­cie­dad fi­lar­mó­ni­ca co­mo he­re­de­ra. Su so­brino de­tes­ta­ba la mú­si­ca clá­si­ca. Có­mo la se­ño­ra acau­da­la­da em­pe­ña­ba su fu­tu­ro nom­bran­do a su pro­me­ti­do ad­mi­nis­tra­dor úni­co y es­te vo­la­ba, co­mo en las pe­lí­cu­las, el día an­tes de la bo­da. La pa­sión se con­vir­tió en odio ima­gi­nán­do­lo en la pla­ya, ba­jo una ru­bia y un co­co­te­ro. Los pa­dres que, con mu­cho es­fuer­zo le­van­ta­ron su ne­go­cio y aca­ba­ron en una re­si­den­cia, aban­do­na­dos por la ava­ri­cia de su hi­jo, cam­bia­ron las dis­po­si­cio­nes pe­ro no su des­con­sue­lo. El neu­ro­ci­ru­jano que se tra­jo del con­gre­so el bron­cea­do y la bra­si­le­ña y que na­da más ate­rri­zar, rehi­zo el tes­ta­men­to y la es­cri­tu­ra del cha­let de la sie­rra. Re­cuer­do a Ri­chard Ge­re en el pa­pel de abo­ga­do, en 'Shal We dan­ce? `, re­fle­xio­nan­do so­bre los cam­bios de la vi­da, so­bre las úl­ti­mas vo­lun­ta­des que, a ve­ces, no son las úl­ti­mas. Y pien­so en las es­pe­ras de hoy en los No­ta­rios, en sus agen­das des­bor­da­das de te­me­ro­sos. Don­de an­tes veían gen­tes pru­den­tes, di­li­gen­tes pa­dres de fa­mi­lia, ape­sa­dum­bra­dos car­ga­men­tos de cul­pa que pa­sa­ban el tes­ti­go de sus se­cre­tos, ven aho­ra a per­so­nas que ape­nas guar­dan el equi­li­brio, que sien­ten el vér­ti­go de en­con­trar­se en el fi­lo de la na­va­ja, en pri­me­ra lí­nea, al bor­de del abis­mo. Se al­te­ran las pers­pec­ti­vas y las prio­ri­da­des. Mu­dan los pre­fe­ri­dos y los pro­yec­tos que­dan, qui­zá in­con­clu­sos pa­ra siem­pre. El vi­rus es una es­ta­ción don­de sen­tar­se a pen­sar, a or­de­nar pa­pe­les, abrir ca­jo­nes, des­anu­dar ren­co­res y la­zos que su­je­ta­ban so­bres azu­les y tar­des de ve­rano, de ha­ce mu­cho tiem­po. Una se ha­ce un ca­fé y se ima­gi­na con quién, dón­de, có­mo en­ve­je­cer. Em­pie­za a te­jer, las ho­ras, y a ca­vi­lar, su mie­do. Su quien de­pen­de de ella, su aún no han ter­mi­na­do de cre­cer, su amor, su alien­to. Un sus­pi­ro ani­da en la gar­gan­ta co­mo si fue­ra un pá­ja­ro he­la­do de frío. Tem­blan­do. Re­pa­sa la car­pe­ta de los se­gu­ros, de los ban­cos, de la ca­sa. Or­de­na los ar­ma­rios, lo inaca­ba­do, los pos­pues­tos sen­ti­mien­tos, no di­chos, no cu­ra­dos, re­fres­ca los ol­vi­dos, los ai­rea pa­ra que quien lle­gue hue­la a lim­pio. De­ja to­do a la vis­ta, su vi­da, lle­na de arru­gas, be­lla, de tan­to son­reír, de tan­to llo­rar, de tan­to. Pres­ta.

H

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.