“DES­CAR­TA­MOS TO­DO LO DES­LUM­BRAN­TE O GLA­MU­RO­SO. QUE­RÍA­MOS AL­GO MÁS MI­NI­MAL Y FRES­CO”

ELLE Decoration (Spain) - - Casas -

ace 3 años que la ac­triz ca­li­for­nia­na Ay­da Field Wi­lliams y su es­po­so, el icono del pop bri­tá­ni­co Rob­bie Wi­lliams, com­pra­ron su ca­sa en Be­verly Hills. Y le­jos de lo que pu­die­ra pa­re­cer, te­nían muy cla­ro que ne­ce­si­ta­ban des­ha­cer­se de al­gu­nos de los ex­ce­sos rea­li­za­dos por los an­te­rio­res pro­pie­ta­rios pa­ra ha­cer aque­llos más de 2.000 m2 un po­qui­to más su­yos. “No que­ría­mos na­da que fue­ra des­lum­bran­te o gla­mu­ro­so. Que­ría­mos al­go des­po­ja­do y fres­co; al­go un po­co más sim­ple”, cuen­ta Ay­da.

El di­se­ña­dor de in­te­rio­res y di­rec­tor crea­ti­vo de la Ga­le­ría Half, Clif Fong, fue quien les ayu­dó a li­be­rar­se de to­do lo in­ne­ce­sa­rio y def­nir el que se­ría su nue­vo ho­gar “hu­ma­ni­zán­do­lo y edi­tan­do sus ex­pre­sio­nes de opu­len­cia”, ale­ján­do­la así del es­ti­lo 100% Be­verly Hills. Y diez ha­bi­ta­cio­nes dan pa­ra di­se­ñar y def­nir mu­cho… y cuan­do se re­du­ce a la ex­pre­sión del lien­zo en blan­co, to­do sa­le me­jor. Ocho pe­rros, dos ga­tos, una tor­tu­ga y tres ni­ños: Theo­do­ra “Teddy” Ro­se de 6 años, Charl­ton “Char­lie” Va­len­tien de 4, y Co­let­te “Co­co” Jo­sep­hi­ne, de ape­nas unos me­ses. Así co­mien­za el plan de ne­ce­si­da­des si­ne qua non pre­sen­ta­do a Fong. Unos re­qui­si­tos que im­po­nen la ne­ce­si­dad de una ca­sa fun­cio­nal, es­pa­cio­sa (eso no fue nun­ca un pro­ble­ma), prác­ti­ca, adap­ta­da a su es­ti­lo de vi­da y, so­bre to­do, a lo que ne­ce­si­tan en su día a día. “Te­ne­mos una gran fa­mi­lia aho­ra, y tam­bién un gran equi­po”, ex­pli­ca Rob­bie. “Es­ta­mos a ple­na ca­pa­ci­dad”, agre­ga Ay­da, se­ña­lan­do que la ca­sa “tu­vo que tra­ba­jar a ni­vel or­gá­ni­co pa­ra que una fa­mi­lia pu­die­ra vi­vir, ju­gar y res­pi­rar, don­de na­da fue­ra de­ma­sia­do de­li­ca­do”.

Se tra­ta­ba de en­con­trar el equi­li­brio en­tre esa ca­sa de fa­mi­lia, la pa­sión de Ay­da por el di­se­ño eu­ro­peo del si­glo XX y la su­ge­ren­te co­lec­ción de ar­te de Rob­bie, con obras de au­to­res tan co­di­cia­dos co­mo Bansky, Da­vid Hock­ney o Andy War­hol. De es­ta ma­ne­ra, en los dis­tin­tos am­bien­tes se pue­den apre­ciar ele­men­tos con­tem­po­rá­neos mez­cla­dos con pie­zas de prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do, o es­tri­den­tes y co­lo­ri­das obras de ar­te. Es­to es ca­si un há­bi­to, una cons­tan­te, y a la vez, un pri­vi­le­gio pa­ra los ojos en es­ta ca­sa. Un cla­ro ejem­plo lo en­con­tra­mos en la sa­la mul­ti­me­dia, don­de la mez­cla muy me­di­da de to­do es­to da co­mo re­sul­ta­do un es­pa­cio de don­de uno no que­rría sa­lir. “Es más co­mo una ha­bi­ta­ción fa­mi­liar. Aco­ge­do­ra y al­go sexy, pe­ro tam­bién es a la vez sú­per agra­da­ble y có­mo­da pa­ra los ni­ños”, di­ce Fong. El es­pa­cio es tan es­té­ti­co co­mo prác­ti­co y cier­ta­men­te era im­pen­sa­ble que no re­sul­ta­ra de ese mo­do. “Cuan­do vuel­vo a ca­sa des­pués de un lar­go pe­río­do de tra­ba­jo, el tiem­po en fa­mi­lia ocu­pa el lu­gar prin­ci­pal”, di­ce Rob­bie. Pe­ro, so­bre to­do, se tra­ta de una es­pe­cie de re­ti­ro pa­ra una fa­mi­lia que vi­ve con un pie en Los Án­ge­les y otro en el oes­te de Lon­dres. “Aquí es don­de po­de­mos exis­tir en nues­tra for­ma más pu­ra. La vi­da en la ca­sa de los Wi­lliams es ale­gre y caó­ti­ca en to­do mo­men­to, y es­ta­mos fe­liz­men­te arrai­ga­dos en ese caos”, agre­ga Ay­da; re­fe­xio­nan­do, “so­mos una ca­sa de amor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.