HE­CHAS A ME­DI­DA

ELLE Decoration (Spain) - - Editorial - MAR­TA RIOPÉREZ. DI­REC­TO­RA

En el in­terio­ris­mo aho­ra pa­de­ce­mos de over­do­sis, hay di­se­ño a gra­nel y ten­den­cias om­ni­pre­sen­tes in­ci­tan­do a ha­cer­nos con "es­ti­los" im­pac­tan­tes, mu­chos de los cua­les nos de­cep­cio­na­rán en bre­ve. De­pu­re­mos, es nues­tra obli­ga­ción. Por eso me da tan­ta sa­tis­fac­ción pre­sen­tar aquí pro­yec­tos que na­cen con vo­ca­ción de per­ma­nen­cia, jo­yas crea­das a me­di­da en las que sus pro­pie­ta­rios se­gui­rán sin­tien­do su ca­te­go­ría, aún tras el pa­so de los años. En es­te nú­me­ro te­ne­mos la suer­te de mos­trar dos gran­des ejem­plos, en ca­da uno de ellos se ha tra­ba­ja­do lar­go tiem­po, pa­ra re­ma­tar con ex­ce­len­cia has­ta el mí­ni­mo de­ta­lle. Son ca­sas con­se­gui­das con prin­ci­pios in­trans­fe­ri­bles y un ri­gor ex­tre­mo, pa­ra rea­li­zar­las se ha bu­cea­do en ar­chi­vos his­tó­ri­cos o en ar­te­sa­nías se­cu­la­res, se ha in­ves­ti­ga­do en la épo­ca y lo­ca­li­za­ción en que fue­ron cons­trui­das pa­ra man­te­ner la fi­de­li­dad a su gé­ne­sis. Una es­tá en Madrid y la fir­ma la in­terio­ris­ta Be­lén Do­mecq; la otra, en Ma­rra­kech, es obra de Pa­blo Pa­nia­gua. En am­bas se res­pi­ra res­pe­to por la esen­cia y se apre­cia el ar­duo tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción que han lle­va­do a ca­bo pa­ra pre­ser­var­lo y po­ner­lo en va­lor: se re­con­fi­gu­ra­ron dis­tri­bu­cio­nes ori­gi­na­les con­sul­tan­do pla­nos his­tó­ri­cos, y re­cur­sos ar­qui­téc­to­ni­cos fue­ron res­ca­ta­dos con mi­mo por es­tos ta­len­tos an­da­lu­ces, dan­do en con­se­cuen­cia dos te­so­ros de la ar­qui­tec­tu­ra de in­te­rio­res en la más al­ta ca­te­go­ría in­ter­na­cio­nal. En­ho­ra­bue­na. Y me gus­ta pen­sar que se dis­fru­ta­rán por ge­ne­ra­cio­nes, co­mo hoy una nie­ta presume del Ba­len­cia­ga en­con­tra­do en el ar­ma­rio de su abue­la, con la mis­ma ele­gan­cia atem­po­ral, ya que se tra­ta de en­car­gos bes­po­ke rea­li­za­dos te­nien­do en cuen­ta los in­tere­ses sig­ni­fi­ca­ti­vos de sus clien­tes, mi­dien­do su per­cha de vi­da pa­ra ajus­tar al mi­lí­me­tro su en­torno. ¡Vi­van los mo­dis­tas del in­terio­ris­mo!

“Se dis­fru­ta­rán por ge­ne­ra­cio­nes, co­mo el Ba­len­cia­ga en­con­tra­do hoy en el ar­ma­rio de la abue­la”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.