Su­sa­na So­lís

El Siglo de Europa - - 28 ANIVERSARI­O EL SIGLO -

de seis años de ho­rri­ble con­tien­da, se abría pa­so la idea en to­dos ellos de que Eu­ro­pa no po­día per­mi­tir­se que al­go así ocu­rrie­se nun­ca más. Por eso es in­ne­ga­ble la in­fluen­cia que la de­vas­ta­ción bé­li­ca tu­vo en la fir­ma de los Tra­ta­dos de Ro­ma en 1957, por par­te de Fran­cia, la Re­pú­bli­ca Fe­de­ral de Ale­ma­nia y el Be­ne­lux, la más só­li­da cons­truc­ción pan­eu­ro­pea des­pués de los im­pe­rios ro­mano y ger­má­ni­co y de la rup­tu­ra de la cris­tian­dad oc­ci­den­tal en el si­glo XVI. El Reino Uni­do so­li­ci­ta su in­gre­so muy po­co tiem­po des­pués, y en 1962 ya for­ma par­te de esa co­mu­ni­dad, que va am­plián­do­se pro­gre­si­va­men­te has­ta 1986, cuan­do in­gre­san Es­pa­ña y Por­tu­gal.

Con la caí­da del Mu­ro de Ber­lín en 1989, la eu­fo­ria co­mu­ni­ta­ria es­ta­lló y co­men­zó el ma­yor pro­ce­so de am­plia­ción ha­cia el nor­te y es­te, que cul­mi­nó con la ane­xión de 13 nue­vos es­ta­dos miem­bros en­tre 2004 y 2013. Pe­ro mien­tras su po­bla­ción cre­cía has­ta los 500 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos, tam­bién en­ve­je­cía, sus po­lí­ti­cos po­co o na­da te­nían que ver ya con los que ha­bían abra­za­do efu­si­va­men­te y con ge­ne­ro­si­dad la cau­sa eu­ro­pea y la in­co­mo­di­dad de al­gu­nos vie­jos miem­bros con el nue­vo es­ta­do de co­sas co­men­za­ba a sen­tir­se, has­ta dar lu­gar al Bré­xit, el pri­mer pro­ce­so de se­pa­ra­ción de un es­ta­do miem­bro, el Reino Uni­do, aquel so­cio que ha vi­vi­do ca­si to­da su his­to­ria en “es­plén­di­do ais­la­mien­to” y que en­tre gran­des con­tro­ver­sias se ais­la­rá de nue­vo, si na­die lo re­me­dia, en es­ca­sas se­ma­nas.

La Unión Eu­ro­pea se ha re­cu­pe­ra­do del trau­ma de la más que pro­ba­ble es­ci­sión con di­fi­cul­ta­des. El pro­ce­so po­ne de ma­ni­fies­to, en pri­mer lu­gar, la in­co­mo­di­dad y des­agra­do que sien­ten al­gu­nos so­cios en el ac­tual es­ta­do de co­sas; evi­den­cia igual­men­te la ne­ce­si­dad im­pe­rio­sa de es­tre­char los la­zos en­tre sus miem­bros y de re­cor­dar que los pe­li­gros que in­ten­ta­ron con­ju­rar­se en su día con es­ta unión su­pra­na­cio­nal se man­tie­nen ahí de­trás, vi­vos y la­ten­tes, pu­dien­do ma­ni­fes­tar­se en cual­quier mo­men­to; cons­ta­ta el es­ca­so atrac­ti­vo que el pe­sa­do y ex­ce­si­va­men­te pro­fe­sio­na­li­za­do apa­ra­to bu­ro­crá­ti­co co­mu­ni­ta­rio ha te­ni­do siem­pre pa­ra el ciu­da­dano eu­ro­peo, y mues­tra, fi­nal­men­te, el mis­mo de­sen­can­to y des­ape­go pa­ra con la po­lí­ti­ca y los po­lí­ti­cos que la gran ma­yo­ría de los es­ta­dos miem­bros su­fren en sus pro­pios paí­ses.

