Una ca­sa en La Tos­ca­na trans­for­ma­da por com­ple­to por el di­se­ña­dor Vin­cen­zo De Co­tiis.

ELLE Decoration (Spain) - - Contents - FO­TOS: AMBROISE TÉZENAS/PHOTOFOYER. TEXTO: ANA RO­DRÍ­GUEZ FRÍAS.

De es­te co­lor es el már­mol ele­gi­do por el di­se­ña­dor Vin­cen­zo De Co­tiis pa­ra con­se­guir que es­ta ca­sa, en La Tos­ca­na, se fun­da su­til­men­te con la na­tu­ra­le­za. De­pu­ra­do es­ti­lo con­tem­po­rá­neo con un twist art dé­co.

El ar­qui­tec­to y di­se­ña­dor Vin­cen­zo De Co­tiis sos­tie­ne que el in­terio­ris­mo de un es­pa­cio y las pie­zas con­te­ni­das en él es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­das, en una sim­bio­sis que les en­ri­que­ce mu­tua­men­te. La re­for­ma de es­ta ca­sa en La Tos­ca­na, cer­ca del mar, le ha per­mi­ti­do ex­plo­rar a fon­do es­ta pre­mi­sa. Él es au­tor de la ar­qui­tec­tu­ra de in­te­rio­res y de ca­si la to­ta­li­dad de los mue­bles, ob­je­tos y ele­men­tos de­co­ra­ti­vos ita­lia­nos, pie­zas úni­cas que di­se­ñó aten­dien­do a los gus­tos y ne­ce­si­da­des de los pro­pie­ta­rios. El re­sul­ta­do es un con­jun­to ar­mó­ni­co y cohe­ren­te que enamo­ra e im­pac­ta. “Los pro­yec­tos de ar­qui­tec­tu­ra nun­ca son me­ras car­ca­sas y los mue­bles no son só­lo ob­je­tos. El diá­lo­go que se es­ta­ble­ce en­tre am­bas par­tes en­ri­que­ce al con­jun­to, y crea un fow co­ral úni­co”, nos cuen­ta De Co­tiis.

Los pro­pie­ta­rios de es­ta ca­sa, Ales­san­dro Ili­pran­di, CEO de la em­pre­sa Bo­nau­do, que sur­te de cue­ro de al­ta ca­li­dad a fir­mas de lu­jo, y su es­po­sa Fran­cis Cor­do­va, ya ha­bían con­fia­do va­rios pro­yec­tos, en­tre ellos el de su re­si­den­cia ha­bi­tual en Mi­lán, a su ami­go­vin­cen­zo De Co­tiis. Por eso, cuan­do qui­sie­ron re­no­var y dar un es­ti­lo pro­pio a la ca­sa de va­ca­cio­nes que aca­ba­ban de com­prar en la lo­ca­li­dad cos­te­ra de For­te dei Mar­mi (“For­ta­le­za del Már­mol”) pu­sie­ron es­te pro­yec­to en sus ma­nos. El lu­gar de­be su nom­bre a la for­ti­fi­ca­ción de­fen­si­va -hoy con­ver­ti­da en un museo en el cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad- le­van­ta­da por el Gran Du­que Pe­dro Leo­pol­do en el si­glo XVIII, y que, a fi­na­les del s. XIX y co­mien­zos del s. XX, sir­vió de al­ma­cén de las enor­mes can­ti­da­des de már­mol blan­co pro­ve­nien­tes de la ve­ci­na Ca­rra­ra, que se em­bar­ca­ban des­de allí a des­ti­nos en to­do el mun­do. Sin em­bar­go, no es la em­ble­má­ti­ca pie­dra blan­ca la pro­ta­go­nis­ta de la ca­sa, sino el már­mol Ver­de Al­pi, un tono con múl­ti­ples re­so­nan­cias, que evo­ca el mar, la ve­ge­ta­ción, la vi­da natural... Pro­ce­den­te del Va­lle de Aos­ta, en los Al­pes oc­ci­den­ta­les, jus­to en la fron­te­ra con Suiza y Fran­cia, es­ta pie­dra fue la ele­gi­da por De Co­tiis pa­ra los re­ves­ti­mien­tos, sue­los, fa­cha­da, e in­clu­so mue­bles, me­sas, ban­cos y apli­ques de la vi­vien­da, y con ella ha con­se­gui­do una de­li­ca­da fu­sión con los cui­da­dos jar­di­nes de una ca­sa en la pla­ya vol­ca­da al ex­te­rior. El ver­de pro­fun­do de es­te már­mol evo­ca tam­bién el lu­jo y es­plen­dor del es­ti­lo art­dé­co, que aquí es re­in­ter­pre­ta­do en cla­ve con­tem­po­rá­nea y con un de­pu­ra­do mi­ni­ma­lis­mo. Pe­ro De Co­tiis ja­más eti­que­ta sus pro­yec­tos con un es­ti­lo de­ter­mi­na­do. “Me gus­ta ha­blar más de ‘con­ta­mi­na­cio­nes’ que de ‘es­ti­los’. No ha­go re­fe­ren­cia a uno en par­ti­cu­lar. El pro­ce­so crea­ti­vo crea una se­di­men­ta­ción que emer­ge en di­fe­ren­tes for­mas. Pa­ra es­ta ca­sa he­mos ele­gi­do un re­ves­ti­mien­to de már­mol ver­de ita­liano que evo­ca una sen­si­bi­li­dad de­ri­va­da de los años 30, pe­ro trans­fe­ri­do a una ex­pre­sión con­tem­po­rá­nea”, di­ce. Cons­trui­do en los 80, el cha­let ex­pe­ri­men­tó un cam­bio ra­di­cal. “Tra­ba­jé pa­ra cam­biar los vo­lú­me­nes en la plan­ta ba­ja, di­se­ñan­do una nue­va co­ci­na que es co­mo una ex­ten­sión ha­cia el jar­dín; el már­mol y el la­tón de los re­ves­ti­mien­tos dan un look com­ple­ta­men­te nue­vo”.

Ver­de in­ten­so. To­da la vi­vien­da y sus es­pa­cios in­te­rio­res gi­ran en torno a la gran pis­ci­na, que se ha re­ves­ti­do en el mis­mo már­mol Ver­de Al­pi que cu­bre la fa­cha­da y par­te de las pa­re­des in­te­rio­res, un mo­do de in­te­grar­se con la na­tu­ra­le­za exu­be­ran­te que ro­dea la ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.