Luis Par­ti­da

El Siglo de Europa - - POLÍTICA -

La in­cer­ti­dum­bre. La sen­sa­ción de que mu­chas co­sas es­ca­pan a nues­tro con­trol. La cer­te­za de nues­tra fra­gi­li­dad. Y jun­to a to­do ello, el va­lor de unas po­lí­ti­cas so­cia­les tan am­plias co­mo efi­ca­ces, del “pa­ra­guas” pú­bli­co y de la so­li­da­ri­dad ciu­da­da­na. Es­tos son, qui­zá, al­gu­nos de los prin­ci­pa­les le­ga­dos que nos deja la pan­de­mia del co­ro­na­vi­rus, con­tra la que aún hoy se­gui­mos li­bran­do una ba­ta­lla que es­toy se­gu­ro de que ga­na­re­mos.

El Co­vid-19 su­pu­so una si­tua­ción iné­di­ta que pu­so en ja­que al mun­do de la no­che a la ma­ña­na, obli­gán­do­nos a adop­tar me­di­das ex­tra­or­di­na­rias pa­ra com­ba­tir­lo. El su­fri­mien­to pro­vo­ca­do por es­ta en­fer­me­dad y la cri­sis que ha ge­ne­ra­do han si­do, y por des­gra­cia si­guen sien­do, de enor­mes di­men­sio­nes. Es­pe­cial­men­te pa­ra aque­llas per­so­nas que han su­fri­do el do­lor in­fi­ni­to de la muer­te de un familiar, pe­ro tam­bién pa­ra las que han vis­to des­mo­ro­nar­se sus an­te­rio­res for­mas de vi­da y tie­nen aho­ra que bus­car nue­vos ca­mi­nos pa­ra so­bre­vi­vir. Per­so­nas que de­ben rein­ven­tar­se.

Sin em­bar­go, den­tro de la in­men­sa tra­ge­dia del Co­vid-19, es­toy con­ven­ci­do de que es­ta cri­sis nos va a ha­cer más fuer­tes en mu­chos as­pec­tos.

No me can­so de aplau­dir el co­ra­je, la fir­me­za y la crea­ti­vi­dad que es­tán de­mos­tran­do los ciu­da­da­nos. Sa­ni­ta­rios, profesores, mo­des­tos au­tó­no­mos, em­pre­sa­rios… En to­dos los ám­bi­tos en­con­tra­mos pro­fe­sio­na­les que, le­jos de ba­jar las ma­nos, se le­van­tan ca­da día im­bui­dos de un op­ti­mis­mo ad­mi­ra­ble; mi­les de per­so­nas ca­pa­ces de desa­rro­llar su tra­ba­jo pe­se a las res­tric­cio­nes que exi­ge la si­tua­ción actual y lo­grar muy bue­nos re­sul­ta­dos. Y yo me sien­to or­gu­llo­so de to­dos ellos.

Sien­to que el mal­di­to vi­rus nos ha uni­do más, nos ha for­ta­le­ci­do co­mo so­cie­dad. Y, co­mo sue­le ocu­rrir en los periodos de cri­sis, ha vuel­to a real­zar el papel cla­ve de lo pú­bli­co pa­ra afron­tar los enor­mes desafíos que te­ne­mos an­te no­so­tros. En nues­tro ca­so, el Ayun­ta­mien­to de Vi­go es­tá rea­li­zan­do un in­men­so es­fuer­zo por ayu­dar a quien más lo ne­ce­si­ta, por no dejar a na­die atrás, por reforzar una red de pro­tec­ción so­cial sin pa­ran­gón en la his­to­ria de la ciu­dad, y una de las más po­ten­tes de Es­pa­ña.

Mien­tras se­gui­mos lu­chan­do con­tra la en­fer­me­dad y tra­tan­do de fre­nar los de­vas­ta­do­res efec­tos que es­tá pro­vo­can­do en la eco­no­mía, nos pre­gun­ta­mos en qué va a cam­biar el mun­do.

La hu­ma­ni­dad ha he­cho fren­te a mu­chas otras si­tua­cio­nes trá­gi­cas a lo lar­go de la his­to­ria y creo que el li­de­raz­go po­lí­ti­co y so­cial y la cre­di­bi­li­dad son pi­la­res so­bre los que cons­truir el fu­tu­ro. La com­ple­ji­dad de la ta­rea que te­ne­mos que afron­tar re­quie­re de una es­tra­te­gia muy bien de­fi­ni­da, no so­lo de una gestión efi­caz. Y tam­bién de una gran ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción que nos ayu­de a to­dos a comprender el es­ce­na­rio y las res­pues­tas que se van dan­do.

