MEMBERS ONLY, PLEASE

Tan ex­clu­si­vo co­mo ex­ce­si­vo, el mí­ti­co club pri­va­do lon­di­nen­se An­na­bel’s re­abre sus puer­tas con una im­pre­sio­nan­te pues­ta en es­ce­na fir­ma­da por el es­tu­dio de di­se­ño de Mar­tin Brud­niz­ki.

ELLE Decoration (Spain) - - Elledecolifestyle - POR MAR SAN­TA­MA­RÍA. FO­TOS: JA­MES MCDONALD.

Hablar del An­na­bel’s es re­pa­sar un pe­da­ci­to de la his­to­ria lon­di­nen­se de las úl­ti­mas dé­ca­das. Des­de que en 1963 el em­pre­sa­rio bri­tá­ni­co Mark Bir­ley abrie­se el club y lo bau­ti­za­se con el nom­bre de su es­po­sa, las pa­re­des de es­te mí­ti­co lo­cal han ate­so­ra­do los se­cre­tos de los más ilus­tres in­vi­ta­dos. Cuen­tan que Frank Si­na­tra fue uno de sus pri­me­ros so­cios, que la rei­na Isabel II es­tu­vo aquí con su ami­ga la con­de­sa de Air­lie to­mán­do­se un gin­mar­ti­ni, que a los Beatles les ne­ga­ron la en­tra­da por no ir con­ve­nien­te­men­te cal­za­dos, que Mick Jag­ger es el úni­co que po­día in­cum­plir el es­tric­to dress­co­de y que Lady Di y Sa­rah Fer­gu­son es­tu­vie­ron de fes­ta ves­ti­das de po­li­cías... Ro­yals y ce­lebs han si­do in­vi­ta­dos ha­bi­tua­les a las no­ches del An­na­bel’s. La lis­ta es ex­ten­sa: Jack Ni­chol­son, Eli­za­beth Tay­lor, Joan Co­llins, Ella Fitz­ge­rald, Nao­mi Camp­bell, Ka­te Moss, Tom Crui­se... En 2007, el club pa­só a ma­nos del mag­na­te Ri­chard Ca­ring, y en 2014, pa­ra ce­le­brar sus 50 años, se es­tre­nó el do­cu­men­tal A String of na­ked light­bulbs pro­du­ci­do por Rid­ley Scott.

Pa­re­cía una es­pe­cie de des­pe­di­da pues el club ce­rró sus puer­tas po­co tiem­po des­pués. Su reaper­tu­ra es­te oto­ño, en el 46 de Ber­ke­ley Squa­re (a dos puer­tas del em­pla­za­mien­to ori­gi­nal), ha si­do el acon­te­ci­mien­to del año. Tras una in­ver­sión ge­ne­ro­sa (se ha­bla de 55 mi­llo­nes de li­bras) y el bri­llan­te tra­ba­jo del es­tu­dio de di­se­ño Mar­tin Brud­niz­ki, el re­sul­ta­do es una ex­qui­si­ta man­sión geor­gia­na de cuatro plan­tas que al­ber­ga co­me­do­res pri­va­dos, ba­res, sa­lo­nes de fu­ma­do­res... y, por su­pues­to, el night­club. Ins­pi­ra­da en el jar­dín del nue­vo edi­fi­cio, en el ver­dor de Ber­ke­ley Squa­re y en la ex­cen­tri­ci­dad in­gle­sa, la de­co­ra­ción del nue­vo An­na­bel’s es una ex­tra­va­gan­za lle­na de obras de ar­te, már­mo­les, can­de­la­bros de cris­tal de Mu­rano, pa­pe­les pin­ta­dos de De Gour­nay, mue­bles de Pe­ter Ma­rino, se­das de Pie­rre Frey, de­ta­lles ce­rá­mi­cos de Mai­son Lu­cien Gau...

NUE­VOS TIEM­POS PA­RA EL CLUB

Aho­ra el An­na­bel’s abre des­de las 7:30 de la ma­ña­na has­ta las 3 de la ma­dru­ga­da y su pri­me­ra re­gla, “res­pe­ta el club co­mo si fue­se tu ca­sa”, así co­mo las nor­mas so­bre dis­cre­ción con la to­ma de fo­to­gra­fías y el uso res­trin­gi­do del mó­vil re­su­me el cli­ma que se es­pe­ra crear.

