El Periódico Mediterráneo

El jefe de los espías alemán abre una crisis de Gobierno

Crecen los indicios de que Maasen benefició al partido de extrema derecha Los socios socialdemó­cratas de Merkel le exigen que lo destituya

- CARLES PLANAS BOU mediterran­eo@elperiodic­o.com BERLÍN

El Gobierno alemán parece abocado a una nueva crisis institucio­nal por los crecientes indicios de que el máximo responsabl­e de los servicios de inteligenc­ia, Hans-Georg Maassen, actuó en beneficio del partido ultraderec­hista Alternativ­a para Alemania (AfD). Según una informació­n publicada por la revista Kontraste, el presidente de la Oficina Federal de Protección de la Constituci­ón (BfV) filtró al diputado de la formación ultranacio­nalista y xenófoba Stephan Brandner su informe oficial cinco semanas antes de que se hiciese público, algo que no es ilegal.

Aunque es habitual que los partidos se reúnan con los círculos de seguridad y que estos les pasen informació­n por adelantado, la supuesta motivación política de un funcionari­o de alto rango como Maassen ha sembrado muchos dudas durante el último mes. La noticia ha enfurecido a la oposición y a cúpula del partido socialdemó­crata (SPD), aliado de coalición con los conservado­res de Angela Merkel. Su secretario general, Lars Klingbeil, pidió ayer a la cancillera que «tome medidas» y destituya a Maassen, una expulsión pedida desde hace días por sus compañeros y por los diputados de Los Verdes y La Izquierda.

CAZA DE INMIGRANTE­S / La polémica estalló el pasado sábado cuando Maassen aseguró en una entrevista al tabloide Bild que no hubo caza de inmigrante­s en Chemnitz. «Hay buenas razones para pensar que este es un caso de desinforma­ción deliberada para distraer la atención pública sobre el asesinato», afirmó a los medios de comunicaci­ón del país en una acusación para la que no presentó pruebas.

A pesar de que la investigac­ión sobre lo sucedido sigue en curso, el jefe de la inteligenc­ia se refería al vídeo en el que un grupo de hombres insultaba y perseguía a dos inmigrante­s, difundido en Twitter por la cuenta Antifa Zeckenbiss. Poco después, el fiscal Wolfgang Klein contradijo a Maassen asegurando que no había evidencias para pensar que el documento fuese falso.

¿Por qué lanzó esas acusacione­s sin consultar a la cancillerí­a? Según el Süddeutsch­e Zeitung eso pudo deberse a la intención de Maassen de defender los círculos de seguridad federales y de Sajonia, molestos al ver que Merkel hablaba de «cacería»» y daba por bueno el vídeo circulado. Según el Focus Online, el ministro del Interior, el ultraconse­rvador Horst Seehofer, habría ordenado al jefe de los servicios secretos publicar esos informes preliminar­es, algo que el Ministerio denegó.

LA MECHA / La airada crítica de la oposición y de los socialdemó­cratas llevó a Maassen a retractars­e. Aunque el martes aseguró que había sido malinterpr­etado y que no dudaba de la autenticid­ad del vídeo, la mecha de la polémica ya estaba encendida. Tras reunirse durante la noche del miércoles con el comité de Interior para dar explicacio­nes, Seehofer defendió ayer su decisión de mantener al jefe de la inteligenc­ia en su cargo, asegurando que sus argumentos sobre el caso y su «crítica al radicalism­o de extrema derecha» le convencier­on.

La defensa pública de Maassen no solo ha irritado a la directiva socialdemó­crata sino especialme­nte a sus bases, que han pedido abandonar la coalición si nada cambia. «Es el momento de marcar una línea roja. Si el presidente de la Oficina Federal de Protección de la Constituci­ón mantiene su cargo, el SPD no puede seguir formando parte del Gobierno», aseguró Kevin Kühnert, líder de las juventudes del partido (Jusos). H

 ?? GETTY IMAGES / MICHELE TANTUSSI ?? ▶▶ Merkel pasa por delante de la mesa de Alexander Gauland, líder de la AfD, ayer, en el Bundestag.
GETTY IMAGES / MICHELE TANTUSSI ▶▶ Merkel pasa por delante de la mesa de Alexander Gauland, líder de la AfD, ayer, en el Bundestag.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain