“EL CON­TRAS­TE DE ÉPO­CAS RE­SAL­TA LA ES­TRUC­TU­RA ORI­GI­NAL SIN RES­TAR BE­LLE­ZA”

ELLE Decoration (Spain) - - Casas -

o so­lo los tu­ris­tas se enamo­ran per­di­da­men­te de Ro­ma, tam­bién sus pro­pios ha­bi­tan­tes. Ste­fa­nia Aris­tei, una abo­ga­da es­pe­cia­li­za­da en ban­ca y fnan­zas, es ca­paz de con­ta­giar al más apá­ti­co su en­tu­sias­mo por el ba­rrio de Mon­ti, don­de se en­cuen­tra es­ta ca­sa cer­ca de los Fo­ros Im­pe­ria­les. Los in­nu­me­ra­bles bal­co­nes que tie­ne la vi­vien­da en­mar­can li­te­ral­men­te es­tas fas­ci­nan­tes rui­nas ar­queo­ló­gi­cas. Unas increibles vis­tas de las que Ste­fa­nia dis­fru­ta ca­da día. “Mon­ti con­ser­va un es­pí­ri­tu bohe­mio. Me gus­tan sus ca­lles es­tre­chas, las tien­das de ar­te­sa­nos, las pe­que­ñas bou­ti­ques de jó­ve­nes di­se­ña­do­res y ar­tis­tas que se pro­du­cen sus crea­cio­nes, siem­pre abier­tas has­ta al­tas ho­ras de la no­che. Las bo­de­gas, las ga­le­rías, los edif­cios an­ti­guos, las igle­sias, los res­tos de la an­ti­gua Ro­ma y la at­mós­fe­ra po­pu­lar que se res­pi­ra, to­do mez­cla­do”, cuen­ta Ste­fa­nia. Y es que un día de­ci­dió cam­biar la vi­da aco­mo­da­da en una ca­sa uni­fa­mi­liar de una zo­na re­si­den­cial por el cen­tro his­tó­ri­co, ini­cian­do otro es­ti­lo de vi­da que le ha lle­va­do a al­ter­nar la abo­ga­cía con el di­se­ño. Pri­me­ro com­pró dos apar­ta­men­tos pe­que­ños, que aho­ra al­qui­la al ha­ber­se tras­la­da­do a es­ta otra ca­sa. Fue pre­ci­sa­men­te su re­no­va­ción, jun­to con la de es­ta vi­vien­da, lo que le hi­zo des­cu­brir el di­se­ño con­tem­po­rá­neo. “Cre­cí en una ca­sa de es­ti­lo clá­si­co, amue­bla­da con an­ti­güe­da­des. No es­ta­ba na­da fa­mi­lia­ri­za­da con el di­se­ño. De he­cho, al prin­ci­pio pen­sa­ba que el mo­bi­lia­rio con­tem­po­rá­neo que­da­ba de­ma­sia­do frío en los apar­ta­men­tos his­tó­ri­cos. Lue­go des­cu­brí que el con­tras­te de épo­cas pue­de con­tri­buir a re­sal­tar la es­truc­tu­ra ori­gi­nal sin mer­mar la be­lle­za ar­qui­tec­tó­ni­ca, acom­pa­ñán­do­la con de­li­ca­de­za”, ex­pli­ca Ste­fa­nia. De la mano de Dis­pen­sa­bi­le –una tien­da en el ba­rrio de Mon­ti es­pe­cia­li­za­da en di­se­ño con­tem­po­rá­neo y nór­di­co–, co­men­zó su via­je de ini­cia­ción. Así, en la de­co­ra­ción de es­te apar­ta­men­to, pie­zas icó­ni­cas de los gran­des maes­tros del di­se­ño co­mo Ver­ner Pan­ton, Le Cor­bu­sier, Al­var Aal­to y Gio Pon­ti con­vi­ven jun­to a crea­cio­nes de di­se­ña­do­res más ac­tua­les, co­mo Spa­ce Co­pen­ha­gen y Gam­fra­te­si, en­tre otros es­tu­dios. “Me gus­ta ro­dear­me de ob­je­tos que tie­nen una his­to­ria o un pro­ce­so de tra­ba­jo in­tere­san­te de­trás, a me­nu­do re­la­cio­na­dos en­tre ellos”, apun­ta Ste­fa­nia. Por to­da la ca­sa, que se desa­rro­lla des­de la en­tra­da a tra­vés de un lar­go pa­si­llo que ter­mi­na en la co­ci­na y la ha­bi­ta­ción de in­vi­ta­dos, pa­san­do por una sa­la de es­tar, un dor­mi­to­rio y un ves­ti­dor, se per­ci­be una ele­gan­cia en el mo­bi­lia­rio que ar­mo­ni­za per­fec­ta­men­te con los ras­gos ar­qui­tec­tó­ni­cos más an­ti­guos de la vi­vien­da, co­mo las vi­gas y las bal­do­sas hi­dráu­li­cas. La pre­sen­cia de obras de ar­te es­tá, asi­mis­mo, muy bien equi­li­bra­da. Una de es­tas obras es del pin­tor fu­tu­ris­ta Tha­yaht (Er­nes­to Mi­chahe­lles), a quien jun­to con su her­mano se le atri­bu­ye la crea­ción del chán­dal. Y pre­ci­sa­men­te, Ste­fa­nia aca­ba de lan­zar su pro­pia mar­ca es­pe­cia­li­za­da en es­te ti­po de pren­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.