No quie­ro dejar de des­ta­car en es­ta es­cue­ta re­fle­xión el va­lor de la so­li­da­ri­dad. El co­ro­na­vi­rus nos ha de­ja­do un men­sa­je cla­ro: la úni­ca ma­ne­ra de afron­tar­lo es es­tar uni­dos y re­cu­pe­rar el sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia a un co­lec­ti­vo. So­lo jun­tos po­dre­mos se­guir avan­zan­do. Y ya lo es­ta­mos ha­cien­do.

Es di­fí­cil en­con­trar en la his­to­ria re­cien­te de nues­tro país, des­de la lle­ga­da de la De­mo­cra­cia, una si­tua­ción tan dra­má­ti­ca y de­vas­ta­do­ra co­mo la que es­ta­mos vi­vien­do por la CO­VID-19. Epi­de­mió­lo­gos y sa­ni­ta­rios nos aler­tan de que ya es­ta­mos in­mer­sos en la se­gun­da ola de con­ta­gios y los ex­per­tos eco­nó­mi­cos anun­cian que Es­pa­ña es­ta­rá ca­da vez más en­deu­da­da y de­bi­li­ta­da. La pan­de­mia ha pro­vo­ca­do una cri­sis sa­ni­ta­ria sin pre­ce­den­tes y ha da­do pa­so a una cri­sis eco­nó­mi­ca, que va uni­da inexo­ra­ble­men­te a otra: la cri­sis so­cial, cu­yas con­se­cuen­cias no han he­cho na­da más que em­pe­zar pues el nú­me­ro de fa­mi­lias sin recursos y de em­pre­sas que tie­nen que echar el cie­rre va ca­da día en au­men­to.

La pan­de­mia nos ha mos­tra­do la de­bi­li­dad de nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio pú­bli­co, pe­se a ser uno de los más pres­ti­gio­sos del mun­do, y la im­por­tan­cia de apos­tar por el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co, la cien­cia y la in­no­va­ción co­mo fuen­tes de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Apar­te de las re­for­mas es­truc­tu­ra­les que Es­pa­ña de­be­rá ha­cer, en gran me­di­da pa­ra re­ci­bir la ayu­da eu­ro­pea, la re­cu­pe­ra­ción de nues­tro país pa­sa in­elu­di­ble­men­te por el diá­lo­go y el con­sen­so en­tre el Go­bierno Cen­tral y el prin­ci­pal par­ti­do de la opo­si­ción: el Par­ti­do Po­pu­lar. Al­go que es fun­da­men­tal pa­ra apro­bar, en­tre otros asun­tos, los Pre­su­pues­tos Ge­ne­ra­les del Es­ta­do.

Sin em­bar­go, en es­tos úl­ti­mos me­ses, he­mos cons­ta­ta­do la fal­ta de li­de­raz­go por parte del Ejecutivo de Pe­dro Sán­chez, así co­mo su im­pro­vi­sa­ción y ac­ti­tud pre­po­ten­te, prueba de es­to úl­ti­mo ha si­do su in­ten­to de apro­piar­se de los aho­rros de los Ayun­ta­mien­tos, al­go que fi­nal­men­te no ha con­se­gui­do gra­cias a la iniciativa de mu­chos al­cal­des es­pa­ño­les, en­tre ellos, los del Par­ti­do Po­pu­lar.

La des­leal­tad en­tre ad­mi­nis­tra­cio­nes y el con­ti­nuo en­fren­ta­mien­to po­lí­ti­co es el pan de ca­da día, cuan­do lo que quie­re el ciu­da­dano es que sus re­pre­sen­tan­tes bus­quen so­lu­cio­nes pa­ra pa­liar es­ta si­tua­ción. Quien pre­ten­da ob­te­ner ré­di­tos po­lí­ti­cos de es­ta pan­de­mia y sus con­se­cuen­cias no ha en­ten­di­do na­da. So­mos ser­vi­do­res pú­bli­cos. Es­ta­mos aquí pa­ra ser­vir, no pa­ra ser­vir­nos.

Es ne­ce­sa­ria la uni­dad de to­dos: ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas, fuer­zas po­lí­ti­cas, pa­tro­nal, sin­di­ca­tos…, des­de el pri­me­ro has­ta el úl­ti­mo de los es­pa­ño­les. Lle­va­re­mos a nues­tro país al fra­ca­so si se­gui­mos ac­tuan­do por li­bre, de for­ma par­ti­dis­ta y egoís­ta. Tra­ba­je­mos uni­dos, pen­san­do en el bien co­mún, es­for­zán­do­nos de verdad por do­tar a nues­tro país de to­do aque­llo que ne­ce­si­ta pa­ra aca­bar con es­ta ho­rri­ble pan­de­mia y ha­cer fren­te a las ve­ni­de­ras. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.