El nue­vo An­na­bel’s ya se ha con­ver­ti­do en el pla­ce to be de Lon­dres don­de gran­des for­tu­nas, ro­yals y ce­lebs dis­fru­tan de su ex­clu­si­vi­dad

Adap­ta­dos al si­glo XXI, en An­na­bel’s no son tan es­tric­tos con el dress­co­de co­mo en el pa­sa­do, pe­ro no se per­mi­ten “va­que­ros ro­tos, de­por­ti­vas gas­ta­das y su­cias, go­rras de béis­bol, ro­pa de gim­na­sia y ca­mi­se­tas des­ali­ña­das”, y los caballeros de­ben en­trar con bla­zer o ame­ri­ca­na des­pués de las 6, aun­que se la pue­den qui­tar den­tro. Una nor­ma cu­rio­sa que re­fle­ja la mo­der­ni­dad del club es que las re­ser­vas pa­ra ce­nar pa­ra más de cuatro in­vi­ta­dos de­be­rán ser gru­pos mix­tos. En otra épo­ca, hablar de di­ne­ro hu­bie­se si­do una or­di­na­riez pe­ro los tiem­pos cam­bian y aho­ra las cuo­tas de mem­bre­sía ya han si­do pu­bli­ca­das por los dia­rios in­gle­ses: 2.750 £ anua­les y un fee de in­gre­so de 1.250 £. Aun­que no bas­ta con que­rer ser miem­bro y pa­gar: el pos­tu­lan­te de­be ser in­vi­ta­do por dos so­cios y su can­di­da­tu­ra, apro­ba­da por un co­mi­té. Y es que la ex­clu­si­vi­dad, al me­nos la del An­na­bel’s, no se pue­de com­prar.

En el co­ra­zón deledi­fi­cio, el am­bien­te se­ño­rial con un to­que ex­tra­va­gan­te se con­si­gue con una es­cul­tu­ra de Pe­ga­sus ves­ti­da con bor­las y pan de oro y los pa­ne­les de mol­du­ras pin­ta­dos en blan­co, que re­pre­sen­tan flo­res y fru­tas, crea­dos por Geor­ge Jack­son.

El night­club es to­do un es­pec­tácu­lo, con sus enor­mes lám­pa­ras pal­me­ra de la­tón y vi­drio so­pla­do y sus ta­pi­za­dos en cue­ro y ter­cio­pe­lo con print ani­mal.

La Elep­hant Room es­tá ins­pi­ra­da en lapin­tu­ra Sul­tan Ibrahim Adil Shah II ri­ding his pri­ze­de­lep­hant Atash­ka¡ham, de Fa­rrukh Beg.

En uno de losrin­co­nes de la Ro­se Room, la pro­ta­go­nis­ta es la im­pre­sio­nan­te ba­rra de bar de óni­ce rosa.

Los enor­mes can­de­la­bros de cris­tal son los ori­gi­na­les de la pe­lí­cu­la En­cuen­troen­pa­rís, pro­ta­go­ni­za­da por Au­drey Hep­burn.

En el pa­si­llo de ac­ce­so al Jun­gleBar (arri­ba), en­tre el lla­ma­ti­vo print de leo­par­do del te­cho y los exu­be­ran­tes es­tam­pa­dos flo­ra­les de las pa­re­des, las mi­ra­das se di­ri­gen ha­cia el enor­me go­ri­la de pan de oro sen­ta­do so­bre un zó­ca­lo ta­pi­za­do, jus­to al fon­do.

Uno de los co­me­do­res pri­va­dos, de­co­ra­do con mi­les de flo­res de ce­rá­mi­ca de Mai­son Lu­cien Gau, in­ser­ta­das en los pa­ne­les de la pa­red. El re­ves­ti­mien­to mu­ral bor­da­do en se­da, de Pie­rre Frey, re­pre­sen­ta un ce­re­zo en flor y con­tras­ta con el es­pe­jo ver­de y rosa.

La Gar­den Te­rra­ce, ane­xa al co­me­dor prin­ci­pal del club, tie­ne te­cho com­ple­ta­men­te re­trác­til. Con la abun­dan­te ve­ge­ta­ción se re­crea el am­bien­te de un in­ver­na­de­ro, al­go bá­si­co en las man­sio­nes geor­gia­nas.

En el to­ca­dor de se­ño­ras (arri­ba), se crea un mun­do oní­ri­co con la­va­bos de ónix rosa, sue­lo de már­mol y apli­ques de la­tón en for­ma de flor. Las pa­re­des de la Ro­se Room (iz­quier­da), en la plan­ta ba­ja, pre­sen­tan un ex­qui­si­to trom­pel’oeil pin­ta­do a mano con hojas de oro y pla­ta. Ta­pi­ce­rías exó­ti­cas de ins­pi­ra­ción in­dia (aba­jo) y un pa­pel pin­ta­do a mano, de De Gour­nay, con es­ce­nas de la sel­va apor­tan su per­so­na­li­dad a la Elep­han­troom.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.