Son mu­chos los re­tos a los que la nue­va Co­mi­sión Eu­ro­pea, pre­si­di­da por pri­me­ra vez por una mu­jer, Ur­su­la von der Le­yen, ten­drá que en­fren­tar­se: la ame­na­za de re­ce­sión eco­nó­mi­ca, la po­si­ble es­ca­la­da del des­em­pleo, el ca­len­ta­mien­to glo­bal o la des­po­bla­ción de gran par­te del te­rri­to­rio del vie­jo con­ti­nen­te. To­dos son pro­ble­mas gra­ves y preo­cu­pan­tes; no obs­tan­te, la re­cu­pe­ra­ción de la ilu­sión en un fu­tu­ro co­mún se­rá la ba­ta­lla más ur­gen­te que ten­drá que li­brar el nue­vo go­bierno eu­ro­peo. Ne­ce­si­ta­mos que las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes, que no vi­vie­ron la de­vas­ta­ción de la gue­rra, con­fíen en que la unión en Eu­ro­pa apues­ta de­ci­di­da­men­te por su fu­tu­ro, re­fuer­za nues­tra com­pe­ti­ti­vi­dad, nues­tra cohe­sión y so­li­da­ri­dad, y, so­bre to­do, que des­tie­rra pa­ra siem­pre los fan­tas­mas to­ta­li­ta­rios, po­pu­lis­tas y na­cio­na­lis­tas.

En Eu­ro­pa, aca­ba­mos de ce­le­brar unas elec­cio­nes que han da­do co­mo re­sul­ta­do un Par­la­men­to más frag­men­ta­do que nun­ca, re­fle­jo de los par­la­men­tos na­cio­na­les. Los ciu­da­da­nos han ha­bla­do y nos han he­cho sa­ber que a los eu­ro­peos no les va­le la for­ma de ha­cer po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal. Quie­ren que es­cu­che­mos, que nos en­ten­da­mos y se­pa­mos ten­der puen­tes. Mues­tra de es­to, es el au­ge del par­ti­do li­be­ral en el Par­la­men­to, que va a ju­gar un pa­pel pa­ra li­de­rar en el cam­bio.

Des­de la crea­ción de la Unión Eu­ro­pea he­mos avan­za­do en pro­gre­so y jus­ti­cia so­cial, ha­cien­do de és­ta un es­pa­cio de paz, li­ber­tad y van­guar­dia sin com­pa­ra­ción en el mun­do. Sin em­bar­go, hoy esas ideas se ven ame­na­za­das por pre­sio­nes ex­ter­nas e in­ter­nas que van de la mano de los na­cio­na­lis­mos y po­pu­lis­mos. Pa­ra fre­nar su au­ge ne­ce­si­ta­mos una Eu­ro­pa fuer­te, re­for­mis­ta y efi­caz que pro­pon­ga ideas cla­ras que den so­lu­cio­nes a los gran­des desafíos y a los pro­ble­mas que nos afec­tan en el día a día.

Nos en­fren­ta­mos a du­ros re­tos es­ta le­gis­la­tu­ra: un pa­ro es­truc­tu­ral ele­va­do, que es es­pe­cial­men­te preo­cu­pan­te si mi­ra­mos las ci­fras de pa­ro ju­ve­nil en paí­ses co­mo Es­pa­ña; una Eu­ro­pa per­ci­bi­da co­mo un apa­ra­to bu­ro­crá­ti­co ale­ja­do de las ne­ce­si­da­des de los ciu­da­da­nos; una cri­sis eco­nó­mi­ca que ame­na­za con es­ta­llar; la cri­sis mi­gra­to­ria en el me­di­te­rrá­neo; la rup­tu­ra de Eu­ro­pa por el Bre­xit; y co­mo no, el pro­ble­ma del cam­bio cli­má­ti­co. Ade­más, si no so­mos ca­pa­ces de ha­cer fren­te al re­to tec­no­ló­gi­co aho­ra, Eu­ro­pa su­fri­rá un efec­to do­mino que nos avo­ca­rá a una fal­ta de so­be­ra­nía y de­pen­den­cia ex­ter­na en tec­no­lo­gías tan im­por­tan­tes co­mo el 5G, la In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial o la ci­ber­se­gu­ri­dad.

Aho­ra no es el mo­men­to de ser re­ce­lo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.