GAZEBOS EN ´ EL JAR­DIN

ELLE Decoration (Spain) - - Upgrade - POR ANA DO­MÍN­GUEZ- SIE­MENS.

Siem­pre he con­si­de­ra­do que es una co­sa fun­da­men­tal te­ner un ga­ze­bo en mi jar­dín. Si tu­vie­ra uno, cla­ro, un jar­dín, di­go. Es un de­seo bas­tan­te mo­des­to, por­que va­mos, que no es que se tra­te de desear el Pe­tit Tria­non, só­lo una pe­que­ña cons­truc­ción, abier­ta y a ser po­si­ble de plan­ta re­don­da (u oc­ta­go­nal, si se em­pe­ñan), don­de uno pue­da ce­nar al ai­re li­bre sin que un pá­ja­ro le de­je un re­ga­li­to en la co­ro­ni­lla o don­de re­fu­giar­se de una llu­via im­pre­vis­ta. Se­rá al­go que me vie­ne de mi afi­ción a las no­ve­las, pe­ro la ver­dad es que los gazebos siem­pre me han pa­re­ci­do muy úti­les por dis­tin­tos mo­ti­vos.

En pri­mer lu­gar, sea­mos fran­cos, por su la­do ro­mán­ti­co, no hay no­ve­la del si­glo XIX que no re­cu­rra a un ga­ze­bo pa­ra en­cuen­tros su­cu­len­tos y se­cre­tos. Se­gu­ro que Ja­ne Aus­ten y las her­ma­nas Bron­té te­nían uno en su jar­dín o por lo me­nos as­pi­ra­ban a te­ner­lo, co­mo yo. Aque­llos gazebos, en su día, de­bie­ron ser una au­tén­ti­ca olla a pre­sión. Y en se­gun­do lu­gar, por­que ese la­do se­cre­til ha si­do tam­bién muy ex­plo­ta­do en su as­pec­to más si­nies­tro pe­ro no me­nos in­tere­san­te: el ám­bi­to del cri­men. Por ejem­plo, co­mo el lu­gar per­fec­to en el que per­pe­trar un ase­si­na­to o tam­bién co­mo es­con­dri­jo pa­ra de­po­si­tar un ca­dá­ver in­có­mo­do. In­sis­to, el ga­ze­bo es un ele­men­to muy útil, no sé si no lo ha­brá in­ven­ta­do Leonardo Da Vin­ci, aun­que no que­den prue­bas de ello. El ci­ne se ha en­car­ga­do de dar pro­fu­sa cuen­ta de es­ta úl­ti­ma ver­tien­te, re­cuer­do aque­lla pe­lí­cu­la de Deb­bie Rey­nolds y Glenn Ford, una co­me­dia que se desa­rro­lla en torno a un ga­ze­bo o aqué­lla otra, ver­sión de una no­ve­la de Agat­ha Ch­ris­tie, “El tem­ple­te de Nas­se-hou­se”. Pe­ro cla­ro, el ci­ne tie­ne de to­do en sus ca­tá­lo­gos y tam­bién cuen­ta con gazebos co­mo el de “Son­ri­sas y lá­gri­mas” o el muy ilu­mi­na­do del bai­le fi­nal de “Cre­púscu­lo”, am­bos un fes­tín de la cur­si­le­ría lle­va­do al apo­geo.

Al­gu­nos di­se­ña­do­res y ar­qui­tec­tos han ex­pe­ri­men­ta­do un po­co con gazebos, ca­si siem­pre ex­plo­ran­do su la­do más es­cul­tó­ri­co aun­que sus fun­cio­nes sean más o me­nos do­més­ti­cas, des­de un lu­gar don­de to­mar el té, echar­se una sies­ta, te­ner un es­car­ceo o me­di­tar en la pos­tu­ra de flor de loto. Re­cuer­do uno que reali­zó Tho­mas Heat­her­wick y que es­ta­ba he­cho de ma­de­ros api­la­dos y que se apo­yan unos en otros co­mo si fue­ran dos jue­gos de nai­pes, dos as­pas que vue­lan has­ta en­con­trar­se y en­tre­la­zar­se pa­ra for­mar un re­fu­gio en la par­te ba­ja. Fue su pri­mer pro­yec­to y ya apun­ta­ba ma­ne­ras, di­cen que hoy es­tá en el jar­dín de Sir Te­ren­ce Con­ran. Dón­de me­jor. Otro ga­ze­bo que per­du­ra en el re­cuer­do es el que pre­sen­tó el poe­ta del di­se­ño An­drea Bran­zi, en la Fun­da­ción Car­tier, una pe­que­ña cons­truc­ción hí­bri­da, de vi­drio y me­tal con ele­men­tos na­tu­ra­les co­mo ra­mas o flo­res, trans­lú­ci­da, tran­si­to­ria y fle­xi­ble, una re­fle­xión so­bre la ar­qui­tec­tu­ra con­tem­po­rá­nea.

Asi­mis­mo, en el con­tex­to de la fe­ria “De­sign Mia­mi” de ha­ce al­gu­nos años, tam­bién se pre­sen­ta­ron al­gu­nos gazebos. El de Zaha Ha­did era de ma­de­ra, ace­ro y alu­mi­nio, una pie­za cur­va que for­ma­ba un cu­rio­so do­sel per­fo­ra­do, y el de Ron Arad te­nía el as­pec­to del ca­pa­ra­zón de un ar­ma­di­llo, con cin­co pie­zas cur­vas de ma­de­ra de dis­tin­tos ta­ma­ños que crea­ban una sen­ci­lla zo­na de som­bra y pro­tec­ción. Cual­quie­ra de ellos se­ría in­di­ca­do pa­ra los me­nes­te­res in­di­ca­dos an­te­rior­men­te.

Vi­van las cur­vas Vo­lu es el pa­be­llón de co­me­dor que Zaha Ha­did y Patrik Schu­ma­cher pre­sen­ta­ron en De­sign Mia­mi 2015. Una es­truc­tu­ra de ace­ro y alu­mi­nio y mue­bles de ma­de­ra, di­se­ña­dos con tec­no­lo­gía di­gi­tal pa­ra ga­nar la má­xi­ma li­ge­re­za y aho­rro de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.